Recorriendo Bolivia (III) | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 09:49 pm

Recorriendo Bolivia (III) | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-11 05:48:37

Recorriendo Bolivia (III)

Recorriendo Bolivia (III)

En vano se actúa contra la naturaleza; los hombres y mujeres no dejan de serlo y de atraerse por el hecho de revestirse de hábitos y vivir recluidos.

Además esos monjes que venían a “colonizarnos” eran en su mayoría más ignorantes aventureros que cultos evangelizadores y las monjas allí consagradas eran obligadas desde pequeñas por sus padres a la reclusión perpetua en esas cárceles, ya que era tradición que la primera génita fuera la casamentera y la segunda fuera consagrada al Señor, para que los padres pudieran pecar con tranquilidad, asegurados contra las penas del infierno.

Tan grande fue el escándalo por el descubrimiento que la jerarquía ordenó tapiar la entrada de esos laberintos a los conventos.  Sólo quedan visitables los trechos que atravesaban las casas vecinas que fueron reconstruidos después de un reciente terremoto.

En una de las plazas de la ciudad se encuentra el hermoso teatro del Mariscal Sucre, imitación de la Ópera de París, donde se reunió la nueva Asamblea Constituyente.

Entre tantas de sus promesas Evo había afirmado que insistiría en la Asamblea para que regresara a la ciudad las sedes de los poderes legislativo y ejecutivo que, como anoté atrás, fueron trasladadas a la Paz por la alcaldada de un general.

Promesa políticamente imposible e increíble ya que las miserables poblaciones La Paz y El Alto (bastiones gubernamentales), se alimentan en gran parte de la burocracia estatal. Pero los Sucreños le creyeron a Evo y votaron por él.

Cuando en la Asamblea Constituyente negó el artículo propuesto por los Sucreños para el retorno de la capital, se armó el alboroto.

Los delegados de Chuquisaca, liderados por una indígena perteneciente al MAS, Movimiento hacia el Socialismo, el partido de Evo, se alzaron en rebeldía, abandonaron la Asamblea y alebrestaron al pueblo; los asambleístas, rescatados por el ejército, tuvieron que trasladar sus sesiones a un cuartel vecino y después a Oruro, a decir de los mismos bolivianos, la ciudad más fea del mundo, fortín de Evo, donde terminó sus deliberaciones y su aprobación.

La jefe indígena rebelde es hoy gobernadora del Estado y recia opositora del gobierno, y Evo no puede asomar la nariz por esos lugares.

Así Chuquisaca, por motivos patrióticos e históricos se unió a los estados rebeldes del oriente, quienes se oponen al gobierno por razones económicas y de autonomía. 

Hoy Evo no puede visitar las provincias rebeldes que representan más de la mitad del territorio boliviano y las mayores fuentes de riqueza.

En efecto esas regiones contribuyen con el 80% del PIB y con sus impuestos, combustibles y alimentos mitigan la miseria de las provincias superpobladas pobres e ignorantes del altiplano, compuestas mayoritariamente por “cholos” partidarios de Evo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad