Que venga el Referendo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-12 05:00:00

Que venga el Referendo

Se abre el a√Īo 2009 con un tema crucial de la pol√≠tica nacional, cual es la definici√≥n de la posibilidad de reelecci√≥n presidencial para el 2010. Problema que es necesario enfrentar con claridad y con la conciencia de que conlleva hondas repercusiones en la vida futura del pa√≠s.
Que venga el Referendo

Está en proceso la iniciativa de convocatoria al referendo definitorio que, ciertamente, está contaminado por las dudas que se ciernen sobre aspectos de orden financiero y semántico y por su discutible trámite en el Congreso. Sin embargo, no cabe duda de que estamos frente a un asunto que merece mejor atención, pues se trata de un mecanismo de expresión popular que es necesario no dilapidar como manifestación de la democracia. Hay allí, la consignación de una voluntad que es preciso atender, discernir y evaluar.

Ante la actitud presidencial, es indispensable que los actores y colectividades pol√≠ticas se sit√ļen con claridad sobre este tema para no entorpecer, con aplazamientos t√°cticos, interpretaciones y triqui√Īuelas, la clara definici√≥n a tantos sobresaltos que enturbian nuestra vida democr√°tica. La responsabilidad hist√≥rica es pensar m√°s all√° de las propias ambiciones de poder y situarse en la perspectiva de defender lo que mejor le convenga al pa√≠s.

Las actuales circunstancias de confusi√≥n pol√≠tica y desbalance institucional, inducidas desde la primera reelecci√≥n, nos llevan a tener que tomar ahora, decisiones que tocan con la preservaci√≥n del sistema democr√°tico. Lo indicado es darle curso en el Senado, solicitar al Consejo Electoral un pronto pronunciamiento en torno a su financiaci√≥n y esperar el fallo de constitucionalidad. Si estos requisitos son cumplidos a satisfacci√≥n, bienvenido el Referendo, con la salvedad de que por ser asunto de se√Īalada importancia, su convocatoria debe hacerse en forma independiente y preservando una normatividad muy clara que impida caer en extremos peligrosos.

Si bien es cierto que va a estimular una polarizaci√≥n que generar√° perturbaci√≥n inmensa todo el a√Īo,¬†debemos afrontar el debate con la idea de que nos abocar√° a examen profundo del funcionamiento de nuestra institucionalidad y del comportamiento ciudadano; con la seguridad de que emerger√° una democracia m√°s afirmativa, una sociedad m√°s consciente de su valor como actor pol√≠tico fundamental y una vida institucional de verdad fortalecida.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad