Familias afganas venden a sus hijos para salir adelante | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm

Familias afganas venden a sus hijos para salir adelante | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-13 01:01:33

Familias afganas venden a sus hijos para salir adelante

Familias afganas venden a sus hijos para salir adelante

“No quiero que me vendan, quiero estar con mi familia”, cuenta envuelta en un pañuelo rojo Sabira, en Kabul, quien se libró de su destino porque su padre no encontró comprador.

Los padres, incapaces de hacer frente a una pertinaz sequía, deciden casar a sus hijas pequeñas o venderlas por irrisorias sumas de dinero, como ocurrió recientemente en el área de Sari-i-Pul con una niña de ocho años.

“Poner niños a la venta o casarlos por la fuerza son fenómenos al alza en Afganistán”, denunció el jefe de la Comisión de Derechos Humanos en Kabul, Lal Gul.

“Tenemos un caso en el que unos padres, llevados por la pobreza, aceptaron el matrimonio de su hija de ocho años con un hombre de 70 años ya casado con otras cuatro mujeres”, agregó.

Pagar deudas y alimentar a la familia

“No sabemos cómo pasar el día y la noche. Si compramos algo para comer por la mañana ya no tendremos nada el resto del día”, cuenta la madre de Sabira en la capital.

La sequía, la escasez de comida y la mala situación de seguridad llevaron a esta familia a dejar su casa en el conflictivo distrito de Sangin (sur) y asentarse en una choza de barro construida en una barriada pobre al oeste de Kabul.
Mohammad Gul, el padre de Sabira, asegura que ama a sus ocho hijos, pero que se vio forzado a vender a uno de ellos para pagar sus deudas y alimentar al resto.

Agricultor de profesión, Gul obtuvo un préstamo de 60.000 afganis (unos 1.200 dólares) de un terrateniente en la provincia de Helmand, pero como era incapaz de pagarlo decidió huir a Kabul, hasta donde lo persiguió su acreedor.

Su familia lucha todavía por hacer frente al préstamo del terrateniente, después de que no hubiera compradores para Sabira, quien ha quedado traumatizada por lo sucedido y huye corriendo cuando se acerca un desconocido.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad