Reflexiones | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm

Reflexiones | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-15 05:00:00

Reflexiones

A propósito de las vacaciones de fin de año, uno de los temas a los cuales le dediqué un tiempo, fue el referido a la llamada crisis económica mundial.
Reflexiones

Examiné con atención informes y análisis de expertos economistas y las opiniones de connotados columnistas. Me ha suscitado interés lo que tiene relación con el tema del crédito, pues de él hemos hecho uso una gran parte de ciudadanos para adquirir bienes y servicios. Un ilustre colaborador de este diario, comentando la debacle económica americana, que dio origen a todo el desbarajuste a que hacemos referencia, señalaba cómo los americanos han venido gozando desde hace mucho tiempo, de lo que se conoce como “...la prosperidad al debe..”.

En efecto, las entidades financieras americanas fueron muy laxas con el crédito, permitiéndoles a sus clientes adquirir con éstos desde viviendas hasta yates, con cómodos y largos plazos, pero al parecer sin consultar debidamente la base económica de millones de personas y por ende, su real capacidad de pago. La burbuja que todo esto creó, les permitió durante años, a los americanos y a todos los que podían disfrutar de esos privilegios, aislarse de muchas realidades mundanas y aprovecharse del resto del planeta, para impulsar una peligrosa economía del consumo masivo que obligaba a los individuos a comprometer su patrimonio en múltiples productos, buena parte de los cuales, innecesarios para llevar una vida cómoda y tranquila. Ese era el cuento del sueño americano.

 Por eso no fue extraño durante mucho tiempo, encontrarnos con paisanos que venían a descrestarnos con una bonanza que a la postre fue una mera ilusión. La burbuja se reventó y he ahí buena parte de la razón del colapso. Como decía el escritor francés Montaigne en sus ensayos: “Cuántas cosas que ayer teníamos como artículos de fe, son fábulas hoy día!”.

Las consecuencias y lecciones que de ello se derivan, deben ser tenidas en cuenta por todos los que acuden en el país a líneas de crédito que se ofrecen a diario con gran facilidad. Si no se tiene el suficiente respaldo para solicitarlo, es mejor abstenerse, pues como en el cuento del bobo, “de eso tan bueno, no dan tanto”. Recordemos que la banca es un negocio de gran rentabilidad y por lo tanto exigirá a sus acreedores sin contemplación alguna, el pago de sus acreencias, haciendo efectivas las garantías constituidas y de pronto, llevándose de contera el patrimonio adquirido durante muchos años con gran esfuerzo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad