Publicidad
Publicidad
Vie Sep 30 2016
19ºC
Actualizado 09:57 pm

¿El fin justifica los medios? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-24 05:00:00

¿El fin justifica los medios?

Es expresión atribuida a Maquiavelo y, sin que el genial Florentino la haya escrito, sintetiza bien sus enseñanzas.
¿El fin justifica los medios?

Con claras connotaciones éticas que, ante principios relativos acordes al tiempo y el espacio, da lugar a interminables discusiones y también especulaciones, como las suscitadas con la muerte en acción militar de Raúl Reyes y algunos de sus secuaces en Ecuador, fin, desde mi ética personal, perfectamente válido, así se haya acudido al medio de transgredir la norma internacional de respetar los territorios de vecinos soberanos; y es válido por cuanto el Gobierno Ecuatoriano acogía y protegía al grupo delincuencial que tanto daño ha causado a Colombia; los campamentos no eran de paso, fue el concepto emitido en su momento por el Secretario de la OEA.

Un poco más delicado fue el uso, para un fin bueno, el rescate de un grupo de secuestrados, de un medio más cuestionado como el uso de una insignia de uso restringido por la normatividad internacional, como es el emblema de la Cruz Roja Internacional.

Aquí, de lo mucho que se ha dicho, baste con destacar el riesgo que se corre de perder credibilidad insignia de tanta importancia, en las acciones críticas que a diario la Cruz Roja debe enfrentar.

La situación parece tan compleja que conviene resaltar el comunicado firme pero sereno del CICR, en contraste con las bravuconadas de Correa y sus compinches, que todavía continúan, ante la dada de baja de Reyes.

Al contrario, lo que sí es rechazable, así carezca de importancia, es que en las marchas multitudinarias del domingo 20, la banda que tocaba en la calle 72 con carrera 7ª. en Bogotá, usara una camiseta con el emblema de la Cruza Roja y una leyenda: “aquí también lo usamos”.

Esto es un uso errado de un medio loable y exitoso, las marchas, que en el mediano y largo plazo pudiera conducir a un fin aún más loable, la generación de participación, de solidaridad, excelente medio para contribuir a la construcción de la cultura de la paz.

Lo que sí es repudiable es que en acto ciudadano de tan inmensa categoría, sin discriminaciones de ninguna índole, en donde una de las más grandes ganancias es despertar la solidaridad y el sentido de patria, dormido tanto tiempo en el desinterés, la indolencia ante el dolor y la tragedia ajenas, sentimiento de solidaridad que sin polarizaciones se vio a todo lo largo del país y en el extranjero, lo mancharan varios equipos de personas consiguiendo firmas para la re-reelección del Presidente y, más repudiable aún, “comités de aplausos” gritando a coro “uno, dos y tres, Uribe otra vez”.

 Con la persecución de fines que solo conducen a intereses personales, la perpetuación en el poder, es como se desvirtúan los mejores medios, haciendo más inaccesible la construcción de la paz y el bien común.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad