Ella: mi mejor amiga y mi mamá | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Ene 23 2018
26ºC
Actualizado 03:47 pm

Ella: mi mejor amiga y mi mamá | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-16 05:00:00

Ella: mi mejor amiga y mi mamá

Cómplices, amigas y confidentes. Estas son las características que quieren encontrar todas las mamás en sus hijas.
Ella: mi mejor amiga y mi mamá

Por eso no es raro ver cómo la niña se acerca a su madre para que le enseñe a maquillarse y a usar tacones.

En los recuerdos de más de una mujer está esa imagen intacta de su hija frente a su tocador con todos los collares y carteras, luciendo sus prendas de vestir.

Pero con el tiempo, esa cercanía puede convertirse en un témpano de hielo si no sabe cómo mantener una buena relación con su hija, sobre todo durante esa etapa de la adolescencia.

Las madres por lo general empiezan a sentirse en la obligación de saber todo lo que le pasa a su hija, a veces por miedo a que ella cometa errores por su inexperiencia.

Incluso en ocasiones llegan a leer la agenda de su hija y a revisar cuanto espacio puedan para saber todo sobre ellas.

Por eso, lograr desde pequeñas ese grado de confianza será fundamental para que no sea tarde alcanzar ese título de ‘mejor amiga’.

¿Cómo hacerlo?
Existe una línea que usted no debe sobrepasar. Los expertos le explican cómo lograr eso que tanto quiere, sin dejar de lado la imagen de respeto y autoridad.

LISTA
Errores que no deben cometerse

1 Revisar sin el consentimiento de su hija sus espacios privados. Incluye celular, agenda, cuadernos, mesa de noche.
2 Tratar de escogerle los amigos y las amigas.
3 Entrar en una competencia inconciente con ella. En este punto debe evitar los juicios de valor sobre su cuerpo, su rostro, etc.
4 Decidir sobre sus relaciones sentimentales de forma autoritaria y sin diálogo de por medio.
5 No establecer un límite o distancia entre ella y sus amigos. Es importante que la madre pueda interactuar con los amigos y compañeros de la hija sin llegar a los extremos. Sólo si ella le permite ganarse esa confianza.
6 Si su hija le cuenta un secreto, respételo. Uno de los errores que lleva a cerrar este canal de confianza tiene que ver con este punto delicado. Muchas veces, las madres deciden compartir aquella confesión con sus esposos y se dan a la tarea de acabar con la confianza. Por eso, si siente que no puede con aquella información acérquese a una psicóloga especialista en adolescentes que le ayudará a abordar la situación.
7 Otro de los errores es crearse historias asombrosas donde no las hay. Si usted siente que su hija le está ocultando algo en particular no se deje llevar por la imaginación. Tenga calma y busque la forma de abordar el tema.

Recomendaciones para ser esa gran amiga paso a paso...

1 Lleve la amistad con cautela.
2 Respete las normas y mantenga el amor por encima de todo.
3 No olvide el lugar de madre y el que debe darle a su hija. Sobre todo si debe ser fuerte o flexible con sus permisos.
4 No compitan entre ambas, como suele darse en una relación de mujeres. Fomente la confianza.
5 No sacrifique el respeto o su imagen paterna por parecer descomplicada ante su hija. Siempre debe estar la autoridad por encima de la relación.
6 No se ponga triste porque su hija no deposita toda su confidencialidad en usted. Expertos explican que sobre todo en las adolescentes, la amistad  se va consolidando con la edad. Ellas no quieren ser juzgadas por adultos.
7 Hable abiertamente de la sexualidad sin temores. Si lo desea, comparta sus experiencias con ella. Pero no pregunte más de la cuenta, lo mejor es dejar que su hija converse lo que quiere con usted. Sobre todo desde el plano de la intimidad.
8 Aprenda a manejar esos cambios corporales en su hija. Quizá pueda sentir celos de usted porque en ese momento ella está compitiendo. Sepa abordar la situación y recuerde que en la comunicación está la clave.
9 Negocie normas. La amistad no la obliga a ser permisiva en todos los aspectos de la vida.
10 Si su hija decide contarle un secreto, asúmalo de la mejor forma posible.

Planes de madre e hija

Empiece por:

• Ir al salón de belleza, a comprar lencería, prendas exteriores, accesorios, etc.
• Ir a broncearse juntas y disfrutar una tarde de piscina.
• Terminar las dos en la cama viendo películas románticas, de comedia, incluso de terror, pero felices, en piyama y disfrutando las golosinas. Una película que no pueden dejar de ver es ‘Freaky Friday’ de Jamie Lee Curtis, en la que se teje la historia de una exitosa psicoterapeuta que se casará por segunda vez y debe enfrentarse al temperamento de su hija adolescente.
• Salir a un café como grandes amigas y hablar del amor, de las relaciones sentimentales, de lo que les ocurre a las dos. Quién mejor para darle su punto de vista.
• Preparar un plato especial las dos para el papá. Disfrutar el momento.

LA VOZ DEL EXPERTO
Olga DÍAZ de Fonseca / Orientadora de Familia

“La clave está en saber escuchar, la mamá debe saber escuchar a la niña desde que es muy pequeña. Incluso cuando tiene tres años y llega de preescolar a contarle quién le quitó el lápiz, etc. Esta es la etapa en la que ellos empiezan a contar sus anécdotas, pero más allá de escucharlos, lo importante es ir más allá y decirles qué sentían en ese momento, por qué lo hicieron, etc. Se les debe oír todos sus cuentos pero no quedarnos en los hechos solamente sino ser más profundos. Así cuando crecen se hará más fácil ese espacio de comunicación. Si desde pequeños se les habla con claridad, se estrecha la relación.

El respeto se obtiene también si no nos retractamos en las normas ya establecidas. A medida que crecen, las pautas de comportamiento serán fundamentales, explicarles los roles, sobre todo cuando están en cuarto y quinto grado que empiezan a ver la vida con otra mirada.

No escuchar es lo que bloquea una amistad, sobre todo cuando llega la hija a contar algo especial y llega el regaño. Es importante  preguntarse por qué se hace, recordar cuando nosotros teníamos esa edad, etc”.

Cada día es más fácil ser amiga de la mamá. Frases como “no quiero que vivas lo que viví yo con mis padres en aquella época”, lleva a las madres a buscar ese acercamiento y grado de confianza con las hijas.

preguntas y respuestas
Claudia María Bernal Rangel / Psicóloga

¿Cómo empezar desde la infancia a afianzar esos lazos de amistad, entre madre e hija?
Desde la infancia, los espacios prioritarios tienen que ver con la forma de vestirse, el aseo personal. La orientación, el uso de términos adecuados, evitar gritos, ayuda a que se abran los canales de comunicación.

Por lo general en la infancia la niña tiende a buscar al papá, pero esos espacios del baño, de hablar sobre la ropa que quiere usar, de su peinado, ayudan a afianzar lazos comunicativos.

¿Cómo lograr en la adolescencia una relación de madre e hija como verdaderas amigas?
Por lo general en la adolescencia, la niña busca a las amiga. Pero si se mantienen esos espacios de salir en familia los domingos, almorzar por fuera, etc, esto ayudará en la adolescencia a que se mantenga la unión familiar y no se sienta como una presión salir con papá o mamá.

El papel de amiga debe partir de la comunicación, abrir esos espacios con reglas, ser permisivos pero con límites, decir “ve con tus amigas a cine pero nos vemos en otro lugar después”, establecer los horarios también es importante. Se trata de permitirle espacios para ella y darle confianza, pero también conocer a los amigos sin que se vea como una exigencia, es ser creativa, inventarse una tarde de hamburguesas y de paso conocerlos.

Hablar de la parte biológica es fundamental, de la limpieza, los cuidados de piel, eso fortalece los vínculos.

La madre debe proyectarse como una mujer bonita, aseada, para que esa imagen sea positiva para su hija. Ir al salón de belleza, a un spa las dos, ir a comprar ropa íntima femenina; es  aprovechar esos espacios no sólo como compañía sino como fortalecimiento.

¿Cuáles son los errores que no deben cometerse?
Por lo general, la madre actual tiene un rol de ejecutiva y siempre quiere verse bien. Por eso en ese espacio en el que se está arreglando o maquillando no debe decirle a la hija que no se acerque a su mundo, que ella no tiene edad para maquillarse, etc. Eso genera distanciamientos.

Lo importante es saber decir las cosas sin frases negativas, mostrarle cuáles productos sirven para su piel, no decirle por qué tienes mis cosas, sino decirle puedo comprarte unos aretes iguales o cuáles quieres usar. Las frases agresivas deben desecharse.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad