Razones de una condecoración | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-16 05:00:00

Razones de una condecoración

Los colombianos debemos estar muy satisfechos con la condecoración que le otorgó el Presidente Bush a nuestro Presidente Álvaro Uribe Vélez.  Es el Jefe de la gran potencia del mundo que reconoce en nuestro primer mandatario a su gran aliado y administrador eficaz. 
Razones de una condecoración

Como era de esperarse, las señoras de clase media se sienten maravilladas porque nuestro gobernante fue tenido en cuenta por el jefe de la poderosa capital del mundo.  Más sin embargo hay que destacar que la distinción fue también entregada al exprimer Ministro de la Gran Bretaña Tony Blair y al jefe del gobierno australiano Jhon Howard quienes fueron los gobernantes más sectarios al apoyar a los estados Unidos en la celebre invasión a Irak.

Nos preocupa que nuestro Presidente este metido en esa ronda, porque los efectos de esa actuación equivocada del Presidente Bush apenas empezamos a sufrir.  Pero veamos algo que ya ocurrió.  El señor Blair, jefe del partido laborista y primer Ministro fue destituido de su colectividad para no permitirle seguir como gobernante del viejo reino, su propio partido lo relevó para evitar una moción de censura o la derrota en las próximas elecciones generales.  

Y el señor Bush logró el derrumbe de su partido republicano y el afortunado triunfo del Señor Obama, representante de los demócratas.   Y no son argumentos de Ben Laden, porque el mismo señor Bush reconoció que había sido un error la invasión a Irak.  Él no quiso aceptar la información que señalaba la ausencia de armas de destrucción masiva del “deslenguado” gobernante musulmán.  Parece que cuando la invasión con armas ultramodernas la defensa del gobierno de Husein se realizó con armas menores, fue casi una pelea entre un fusil y una flecha.

En consecuencia, la destrucción de Irak, la desaparición de importantes vestigios de la vieja cultura mesopotámica, el desmoronamiento de la gran ciudad de Ninive que se intentaba reconstruir y los miles de muertos causados por un error de táctica los esta pagando no solamente el Presidente norte americano sino los miles de soldados de diferentes países que acataron la orden sin razones valederas aparentes.

Por estas razones, al lado del orgullo por nuestro Presidente condecorado sentimos pesar porque no le dieron la distinción exactamente por su gestión democrática, sino por formar parte del coro de alzafuelles de la equivocada misión pacificadora.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad