¿Auras, o torbellinos? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 09:20 pm

¿Auras, o torbellinos? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-16 05:00:00

¿Auras, o torbellinos?

Mucho silencio ha guardado Barack Obama sobre lo que será su política respecto a América Latina, en donde están sus vecinos naturales y en cuyo manejo ha habido toda clase de equivocaciones que han hecho pensar en un sistema imperialista que dista mucho de lo que debería ser un verdadero aliado para mancomunar esfuerzos que generen un real desarrollo de los países que integran el área, lo que ha traído como resultado una opulencia incomparable al lado de una cantidad de pobretones.
¿Auras, o torbellinos?

Sin embargo, la nominada para la Secretaría de Estado (Cancillería) Hillary Clinto, al sustentar la confirmación que debe hacer el Senado para acceder a ese cargo, ha afirmado que el nuevo gobierno pondrá en práctica una política de “Asociación vigorosa” con América Latina y que “En todo el hemisferio tendremos oportunidades para mejorar nuestras relaciones, que nos beneficien a todos”.

Estas palabras suenan bien, sobre todo en una aureola de cambio sin precedentes como la que ha generado el triunfo de Obama, perteneciente a una raza que ha sufrido la discriminación y la negación de oportunidades, pero se necesita materializarse en propuestas concretas y viables que hagan sentir ese cambio, tantas veces esperado y siempre aplazado.

Estados Unidos tiene que darse cuenta de que además de aliados lo que requiere es una actitud que produzca resultados frente a los más necesitados, con políticas que tiendan a erradicar la pobreza, a fomentar la calidad de vida y a concretar el desarrollo. No basta con mostrarse amigo, si no extiende herramientas para fortalecer esa amistad. No es posible continuar buscando garantías de sometimiento, sino un escenario en donde sea posible ventilar todas las dificultades que aquejan al Continente y diseñar herramientas eficaces para combatir esa problemática.

Es necesario saber que existen claros intereses para que no se enclave el narcotráfico en la nación del norte, para que no se le introduzcan los inmigrantes ilegales, para que se le facilite el acceso a los focos de riqueza, para que se le den oportunidades de colocar sus productos; pero también debe existir la doble vía para que se combata el consumo de drogas, para que se asista a los más débiles, para que se adquiera lo que sus vecinos producen.

Y el manejo de esas relaciones debe ser digno, respetuoso y de altura. El trato a Colombia con el TLC no tiene parangón de humillación. El bloqueo a Cuba no tiene razón de existir. El recorte de ayudas para combatir el narcotráfico es una evasión clara de las responsabilidades conjuntas. La ausencia de comunicación fluida es una señal de desprecio.

Que se vea entonces esa relación vigorosa, no de auras sino de torbellinos, en donde la abundancia de hechos demuestre que el interés efectivamente es claro, medible y eficaz.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad