Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
18ºC
Actualizado 09:34 pm

Computación con personalidad múltiple | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-18 05:00:00

Computación con personalidad múltiple

Todavía recuerdo la cara que puso uno de mis amigos cuando vio que a Ángel, un compañero de trabajo, le bastó con presionar una tecla de su portátil para pasar de una pantalla típica de Windows XP a un escritorio completamente distinto.
Computación con personalidad múltiple

Su expresión era de asombro puro: estaba convencido de que Ángel era una especie de ‘Gurú’ de Windows, con acceso a una función secreta que él, hasta ese momento, no conocía.

Gastamos cerca de media hora explicándole que, en realidad, Ángel usaba una distribución de Linux llamada Ubuntu como Sistema Operativo, y que desde ahí, en uno de los 4 escritorios que Ubuntu le da para trabajar, virtualizaba Windows, para hablar por ‘Messenger’ con su novia.

Cada vez más liberales

Siendo un poco metafóricos, podríamos decir que la moral de los computadores ha ido relajándose durante las últimas décadas.

Al inicio de los tiempos, o sea antes de que existiera el Computador Personal, cuando los ordenadores se instalaban en grandes gabinetes de metal que ocupaban fácilmente la pared de un cuarto de un extremo a otro, los fabricantes tenían el control total de cada unidad que vendían.

Si uno quería una actualización, tenía que llamar a IBM, Data General o la Digital Equipment Corporation.

Pero la situación ha cambiado mucho: hoy el hardware es prácticamente el mismo para todos los ordenadores, y estos ya no están ‘casados’ con una empresa, o siquiera con un Sistema Operativo (a menudo abreviado OS) particular, pues es el dueño de la máquina quien decide cuál o cuáles de los OSs disponibles instalará en ella.

Nada que hacer ¿O sí?

Pero el hecho de que podamos instalar varios Sistemas Operativos en un ordenador no arregla todos los problemas, pues una vez iniciamos alguno de ellos, quedamos limitados a sus programas. Esto se debe a que cada programa está diseñado para un OS, y no funciona en los demás.

Pero lo que muchos no saben es que no existe una barrera física que nos impida usar todos (o, al menos, casi todos) los programas que queramos en nuestro ordenador. Las limitaciones son ‘virtuales’, asuntos relacionados con la burocracia de los Sistemas Operativos y no con un impedimento real de las máquinas.

La verdad es que, tanto desarrolladores como usuarios, podemos recurrir a diferentes métodos para solucionar los problemas de compatibilidad del Software.
Métodos que ‘engañan’ un poco a los computadores. De hecho, podríamos decir que el engaño es parte de la naturaleza de la Virtualización, un proceso que hace al software ‘pensar’ que corre sobre una determinada plataforma, cuando realmente esa plataforma es una simulación.

Las máquinas virtuales

Al inico, la JVM, o Java Virtual Machine, puede parecer un programa corriente. Hay que descargar la versión apropiada para el Sistema Operativo que usamos, y luego instalarla.

Pero, a diferencia de otras piezas de Software, la JVM sirve para que el ordenador ‘comprenda’ los programas de Java. La compañía Sun Microsystems la ha creado para que los programadores de Java no tengan que adaptar sus códigos a los distintos Sistemas Operativos.

Una vez listo, un programa de Java correrá en cualquier OS, simplemente porque será la máquina virtual, previamente escogida e instalada, la que funcionará como ‘puente’ entre las instrucciones del programa, y el Sistema Operativo, los recursos del computador, etc.

Existen muchas otras máquinas virtuales que permiten a los desarrolladores crear programas con alta compatibilidad, sin que los usuarios tengamos que complicarnos demasiado.

Unos dentro de otros

Lo que hacía Ángel, ese día en que dejó tan visiblemente impresionado a mi amigo, era correr un Sistema Operativo dentro de otro.

Este proceso va más allá del trabajo de las máquinas virtuales, aunque se parece un poco. Gracias a un programa llamado VirtualBox, Ángel podía abrir una ventana en su entorno nativo, que en ese momento era Ubuntu, y dentro de esa ventana iniciar Windows XP.

El Sistema Operativo de Microsoft creía estar funcionando directamente sobre un computador, pero realmente era el programa VirtualBox, en Linux, el que le asignaba un espacio en la memoria RAM, y un sector del Disco Duro del ordenador para que funcionara.

El resultado final era esa ventana donde aparecía el escritorio de XP. Si Ángel movía el puntero del Mouse fuera de la ventana, estaba en Linux, y si lo ponía en ella, controlaba el escritorio virtual de Windows.

Mi amigo se sobresaltó porque Ángel había maximizado la ventana, de forma que sólo se veía el escritorio de Windows, y cuando pasó súbitamente a otro escritorio de Ubuntu, pareció que hubiera cambiado de computador en un parpadeo.

Finalmente, Ángel descubrió que VirtualBox tenía una característica llamada ‘Seamless Mode’, que permite ver las ventanas de Windows como si fueran otra ventana cualquiera en Linux. Gracias a esto pudo tener el Messenger abierto como si fuera un programa nativo de Linux, y dejó de asustar a mis amigos.

Ahora, es posible virtualizar sólo una aplicación, para no gastar tantos recursos. ‘Wine’, por ejemplo, es un software que permite correr aplicaciones individuales de Windows, en Linux, BSD y Mac OS X.

Pero virtualizar un único programa resulta a menudo más engorroso que hacerlo con un Sistema Operativo completo. El millón y medio de personas que han comprado ‘Parallels Desktop’, pieza de Software que permite correr Linux o Windows en computadores de Apple con Mac OS X, pareciera corroborarlo.

¿emulador o simulador?

Al hablar de máquinas, muchos pensamos en un objeto material, haciendo al término ‘máquina virtual’ un poco engañoso. Cuando un ordenador pretende ser una máquina ya existente, se dice que la está ‘emulando’.

Esto es lo que sucede cuando, por ejemplo, vemos una de esas aplicaciones en las que pueden jugarse los viejos títulos de Atari, Nintendo o Super Nintendo.

Un emulador, pues, se encarga de imitar el comportamiento de ciertos aparatos, como las consolas de juegos, aunque Software más formal se usa para emular los elementos que controlan una red, y así poder realizar pruebas sin invertir en material físico.

Por otra parte, cuando lo que está representándose con un computador no es una pieza de Hardware, sólida y palpable, sino que es apenas una abstracción de otro sistema computacional, se recomienda usar el término ‘simulador’.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad