Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Lecciones de un oso en el p√°ramo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-17 18:46:56

Lecciones de un oso en el p√°ramo

Orlando Su√°rez ha crecido en medio del p√°ramo, recorriendo monta√Īas de hasta 3 mil 800 metros de altura y bendiciendo la tierra que desde hace 40 a√Īos ha sido su fuente de alimento. All√≠ tambi√©n ha estado el oso andino, una especie vulnerable que en Santander se encuentra en una zona que va desde Guaca hasta Piedecuesta, seg√ļn el bi√≥logo Daniel Rodr√≠guez, m√°xima autoridad nacional en el oso andino.
Lecciones de un oso en el p√°ramo

Orlando afirma que creció escuchando relatos sobre ataques de osos a cabras, ovejas y vacas y también de aquellos que con escopeta en mano salían de cacería para dar muerte al responsable de la pérdida de sus animales. Se acostumbraron a que la situación no pasaba a mayores porque ni los campesinos denunciaban sus pérdidas, ni la cacería era vista con malos ojos. Pero las cosas han cambiado.

Seg√ļn este campesino, fue el conservacionista Elkin Brice√Īo el primero que les explic√≥ a los habitantes de la zona, que el oso est√° amenazado y que por matarlo existen sanciones penales.

¬ďNosotros ten√≠amos ovejas y cabras y el oso nos las acab√≥. Dej√≥ como dos a√Īos y empez√≥ a atacar el ganado hace aproximadamente cuatro a√Īos. Incluso, en una ocasi√≥n lleg√≥ a 500 metros de la casa y en otra, le dimos caser√≠a porque no sab√≠amos que estaba prohibido; disecamos la piel¬Ē, afirma.

Pero los ataques no han parado. El √ļltimo que se conoce sucedi√≥ el 15 de diciembre pasado. Orlando afirma que en cuatro a√Īos, los osos han atacado a 40 reses en las dos fincas de su familia que suman una extensi√≥n de 2.500 hect√°reas y que pese a sus denuncias, ninguna instituci√≥n ofrece soluciones.

¬ďPrimero no nos cre√≠an, dec√≠an que era herb√≠voro y que otro animal era el culpable. Nosotros claro que lo hemos visto matando, no una sino muchas veces. Por eso fue que nos toc√≥ conseguir la filmadora, para comprobarles que eran ciertos los ataques¬Ē.

Este hombre, que s√≥lo curs√≥ hasta tercero de primaria, dice que ¬ďla necesidad lo ense√Īa a uno a hacer las cosas¬Ē, y sin mucha t√©cnica, empez√≥ su ¬Ďcacer√≠a¬í visual el 9 de enero de 2008. Se propuso salir todos los d√≠as a caballo, a las 4:00 de la ma√Īana, con la c√°mara lista para grabar al animal y en un a√Īo logr√≥ filmar ocho veces a diferentes osos. Incluso, en uno de los videos aparece una hembra con su osezno.

Lo que comenzó como una necesidad de demostrar a las autoridades competentes el comportamiento carnívoro del oso, terminó con una lección para Orlando, que veía en esta especie a un enemigo que había que exterminar. Dice que la fuerte presencia del animal lo maravilla. En las grabaciones su voz no es la que utilizaría un hombre rencoroso, al contrario, le habla como si buscara ser su amigo.

Ahora, Orlando piensa que hay que proteger al oso andino, pero se enfrenta d√≠a a d√≠a al deterioro de su econom√≠a. ¬ďEl Estado¬† dice que hay que protegerlo pero no da el presupuesto para conservarlo. Los de la Corporaci√≥n Aut√≥noma Regional de Santander, CAS, nos han dicho que la finca no es apta para criar ganado, ¬Ņqu√© hacemos?¬Ē, afirma.

Las dudas para este campesino saltan a la vista. Orlando vive de la ganadería porque la agricultura (cebolla) no le da mayores ganancias, a lo que se suma que el páramo ha sido quemado generación tras generación.

¬ďNos dicen que no podemos ni siquiera parcelar, ni urbanizar, ni construir v√≠as, pero s√≠ tenemos que pagar el impuesto de la finca. Yo soy consciente de la importancia del p√°ramo, pero no puedo dejar de criar ganado o de cultivar porque entonces, con qu√© come mi familia...¬Ē.

Los amigos del oso

La lista es larga.

Gabriel Sandoval naci√≥ y creci√≥ en Santa B√°rbara y conoce la historia del oso desde hace 50 a√Īos. Dice que lo persegu√≠an m√°s por la carne que por el da√Īo que hac√≠a y que el problema de los ataques se agudiz√≥ cuando se conocieron las sanciones por matarlo. ¬ďEl animal sube a la zona de p√°ramo y aprovecha que las vacas est√°n regadas¬Ē, explica.

Este hombre conoce de ataques en San Isidro (Piedecuesta), Esparta (Santa B√°rbara) y La Jud√≠a (Floridablanca), pero afirma que son m√°s frecuentes en la vereda Volcanes (Santa B√°rbara), donde se encuentra la finca de Orlando Su√°rez. ¬ďAll√° tienen cama¬Ē.

Fue con su ayuda que se empez√≥ a denunciar la situaci√≥n ante las corporaciones ambientales. ¬ďPero no se han tomado cartas en el asunto. El dinero se destina a hacer estudios y de ah√≠ no pasan¬Ē, dice.

A su labor se uni√≥ Alix Mancilla, una ambientalista de la ONG Central Ecol√≥gica de Santander, quien afirma que hasta la fecha no hay un estudio serio sobre la problem√°tica. ¬ďLa CAS y el Fondo Nacional para la Acci√≥n Ambiental realizaron un estudio sobre el oso andino pero no se acerc√≥ a la problem√°tica. Hablaron con la comunidad pero no se hizo una aproximaci√≥n al animal¬Ē, dice.

Mientras algo ocurre, estos amigos del oso han programado reuniones con la comunidad afectada. ¬ďEl 2 de marzo de 2008 subimos (al p√°ramo) con un grupo de ambientalistas, fue el primer acercamiento. Pasaron dos meses y no se dieron soluciones, entonces pasamos un derecho de petici√≥n para que la CAS fuera a conocer el problema. El 1 de mayo se hizo un recorrido por la monta√Īa con el experto en oso andino, Daniel Rodr√≠guez y se encontraron excrementos y pelos del animal que fueron enviados a un laboratorio en la Universidad Javeriana¬Ē, afirma Alix Mancilla.

Nada pasó. En agosto volvieron las quejas de Orlando Suárez hasta que el 15 de septiembre se organizó un Comité Pro Defensa del Oso Andino integrado por la CAS, Corponor, CDMB, el alcalde y habitantes de Santa Bárbara, Guaca y Piedecuesta.

La ambientalista explica que urge hacer una campa√Īa de educaci√≥n ambiental para que la gente entre a convivir con el oso y respete su h√°bitat. Por eso la importancia de este comit√© de defensa. Pero a√ļn as√≠, las cosas no han mejorado.

Alix Mancilla afirma que a la primera reunión del comité, la CAS no asistió y que optaron por convocarla, nuevamente, a través de un derecho de petición. Se encontraron el 22 de noviembre en Santa Bárbara en una reunión a la que asistió el procurador agrario de Santander, Carlos Arturo Serpa.

¬ďLa propuesta es meter a la gente en el cuento de la agricultura limpia. Hay que recoger la ganader√≠a (que es extensiva en la zona), pero para eso se necesitan recursos que apoyen el trabajo de los campesinos. Es necesario capacitarlos y diversificar los cultivos¬Ē, explic√≥.

Por su parte, Luis Atuesta, Coordinador de Control y Vigilancia de la CAS, afirma que el problema a resolver es qui√©n est√° en el lugar equivocado. ¬ďSomos concientes de los ataques y ya hicimos la recomendaci√≥n de retirar el ganado de la zona¬Ē.

Seg√ļn Atuesta, la CAS est√° gestionando un proyecto que present√≥ al Fondo de Compensaci√≥n Ambiental por $240 millones, para implementaci√≥n de establos y mejoramiento de tierras que beneficiar√≠an a los habitantes de Santa B√°rbara. Sin embargo, hasta la fecha no ha sido aprobado.

VOZ DEL EXPERTO
Verdades sobre el oso andino
Daniel Rodríguez / Biólogo, máxima autoridad nacional en el oso andino.

¬ŅCu√°l es el corredor biol√≥gico del oso andino en Colombia?
El oso es un animal completamente andino. Est√° presente desde Venezuela hasta Argentina. Es totalmente cordillerano. En Colombia, por la actividad humana, en este momento el oso est√° recluido en las manchas de bosques m√°s grandes que existen, y en Santander es desde el municipio de Guaca hasta Piedecuesta, por la vertiente occidental de la cordillera oriental. Hay una poblaci√≥n de osos en Santander que es compartida con Norte de Santander y que eventualmente puede viajar hasta Venezuela. Es muy dif√≠cil hacer un conteo sobretodo porque no es com√ļn verlos en campo abierto.

¬ŅEs herb√≠voro o carn√≠voro?
El oso andino en Colombia y en el mundo pertenece a la orden carn√≠vora porque tiene colmillos. Todos los osos comen carne, unos m√°s y otros menos. Uno puede decir que el oso polar es completamente carn√≠voro, pero el panda que es 95% herb√≠voro, si se le atraviesa una oveja es capaz de matarla. El andino se alimenta 30% de carne y 70% de plantas, pero eso no significa que no coma carne; tambi√©n carro√Īa. Este animal es capaz de comerse una vaca mat√°ndola o si la encuentra muerta en el campo.

¬ŅPor qu√© han aumentado los ataques?
Puede ser porque hay m√°s osos, o hay m√°s vacas, o hay m√°s gente. El oso ha atacado a las vacas desde que llegaron a Am√©rica del Sur, desde que la gente empez√≥ a tumbar el monte para abrir potreros y dejar all√≠ a las vacas, tiradas. Otra raz√≥n es porque la gente est√° reportando m√°s los ataques y antes no lo hac√≠an porque nadie les pagaba las vacas. Ahora piensan que si los reportan las corporaciones y el gobierno se las van a pagar. Piensan que el oso es propiedad del gobierno pero los osos no tienen due√Īo, son un patrimonio.

¬ŅLos campesinos est√°n m√°s concientes de la conservaci√≥n del oso?
No, ellos siguen pensando que la soluci√≥n es matarlo cada vez que llegue a atacar las vacas. Hay excepciones como la de Orlando Su√°rez. No hay cambio real porque ninguna entidad ha desarrollado una propuesta seria de sensibilizaci√≥n hacia la necesidad de conservaci√≥n de esta especie y menos en monta√Īas alejadas. ¬†

¬ŅCu√°l es la alternativa?
El Estado no se ha puesto las pilas para entender la predaci√≥n de animales dom√©sticos por parte de la fauna silvestre. No hay ninguna pol√≠tica estatal que permita a las corporaciones, a las alcald√≠as, tener alternativas claras para compensar da√Īos por p√©rdida de animales dom√©sticos por ataques de animales silvestres. Pero, como defensor del oso, no pienso que esa sea una alternativa. El hombre tiene que aprender a convivir con el oso y si le est√° quitando su ambiente en la monta√Īa, pues que paguen impuestos. Adem√°s, el campesino tiene que tener alternativas de producci√≥n m√°s sana.

¬ŅCu√°l es el problema de fondo?
No podemos echarle la culpa al campesino por ignorante. La culpa la tiene el gobierno que tiene a esta comunidad abandonada a su suerte.

línea de tiempo
Ataques registrados*

1985
Campesinos de Berlín reportaron que una hembra y su osezno fueron cazados en el sector conocido como cerro de Parra o cuchilla de Parra.
1990 ¬Ė 1995
Campesinos de la vereda Volcanes (Santa B√°rbara) afirmaron que en este periodo fueron cazados dos osos en la finca Corralitos.
2002
Se encontr√≥ un osezno disecado seg√ļn reportes de la CDMB. Las pieles de estos animales fueron entregadas a la UIS.
Se decomisaron partes de oso andino cazado en la vereda La Nevera (Piedecuesta).
Contin√ļa la presencia de osos en la vereda Volcanes (Santa B√°rbara) y ataques a ganado ovino.
2003 ¬Ė 2004
Se encontraron rastros de oso en el cerro La Judía (Floridablanca), filo El Rasgón, vereda Santa Rita y San Isidro (Piedecuesta), durante una expedición de campo dirigida por el biólogo Daniel Rodríguez.
2005
Ataque a ganado ovino en el sector Llano Adentro (Tona). Visita atendida por Daniel Rodríguez.
2008
Orlando Su√°rez en la vereda Volcanes (Santa B√°rbara) registra en video tres especies de ganado bovino que fueron atacadas y comidas posteriormente por el oso.

* Datos recogidos por Elkin Brice√Īo.

¬ďHay que declarar √°reas protegidas¬Ē

Elkin Brice√Īo es conservacionista y pertenece al Concejo Directivo de la Corporaci√≥n de Defensa de la Meseta de Bucaramanga, CDMB, como representante de las ONG¬ís ambientales.

Hace parte del grupo de amigos del oso andino y afirma que en este proceso que busca conservar a la especie, es de suma importancia la reciente aprobaci√≥n del plan de manejo del Distrito de Manejo Integrado del P√°ramo de Berl√≠n por parte de la CDMB y Corponor, un √°rea protegida ubicada entre los municipios de Tona (Santander), Silos y Mutiscua (Norte de Santander), donde hace presencia el oso. El problema es que no incluye al municipio de Santa B√°rbara. Por eso, Brice√Īo afirma que urge la declaratoria del Parque Nacional del P√°ramo de Santurb√°n, ¬ďque se ha venido dilatando por los intereses en torno a la miner√≠a industrial¬Ē.

Para el conservacionista, apremia un √°rea mucho m√°s grande para protecci√≥n pero con investigaci√≥n y manejo sostenible (ganader√≠a, ecoturismo). Pero para esto se necesita de un trabajo conjunto. ¬ďCon la CAS las cosas son sumamente dif√≠ciles. Parece una rueda suelta en el Sistema Nacional Ambiental. Poco le importa el tema de conservaci√≥n, tal como lo ha venido demostrando. El director tiene las manos atadas, sin apoyo. En este momento no hay una relaci√≥n CAS-CDMB, que permita adelantar acciones conjuntas para declaratoria de √°reas protegidas. Ese deber√≠a ser el ideal¬Ē, dice.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad