El adiós de Bush y Uribe | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-18 05:00:00

El adiós de Bush y Uribe

Colombia le debe un sólo favor a Bush, pero ese fue un favor monumental: haber permitido que la tecnología militar americana se utilizara en contra de las Farc, hasta llevarlas casi a la derrota.
El adiós de Bush y Uribe

El favor se produjo de una forma más bien accidental -como sucede tantas veces en la historia. Después de la tragedia de Samper, Clinton le dio a Pastrana el Plan Colombia para que combatiera el narcotráfico. Pero después de la comedia de Pastrana, Colombia estaba harta de las Farc y había escogido a Uribe para liquidarlas.

Entonces sobrevino el 11 de Septiembre y Bush se obsesion√≥ con la derrota mundial del terrorismo. Fue la oportunidad dorada para Uribe: las Farc son terroristas y por tanto debemos usar el Pan Colombia para eliminarlas. Bienvenidos los d√≥lares, los visores nocturnos, los aviones esp√≠a, los ¬ďcontratistas¬Ē, asesores o instructores que pelean en el Guaviare, entran al Ecuador y golpean a las Farc donde les duele.

El argumento por supuesto es ¬ďpol√≠tico¬Ē, o por mejor decir, simplificado. Las Farc son terroristas (o, m√°s exactamente, llevan a cabo acciones terroristas - que no es lo mismo). Y en todo caso su terrorismo nada tienen que ver con Al Qaeda, de manera que uno casi dir√≠a que la entente entre Bush y √Ālvaro Uribe se bas√≥ en la ambig√ľedad de una palabra.

Digo que casi, porque las Farc de todas formas siguen siendo enemigas de Estados Unidos: lo son por comunistas (lo cual en realidad no asusta hoy a nadie) y lo son por narcotraficantes ¬Ė aunque no son los principales narcos de Colombia-.

Estos ¬ďdetalles¬Ē o estas sutilezas no contaban en Washington porque la ideolog√≠a republicana los tapaba: los terroristas son el mal (¬ďevil¬Ē) y quienes los combaten a muerte ¬Ė como Uribe- son los buenos que est√°n de nuestro lado.

Pero en este romance hab√≠a un vac√≠o. Cuando la prioridad cambi√≥ del narco a la guerrilla, palideci√≥ la raz√≥n para ¬ďpagarle¬Ē a Colombia su lucha contra la droga o para mantener las preferencias arancelarias que Bush padre le hab√≠a dado a Gaviria en plena guerra con Pablo Escobar y Bush hijo hab√≠a renovado hace seis a√Īos.

Perdido as√≠ nuestro car√°cter de excepci√≥n, nos convertimos en otro candidato para un TLC, cuya esencia es por supuesto el quid pro quo. Y en este punto se atravesaron los derechos humanos (los asesinatos de sindicalistas), ese otro vac√≠o que la ideolog√≠a republicana ten√≠a tapado con el manto que sirvi√≥ para no ver Abu Ghraib, Guant√°namo, el ¬ďwaterboarding¬Ē, las interceptaciones, la restricci√≥n del habeas corpus, las oscuras doctrinas de Cheney o los tortuosos memorandos de Gonzales.

Todo se vale contra el terrorismo, porque los buenos no hacen nada malo. Y sin embargo las libertades civiles y los derechos humanos son parte decisiva de la ¬ďherencia americana¬Ē y los abusos de Bush fueron duramente denunciados durante la campa√Īa. Al mirar a Colombia, era pues de prever que un dem√≥crata del ala liberal como es Obama se fijar√≠a mucho m√°s que Bush en la auto-reelecci√≥n, las peleas con la Corte y la parapol√≠tica, seguidas de los falsos positivos y de la otra auto-relecci√≥n que se avecina.

La merecida y positiva distinción que el Presidente Bush concedió como adiós al Presidente Uribe no es tan merecida si se piensa que la guerra de Estados Unidos es contra Al Qaeda. Y sobre todo no es tan positiva si se piensa que Uribe (a diferencia de Blair y de Howard) seguirá gobernando bajo Obama.

Y es porque Washington har√° una nueva lectura de Colombia. Los ingredientes ser√°n los mismos: terrorismo, Farc, droga, comunismo, TLC, sindicalistas muertos y estado de derecho. Pero la simplificaci√≥n (Farc, terrorismo) ya comenz√≥ a mostrar su ambig√ľedad y su simplismo.

Obama va a reordenar las prioridades o los énfasis. Y estos serán distintos de los de Bush-Uribe.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad