Publicidad
Publicidad
Lun Sep 26 2016
20ºC
Actualizado 10:37 am

4 robos diarios en promedio en los cajeros autom√°ticos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-24 05:00:00

4 robos diarios en promedio en los cajeros autom√°ticos

Ocurrió durante la primera quincena de julio. Era mediodía. Marina se disponía a retirar parte de su sueldo en uno de los cajeros automáticos de la calle 36 con carrera 18, pleno centro de la ciudad.
4 robos diarios en promedio en los cajeros autom√°ticos

Ella entr√≥, marc√≥ su clave y procedi√≥ a retirar $250 mil. Hasta ah√≠ todo era ¬Ďnormal¬í. De hecho, no not√≥ nada sospechoso.

Al salir del cajero, justo unos pasos arriba, dos sujetos la abordaron de manera sigilosa. La intimidaron con un arma cortopuzante y la hicieron caminar ¬ďcomo si nada pasara¬Ē. ¬†¬† ¬†Sumergida en un ¬Ďmar de nervios¬í, Marina no encontr√≥ m√°s salida que obedecer.
Al llegar a la esquina, los delincuentes le exigieron que les entregara el dinero que acababa de sacar del cajero: ¬ďTodo fue muy r√°pido.

No tuve tiempo de reaccionar. Al final me robaron la quincena¬Ē.

El caso de Marina no es el √ļnico. En lo que va corrido del presente mes se han reportado 96 asaltos dentro o en inmediaciones de los cajeros autom√°ticos de la ciudad. Es decir, cuatro robos cada d√≠a.

La escandalosa cifra, confirmada a esta Redacción por el Departamento de Policía Santander, se queda corta si se tiene en cuenta que no todas las víctimas optan por denunciar los robos.

Aunque los 96 asaltos fueron denunciados ante las corporaciones bancarias y a los organismos de seguridad, en ninguno de los casos las víctimas recuperaron el dinero perdido.

Adem√°s, la modalidad de atraco no es la √ļnica de la cual se valen los delincuentes para quedarse con el dinero de los ciudadanos (Ver modalidades). Por el contrario, cada d√≠a parecen innovar ante la aparente indefensi√≥n de los usuarios de los cajeros, quienes pueden seguir algunas recomendaciones para prevenir ser objetivos del hampa.

LISTA

Consejos pr√°cticos

1No utilice aquellos cajeros que literalmente ¬Ďse comen la tarjeta¬í y s√≥lo la devuelven cuando termina la transacci√≥n.

2 ¬ĎS√°queles el quite¬í a los cajeros autom√°ticos cuando encuentre mensajes o situaciones de operaciones anormales.

3 Evite sacar dinero en la noche. Si lo hace, vaya con alguien de su confianza.

4Si puede hacerlo, mejor acuda directamente al banco.

5 Antes de introducir la tarjeta en los cajeros autom√°ticos, f√≠jese que el espacio donde la pone no est√© obstruido por ning√ļn elemento.

Síntesis

¬°Denuncie!

¬ē¬† Si lo roban o nota algo sospechoso, rep√≥rtelo a la l√≠nea 123.

¬ē¬† No olvide que la corporaci√≥n bancaria est√° obligada a ayudarle a detectar a los delincuentes. Ellas tienen registradas c√°maras ocultas en los cajeros que, de alguna forma, sirven para comprobar el delito.

¬ē¬† Despu√©s, es bueno colocar la denuncia en la Inspecci√≥n Permanente m√°s cercana. Tambi√©n puede hacer lo propio en la Fiscal√≠a o en la Sij√≠n.

LA VOZ DEL EXPERTO

Eduardo Monsalve, experto en el manejo de cajeros, advirtió que en Bucaramanga los delincuentes proceden de manera estratégica; es decir, les siguen las pistas a sus víctimas desde el mismo momento en que salen de sus oficinas de trabajo o sitios de residencia, hasta llegar al cajero.

¬ďCasi siempre act√ļan en bandas de tres personas: una que vigila al incauto ciudadano, otra que lo espera en el cajero y una tercera que entra a la ¬Ďcabina¬í a socializar con la v√≠ctima¬Ē, explic√≥.

Estos delincuentes entran en acci√≥n con comportamientos normales. Casi siempre son vistos como usuarios comunes y corrientes a quienes s√≥lo los mueve una intenci√≥n ¬Ďsolidaria¬í de ayudar al incauto.

¬ď¬Ö Adem√°s, tienen la particularidad de robar en las ¬Ďnarices¬í de los celadores de los bancos¬Ē.

Modalidades m√°s usadas

El acetato:

El caso: Julio no tenía dinero y lo necesitaba para salir a una reunión con unos amigos. Cuando llegó al cajero de la calle 35, entre carreras 13 y 14, procedió a insertar la tarjeta. Marcó la clave de su cuenta y esperó la transacción.

Eran las 8:15 p.m. De pronto el cajero registr√≥ un da√Īo: ¬ďFuera de servicio¬Ē, era la frase que se le√≠a en la pantalla.

Julio se qued√≥ en ascuas porque nunca le devolvi√≥ la tarjeta y a esa hora no sab√≠a qu√© hacer. Como no vio nada extra√Īo en la calle, consider√≥ que el desperfecto era normal ¬°... y se fue!

√Čl procedi√≥ casi de inmediato a bloquear su cuenta a trav√©s de la l√≠nea de atenci√≥n al p√ļblico de su banco, con tan mala suerte de que, al hacerlo, comprob√≥ que en menos de 10 minutos le hicieron un retiro de $400 mil.

¬ŅQu√© sucedi√≥? El cajero ten√≠a un acetato insertado en la v√≠a de acceso a la tarjeta. Cuando el incauto procedi√≥ a introducirla, qued√≥ retenida. Y como marc√≥ la clave, en ese pl√°stico quedaron consignadas las pulsaciones de los 4 d√≠gitos, que casi siempre son detectables al ser retirado el acetato.

Cuando Julio salió, los delincuentes entraron, retiraron el plástico con la tarjeta incluida. Luego procedieron al robo.

La escopolamina:

El caso: María intentó sacar plata de un cajero en Cabecera. Insertó su tarjeta, digitó su clave y hasta ahí se acuerda. Al recobrar el conocimiento estaba en la calle; caminaba sin rumbo fijo y con una tarjeta que no era la suya. Después descubrió que en su cuenta quedaba un saldo de sólo $8 mil.

¬ŅQu√© sucedi√≥? La v√≠ctima fue presa de escopolamina. El reporte del m√©dico lo confirm√≥. ¬ŅC√≥mo ocurri√≥? Los delincuentes hab√≠an untado los teclados de los cajeros con esa sustancia alucin√≥gena. Esperaron a que hiciera efecto en Mar√≠a y ¬°listo... hicieron de las suyas!

El cambiazo

El caso: Jos√© Luis lleg√≥ a uno de los cajeros de la calle 36 a sacar una peque√Īa cantidad de dinero: ¬ďCuando intent√© insertar la tarjeta, not√© que algo no me permit√≠a hacerlo¬Ē.

Uno de los se√Īores que estaba afuera en la fila, de manera amable, se ofreci√≥ a ayudarme: ¬ďTom√≥ mi tarjeta, con tan buena ¬Ďsuerte¬í que logr√≥ insertarla.

Cuando marqu√© la clave me sali√≥ la t√≠pica frase de ¬ĎTarjeta inv√°lida¬í. Es ir√≥nico, pero el mismo se√Īor me aconsej√≥ no retirar dinero, sugerencia que acat√© a cabalidad¬Ē.

¬ďUna hora despu√©s, en otro cajero, al leer el estado de mi cuenta not√© que inexplicablemente me hab√≠an sacado $600 mil¬Ē.

¬ŅQu√© sucedi√≥? Jos√© Luis fue v√≠ctima del famoso ¬Ďcambiazo¬í, una de las modalidades m√°s usadas por los delincuentes para robar en los cajeros autom√°ticos.

¬ŅC√≥mo funciona? Cuando el usuario intenta insertar su tarjeta por la ranura del dispensador del dinero, no puede porque tiene acomodada una peque√Īa cinta pl√°stica que impide el paso. Justo cuando el delincuente intenta asesorar al incauto, no s√≥lo quita el adhesivo, sino que adem√°s cambia la tarjeta verdadera por una falsa.

Despu√©s introduce la tarjeta equivocada, lo que genera la respuesta electr√≥nica del cajero de ¬ďTarjeta inv√°lida¬Ē.

El usuario por supuesto se va, pero con la tarjeta errada. El ladrón, por su parte, saca la tarjeta plástica auténtica y procede a retirar el dinero, obviamente con la clave ya en su mente.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad