HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 09:41 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-20 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Secuestros, asesinatos, estafas, inmoralidad. ¿Perdimos el rumbo? ¿Qué se ha hecho la vigencia de los valores? ¿Dónde están los principios de honestidad que ayer fueron guía para el recto proceder? Pareciera que la tabla de valores fue superada por la “habilidad” para la riqueza fácil. El rico, venga de donde viniere su fortuna, ocupa un puesto preponderante en la sociedad y se constituye en el modelo digno de imitación.

Es curioso ver el patrón que se usa para medir la importancia de una persona: a mayor fortuna, mayor prestigio. No importa el origen de la riqueza; ella da poder y conlleva el perdón de sus antecedentes. Hoy duermen en paz aquellas otras personas que labraron una vida limpia, ejemplar, que quedó como modelo de rectitud y como la mejor herencia para sus descendientes.

Reynaldo Rodríguez Rosillo


Temas de reflexión

El estado de descomposición que desde hace largos años padece Colombia, es extremadamente grave. Examinarlo a fondo, excede los límites de un limitado espacio del periódico. Trataremos entonces de buscar algunas causea específicas, generadoras del desastre.

La juventud actual carece de valores tanto en el plano espiritual, como en el moral y ético. Para un equilibrio emocional, un comportamiento civilizado y patriótico se requiere que las personas tengan cierta cultura, unas creencias religiosas, unos principios morales, una clara conciencia del papel que tienen que desempeñar en los escenarios del mundo y de la vida.

El colombiano se volvió descreído y por añadidura sin sed ni ambición alguna de conocimientos. La superficialidad, el desgano, el facilismo, son los factores que determinan su conducta. No cree en divinidades superiores y los arquetipos que lo maravillan y fascinan son los futbolistas, los cantantes, los ciclistas, etc.

La China y el Japón, por ejemplo, deben su maravillosa organización social, la seguridad y el orden, a que la gente sigue en el plano espiritual los preceptos del taoísmo y el budismo; a que estudia y se interesa por su propia literatura, a que tiene una disciplina y unos patrones de conducta ejemplares. Todo esto es fruto del sosiego interior, de la limpieza de pensamiento, del amor y la solidaridad.

Nosotros no estamos interesados en nada realmente importante. Pregúntele a alguien profesional, estudiante o profesor en Colombia si conoce la literatura latinoamericana y seguramente la respuesta será negativa.

 Un sociólogo colombiano sostenía que la violencia en Colombia no es producto biológico sino antropológico, no es una cuestión de genes sino de influencias culturales. Al colombiano le falta autenticidad, dirección, creencias, soportes espirituales, culturales y morales. Vive inmerso en un universo de falsificaciones, de ídolos baratos, de dirigentes irresponsables. Considera que el mundo se circunscribe al café donde actúa, al barrio donde vive, a la ciudad donde permanece y trabaja.

Guillermo Reyes Jurado


Barak Obama, el presidente Negro

Para el mundo democrático Barak Obama representa el ascenso del poder negro desde la “Casa Blanca” y el hecho más significativo de este suceso por las  implicaciones mundiales se consolidará  hoy martes 20 de enero cuando  tome posesión como el 44 Presidente de los Estados Unidos de América.

Obama asumirá como  el   primer mandatario norteamericano  de raza negra en toda la historia democrática de esa potencia mundial y así rendirá un homenaje póstumo al defensor de los derechos civiles en Estados Unidos Martín Luther King (Atlanta, 1929- Memphis, EE.UU. 1969) y, sin duda alguna,  habrá     euforia para  Jesse Jackson, el  viejo líder de los derechos civiles, quien también aspiró a la Presidencia y existirá  alegría de raza por parte de  Nelson Mandela, el principal gestor del movimiento de lucha contra la opresión de la población negra en Sudáfrica.

Jorge Giraldo Acevedo

 

Didáctica de historia en Terraza Café

Al leer el artículo de Hernando Loayza Camargo del 5 de enero, movida por la curiosidad y como estudiante de doctorado en Educación en la línea de Historia Latinoamericana, no dudé en visitar Terraza Café. Una vez allí me interesé por las narraciones que ofrecen los meseros, al hacer el pedido sobre las viandas con nombres de heroínas y héroes santandereanos.

Como supervisora de Educación, con conocimiento de las dificultades que hoy se dan en la motivación de niños y jóvenes para que asimilen los nombres y hazañas de los personajes que hicieron nuestra historia y para que los adultos recuerden la historia, me parece que lo realizado por Terraza Café es saludable, en especial a los jóvenes que apetecen las llamadas comidas rápidas y éstas con los nombres de los personajes de la historia de Santander y con el apoyo de la narración, se acrecentará el recuerdo, la evocación y la reminiscencia de los protagonistas de nuestra historia que no pasarán al olvido.

Afirmo que no considero una “infamia histórica”, “picota pública”, ni “ofensa ciudadana” la carta de Terraza Café; me pareció una curiosidad, una interesante didáctica, un buen recurso que se da en medio de un ambiente hermoso, fresco y de altura por ser el punto un lugar de historia de la gran “Ciudad Bonita”.

Mg. Gloria Dálida Alfonso de Jaimes

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad