Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
24ºC
Actualizado 05:21 pm

Aves migratorias y gallinazos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-21 05:00:00

Aves migratorias y gallinazos

Se conoce como ave migratoria aquella que se desplaza de un lugar a otro para poder continuar su ciclo de vida.
Aves migratorias y gallinazos

Las llamadas estivales son las más conocidas, viven en países donde las temperaturas son muy bajas durante el invierno y buscando el calor viajan en grupos numerosos y bien organizados hacia las zonas tropicales para luego regresar a su país de origen cuando llega la primavera.

Algo similar ocurre con las mariposas monarca, que al avecinarse el invierno viajan desde Canadá atravesando los Estados Unidos hasta Méjico para hibernar en los bosques de pinos de Michoacán en cantidad no menor a 60 millones; con sus frágiles alas recorren cinco mil kilómetros durante mes y medio. Allí son visitadas por más de 200.000 turistas; el gobierno ha declarado protegida esta zona como si se tratara de un centro arqueológico. En marzo las jóvenes mariposas salen de Méjico, permanecen seis meses en Canadá y regresan para aparearse pero no logran sobrevivir. Por un misterioso impulso sus hijas sin conocer el camino emprenden nuevamente viaje en grupos que parecen nubes en el horizonte.

En días pasados nos llegó la noticia de que una bandada de aves migratorias cuando viajaban huyendo del invierno, chocó con un avión frente a Nueva York ocasionando un grave accidente que por fortuna fue hábilmente sorteado por el aviador, quien logró evitar la muerte de un numeroso grupo de pasajeros.
Esto nos hace recordar un simpático cuento que de niños escuchamos de labios de un veterano de la Guerra de los Mil Días.

Al iniciarse la batalla de Palonegro, nos relataba, llegaron miles de gallinazos de todas partes de Colombia. Es inexplicable cómo pudieron recibir el mensaje de invitación al abundante banquete, pero eran tantos los muertos que los gallinazos solamente comían cadáveres de los oficiales de capitán para arriba, que eran los mejor alimentados.

Terminada la batalla continuó por varios meses la comilona y después tuvieron que dedicarse al aseo de los solares cuando no existían los inodoros. Pero años después llegaron los aviones y hubo pánico entre estos zopilotes, hasta el punto de provocar una inmensa reunión en Palonegro para afrontar el problema. Allí un joven gallinazo propuso una operación suicida para acabar con los aviones pero un viejo gallinazo observó: averigüen primero qué comen esos animalotes y si no es de lo nuestro, dejémoslos que vuelen libremente. Hoy sus descendientes ubicados en el Carrasco siguen la norma de no agresión.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad