Vie Dic 9 2016
25ºC
Actualizado 12:38 pm

“Hijo, me volví a enamorar” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-22 05:00:00

“Hijo, me volví a enamorar”

Llegar a los 40 años no es fácil y más cuando se tiene un novio después de tantos años de ausencia en materia de amor.
“Hijo, me volví a enamorar”

Tal y como ocurre en la película ‘el novio de mi madre’, la situación se pone complicada cuando se trata de exponerle a su hija adolescente que usted también tiene derecho a una nueva oportunidad.

Quizá hace rato está buscando la forma de contarle a su hijo, pero ya tiene la cabeza hecha un ocho porque no encuentra el discurso perfecto.

Puede haber ensayado mucho frente al espejo, pero en el momento de emitir el mensaje se bloquea tan solo de pensar en esa reacción.

Según explican psicólogos expertos, no son menos las reacciones cuando se le cuenta a un adulto que a un adolescente, pues la noticia siempre generará sentimientos.

En los niños se dice que los celos o la sensación de abandono aparecen, por lo que se hace importante aprender a comunicar esa noticia.

Para las nuevas parejas

Las nuevas parejas deben esperar a que se dé ese espacio para acercarse y conversar.

Explíquele al hijo de su pareja que usted también quiere a su padre o madre, pero de forma diferente y que ese amor hará sentir feliz a su pareja, más, si los dos se unen tras ese objetivo.

 No tome el puesto de su madre o su padre, sino el de amigo.

LISTA
Tenga en cuenta

1. Es importante analizar la edad de su hijo si se trata de exponerle la situación. Un niño reaccionará diferente a un adolescente o joven adulto. Un niño no entiende de caricias y besos, un adolescente sí. Por lo tanto, es importante que usted acuda a un terapeuta para que después de la noticia, no encuentre actos de rebeldía de parte de su hijo adolescente o rechazo de sus hijos adultos.

2. No debe permitir que su pareja se involucre en la toma de decisiones de su hijo o modifique las reglas que ya están establecidas. Desde el comienzo exija que le respeten los espacios.

3. No descuide los espacios de sano esparcimiento con sus hijos. Es importante que siga aprovechando esos momentos para que no sienta que usted lo abandonó por su nueva pareja. De manera gradual vaya involucrando a su pareja con sus hijos, ya sea en una visita al campo, a montar caballo, karts, etc.

4. Explíquele a su hijo la diferencia entre el amor paternal, maternal y el amor de pareja. Si su hijo ya tiene la capacidad de entender las cosas del amor, proyéctese varios años adelante y explíquele que él o ella se enamorarán y usted tendrá que buscar una compañía estable que comparta incluso su vejez.

5. No compare a la madre o al padre de sangre con su nueva pareja. Recuerde que su hijo no lo aceptará, por eso tenga cuidado con las palabras que usa o dice.

LA VOZ DEL EXPERTO
María Emilce Acevedo / Psicóloga Especialista en Familia, Psicopedagoga

“No sólo es importante el qué sino el cómo y el dónde. El ambiente debe ser muy condicionado, en lo posible que los dos padres puedan estar presentes para hablar del caso si se trata de un divorcio. Depende mucho la forma como terminó la relación, la comunicación y el trato que tienen con el niño y si al final los dos lograron una amistad definida, porque esto no afectará en nada el afecto hacia el hijo. Así será más fácil que el niño entienda.

En el caso de la viudez, es más fácil, pues es lo más natural del mundo volverse a enamorar. Si el niño tiene edad escolar, se trata de hablarle como a una amiga o amigo, decirle que el papá se fue, que quedó el espacio, que conoció una persona que por un tiempo lo o la consideró confidente, que llegaron los sentimientos  a consolidarse.

Se debe ir ganando terreno, y ante todo escuchar a los hijos. Comprenderlos también, tener en cuenta sus personalidades, porque muchos reaccionan diferente, incluso otros se dejan afectar en el estudio”.

No cometa errores

La psicóloga especialista en familia, María Emilce Acevedo, resaltó tres errores que usted como padre de familia no debe cometer con su hijo, ante la aparición de una nueva pareja:

1. No deje a su hijo en un segundo, tercero y hasta cuarto lugar de importancia. Recuerde que él fue el alimento de la familia inicial y debe tener un trato preferencial de su parte.
2. No piense que esa ayuda económica es suficiente. Dedíquele tiempo a su hijo, no se conforme sólo con la llamada o con quedarse en el “voy a llevarte”.
3. Pensar que la mejor compañía es la abuela, la tía, etc. Muchas veces el hijo desea estar con la mamá, ya que uno de los familiares no le resulta agradable para su cuidado.
4. No tener presente el abuso o maltrato que pueda generarle la nueva pareja al hijo.

preguntas y respuestas
Luz Yamile Flórez Orduz / Psicóloga

¿Cómo deben ellos asumir este papel ante sus hijos?
Es importante que la comunicación siempre sea en familia, se debe tener en cuenta las edades de los niños.

No es lo mismo comentarle a un niño de dos años que su mamá volvió a enamorarse, que a un adolescente.
El niño a los dos años se está relacionando con el mundo a partir del juego y de esta forma se le puede explicar.

Pero un adolescente  entre los 12 y 13 años, pensará que alguien se está infiltrando en su relación con la mamá.
No es bueno esconderle al niño la relación, pero es importante empezar a comunicárselo de manera paulatina.
Por eso es tan importante la comunicación desde que ellos están muy pequeños, para que en el caso de estas eventualidades se logre entender la situación.
La clave está en hacerle entender al hijo que no será un nuevo padre o una nueva madre para él, sino que es una nueva pareja. No se trata de imponerles la pareja sino de decirles que ellos tienen la oportunidad de conocerla.

¿Cómo hacer para que los hijos entiendan que los padres tienen derecho a una segunda oportunidad?
Para lograrlo es importante que el hijo se ponga en los zapatos del padre o la madre. Se trata de decirle que a pesar de un divorcio, los padres seguirán siendo padres, pero que no es un impedimento encontrar otra persona.
Si es adolescente, se trata de hacerle ver que papá o mamá no pueden andar vendados, porque seguramente ellos no lo harían si tuvieran un fracaso sentimental.

¿Cuáles son los límites que no se pueden sobrepasar si se mantiene este tipo de relación?
Permitir que sus parejas se queden en su apartamento. Muchas mamás le prohíben eso a sus hijos, pero ellas lo hacen con sus parejas, porque piensan que por ser madres y grandes, está permitido.

Otro error es darle opción a la pareja para que castigue a su hijo, porque se portó mal o no tuvo un comportamiento adecuado. Es importante dejarle claro a esa persona quién es la mamá o el papá y quién puede llamarle la atención al hijo.
Algo que no se debe cometer es darle cosas materiales al hijo para que acepte así a su pareja.
Tampoco darle permisos de salir sólo porque la madre o el padre saldrán con su nueva pareja.

¿Cómo combatir esos celos o incluso abandono que sienten algunos hijos cuando sus padres vuelven a enamorarse?
Es importante no fallar en la distribución del tiempo.
Por lo general, la persona que se enamora empieza el idilio del amor, a salir en el plan de conquista, empieza a dejar de un lado muchas de las cosas que hacían junto a su hijo.

Es ahí cuando empiezan los celos porque la persona siente que ya no tiene toda la atención del padre o de la madre.
Por eso muchas veces se ven reacciones del niño como encerrarse en su cuarto cuando sus padres tienen visita, llegar tarde y no avisar, etc.
Lo importante es vincularlo a la relación de manera gradual y tener en cuenta esos llamados de atención.

paso a paso...

1. En lo posible se recomienda que los dos padres estén presentes durante la noticia.
2. Busque el lugar y el momento adecuado.
3. Mantenga siempre el contacto físico con su hijo. No olvide los besos ni los abrazos. Busque siempre los motivos para mantener ese contacto físico con él.

“Hijo, te presento a mi nueva(o) novia(o)”

Muchos padres no saben cuál es el momento ideal o la edad para familiarizar a sus hijos con su nueva pareja.

Pero otros cometen el grave error de presentarlos apenas empiezan a salir con esa persona.

A los 15 días, el novio o la novia no existen.

“Por eso es importante que la persona analice qué tan funcional es esa relación afectiva. El ejemplo es clave, de lo contrario el hijo sufrirá y cuando crezca tendrá ese tipo de relaciones con sus parejas afectivas”, enfatizó la psicóloga Luz Yamile Flórez Orduz.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad