Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
20ºC
Actualizado 09:18 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-23 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Por ejemplo: las paradas las están haciendo en su mayoría en sitios que no corresponden y lo más grave es que los que ya somos mayores de edad en su mayoría no podemos dar el salto para llegar al borde del andén y debemos pasar una odisea para poder bajar del estribo que por lo general es muy alto. También el respeto con los pasajeros, la música a bajo volumen y tratar de terminar con la guerra del centavo con la cual ponen en riesgo la integridad del usuario.

Las Empresas de Transporte pueden hacer una campaña programada de tal manera que no se entorpezca el trabajo y así tal vez logremos volver a tener un tráfico organizado.

Diego Serrano Acevedo

¿Para qué más leyes?

Cada día se inventan normas ¡pero ninguna se cumple! El control a los expendios de licores y la contaminación ambiental son temas tan trasnochados que causan risa cuando dicen hablar de nuevas normas para controlarlos. Día a día las oficinas de la Secretaría de Gobierno, sin coordinación entre sí, autorizan abrir bares y cafecitos y tiendas donde expenden bebidas causantes de la contaminación ambiental, junto o al frente de edificios de viviendas.

Casi no hay cuadra en sectores de estratos altos donde no haya uno de estos negocios. Bucaramanga se ha vuelto ruidosa, desordenada, donde usted no puede disfrutar tranquilamente en su hogar porque de pronto a su zona residencial de la noche a la mañana le autorizaron un restaurante bar en la misma cuadra que le impide vivir sin ruidos; pero eso sí, paga impuestos de estrato 5 o 6 bien altos pero sin derecho a dormir tranquilamente.

Las quejas en la Alcaldía no prosperan y si lo hacen lo someten a una serie de vueltas que termina usted más emproblemado que el causante de la queja. Por lo visto hay prioridad para autorizar abrir negocios de expendios de bebidas antes que respetar a las familias residentes en edificios. Dénse una pasadita por el barrio Sotomayor, calle 51, donde hay más de cinco edificios en una cuadra y resolvieron autorizar un restaurante-bar que los sábados no es ni lo uno ni lo otro sino un sitio de eventos ruidoso!

Patricia Rueda

Recesión

El nuevo presidente de EU ordenó congelar los sueldos a los funcionarios que ganen más de U$ 8000 dólares mensuales, que es un poco menos de lo que gana un congresista ó alto funcionario de la nación, sin tener en cuenta prebendas como celulares, pasajes de avión, vivienda y otras ventajas que todos pagamos con más impuestos, sin tener en cuenta lo que todo el  mundo sabe, el CVY, el cobro por nombramientos y palancas.

En un Congreso colombiano, investigado por narco-paramilitarismo y corrupción, ¿piensan ustedes que van a seguir el ejemplo del presidente de la principal potencia del mundo, ahora en recesión, de congelarse los sueldos, porque ahora ganan $ 21’000.000 de pesos mensuales y eso que comienzan dizque a trabajar en marzo? La verdad, no creo, ellos legislan solo para su beneficio y los culpables son los idiotas útiles que se dejan comprar por tejas y mercados en las elecciones. Lamentable que nosotros sigamos eligiendo a los mismos avivatos de siempre y se roben los impuestos.

Juan Carlos Valbuena


Nacionalizar, el mal menor

Los sucesivos gobiernos norteamericanos podían haber privatizado las agencias de garantía hipotecaria Freddie Mac y Fannie Mae hace años, pero permitieron mantener un estatus híbrido, medio público, medio privado, que ha conducido al desastre, a una nacionalización efectiva con pérdidas multimillonarias, justificada como mal menor. Dejar esos dos peculiares bancos hipotecarios a su suerte amenazaba con un derrumbe del sistema financiero norteamericano. El modelo que ha colapsado nació con la crisis de los años treinta; crearon una entidad pública para garantizar hipotecas y dotar de liquidez al sistema.
Luego privatizaron la gestión sin romper la tutela pública federal, informal, pero real.

Ahora, cuando una gestión irresponsable produce una catástrofe, el Gobierno asume las pérdidas con la excusa de evitar males mayores. Se trata de la mayor crisis financiera por el volumen de activos comprometidos y su costo está por calcularse.

El Gobierno anterior no explicó el plan con detalle, ni siquiera si nacionaliza para luego privatizar. Lo que se constata es el error y la catástrofe de un sistema equívoco, que despreció el valor del riesgo. Sin duda otro de los problemas que Obama habrá de resolver. Tal vez sea esa una medida acorde con un “socialdemócrata puro”.

José Morales Martín

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad