Publicidad
Mar Abr 25 2017
26ºC
Actualizado 01:08 pm

La pobreza cubana | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-24 05:00:00

La pobreza cubana

Explicar el fracaso cubano con el embargo norteamericano, no convence. Pueden comprar a otros países, pero carecen de divisas. Oscar Espinosa entregó un libro, no acerca del castrismo, sino para examinar las cifras estadísticas del Estado.
La pobreza cubana

Cuando Rusia suspendió sus altas subvenciones (compraba azúcar y suministraba petróleo a precios políticos), los hermanos Castro hablaron de “período especial” del cual no sale el país desde los años 90; existe estancamiento, con un PIB del 79% respecto al de 1989. El deterioro afecta la educación, salud y seguridad social. Aumentan encarcelamientos de opositores; los alivios económicos no se ven. Pude ver gente viajando por carreteras al sol y al agua, sobre planchones, con tablas provisionales a manera de bancas. No hay buses para el servicio de pasajeros.

El capitalismo estatal no resuelve problemas de abastecimiento, mantenimiento de equipos, baja calidad de insumos, ni las difíciles condiciones en que funcionan las fábricas o parque automotor. Desde la expropiación de edificios no se les da pintura y lucen descascarados. Especialistas buenos viajan al extranjero (aquí los hay), porque no hay trabajo. Algunos permanecen, vegetan sin ambición de superación. La sumisión puede más que el talento.

Las Naciones Unidas convocaron en el año 2000 la cumbre para el milenio. Los programas allí no se realizan y van 50 años de totalitarismo, con régimen familiar de los hermanos Castro repitiendo el tema revolucionario. De ciento cincuenta ingenios azucareros expropiados sólo funciona el 50%, algunos entregando solamente melazas. Significan 100.000 desempleados que pasaron a oficios temporales.

Un taxista me dijo: “Tengo taxi ruso importado hace treinta años; no hay repuestos, me ingenio para ponerlo a andar con amarres de alambre. Me racionan el pan; si tengo hambre y devoro el que recibo, dejo a la familia una semana sin pan”.

Al preguntarle si concurre a las enormes manifestaciones de la plaza Che Guevara, dijo, “claro que concurro. Si no lo hago me va peor. Los comités de defensa de la revolución están en todas las cuadras, son remunerados por el Estado”. La discriminación política es dura: Una conmemoración nacional de país europeo fue suspendida por el Hotel Meliá, porque el embajador invitó opositores. Tenía razón Jean Francois Revel: “la producción agropecuaria es cuestión de granjeros y no de burócratas”. El socialismo estatiza todo; las cosas funcionan en educación, algo en salud, pero lo demás no es cuestión de burócratas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad