La ciudad indigente | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-25 05:00:00

La ciudad indigente

Cada día que pasa los mendigos ganan más terreno en las calles de la capital santandereana. Se les ve en andenes, avenidas, parques, iglesias, lotes de engorde e incluso en los frentes de algunas residencias. Lo peor es que han convertido los espacios públicos de la ciudad en improvisados dormitorios; muchos de ellos hoy son sus “letrinas”.
La ciudad indigente

La zona más neurálgica, en este sentido, es la carrera 13, entre las calles 34 y 35, a escasas cuadras de la Alcaldía de Bucaramanga y de la propia Estación de la Policía de Santander.

Otras áreas del centro como los separadores de la calle 36, la avenida Quebradaseca y la carrera 21, por citar sólo algunas direcciones, se asemejan hoy a las populares ‘calles del cartucho’. Todo aquel que pasa por estos sitios se expone a olores nauseabundos y a la suciedad.

Además, el transeúnte corre el riesgo de ser asaltado por alguno de esos mendigos, quienes se tornan agresivos tras su constante consumo de drogas alucinógenas.

Todos ellos se han acomodado en la ciudad para vivir a sus anchas y, en muchos casos, para delinquir. Viven del llamado “retaque”, que no es otra cosa que las sobras de alimentos que consiguen de negocios vecinos y de las limosnas que algunos les brindan.

¿Qué es lo que pasa?

Durante los últimas semanas la cifra de pordioseros aumentó en la capital santandereana.

Según la Secretaría de Desarrollo Social de la Alcaldía, entre finales de diciembre pasado y comienzos del presente mes de enero, el número de indigentes pasó de 123 a 421.

La dependencia oficial confirmó que la cifra de indigentes creció, entre otras cosas, porque Bucaramanga sigue siendo un punto de llegada de personas desplazadas por la violencia, muchas de las cuales se dedican a pedir plata para sobrevivir.

Se trata de personas que viven en las calles las 24 horas del día; no tienen vínculos familiares e incluso se niegan a unirse a los programas de asistencia social fijados por la Secretaría de Desarrollo Social y el Plan de Acción Social.

De la población habitante de la calle que se trasladó a nuestra ciudad, según el censo oficial, 110 son menores de edad, es decir, el 26,1%.

A juicio de Josefa García, socióloga y vocera de la comunidad habitante de la calle, casi el  ciento por ciento de estos indigentes consume algún tipo de drogas alucinógenas, “porque esto hace parte de su cultura de la calle y de la escala de valores que se ha creado al interior de sus llamadas galladas”.

Entre los mendigos, según denunció la experta, existen familias completas que viven de la caridad ajena, tanto, que en este ‘trabajo’ los niños son los que piden la limosna, mientras sus irresponsables padres esperan las ganancias en una esquina.

En el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, se detectaron el año pasado 8 casos de padres indigentes que obligaban a sus hijos a prostituirse en las calles, sólo para conseguir algunos pesos de más.

Voz oficial

El alcalde, Fernando Vargas Mendoza reconoció el problema de indigencia que se registra en la ciudad.

Sin embargo, aseguró que “más que una denuncia más, lo importante es garantizarle una salida a esta problemática social”.

Dijo que se tenían identificadas a algunos indigentes que escogieron a Bucaramanga para vivir de la limosna.

Por eso, aseguró que las medidas a tomar deberán ser de carácter interinstitucional. Ante ello planea una reunión con entidades como las Secretarías de Desarrollo Social y de Gobierno, la Policía, el programa de Acción Social y el Icbf.

“La idea es buscar respuestas a esta penosa situación, la cual debe ser considerada una prioridad dentro de la agenda del Gobierno Municipal. Sólo así podremos evitar que el problema siga creciendo”, puntualizó el funcionario.

ASÍ viven ellos

- Los jóvenes de calle se agrupan en “galladas” y se localizan en algunos lotes cercanos a zonas como: la Puerta del Sol, Guarín, el Parque Centenario, la calle 30 y el Parque Romero.
- En promedio, los habitantes de la calle se bañan una vez cada 15 días.
- El grado medio de escolaridad de estas personas no sobrepasa el cuarto grado de primaria.
- En la época de ferias y de Navidad en Bucaramanga aumenta el número de mendigos. Hay grupos de indigentes que viajan de ciudad en ciudad para ‘participar’ de estas actividades populares.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad