S√°b Dic 10 2016
24ºC
Actualizado 12:24 pm

Una peque√Īa empresa que lleg√≥ a ser grande | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-24 23:26:05

Una peque√Īa empresa que lleg√≥ a ser grande

Hace 30 a√Īos, apenas exist√≠an 15 edificios en Bucaramanga y uno de ellos arrend√≥ su primer piso a un peque√Īo negocio de modas administrado por una joven pareja.
Una peque√Īa empresa que lleg√≥ a ser grande

Los esposos John Bautista Parra y María Cecilia Prada ubicaron su sastrería en la carrera 17 con calle 30-40.

Un buen d√≠a, Antonio Anaya, quien a√ļn trabaja con muebler√≠a, les ofreci√≥ a los sastres que vendieran en su negocio unas camas de madera.

Aunque con la sastrería les iba bien, los Parra Prada decidieron diversificarse. Y de hecho, ese es su lema: innovación y constancia.

No fue la decisi√≥n m√°s ortodoxa, pero el buen olfato los acompa√Ī√≥. Compraron tres camas que vendieron en su local de modas.

Al principio parec√≠a una locura. ¬ďNo hab√≠a ning√ļn almac√©n de muebles ah√≠ en ese sector. Ellos fueron los primeros pero los resultados fueron incre√≠bles¬Ē, comenta Juan Carlos Parra Prada.

Juan Carlos tiene 32 a√Īos y es due√Īo de las muebler√≠as Casa y Deko Mansi√≥n Dorada y Galer√≠a Madeira.

Para ese entonces, a finales de los a√Īos 70, el Parque Centenario era epicentro de la actividad comercial de la ciudad.

Allí estaban ubicados los vendedores de San Andresito y la Terminal de Buses intermunicipales. La familia aprovechó muy bien esta nueva oportunidad.
Tan bien les fue con las camas, que abandonaron las modas y se consagraron a los muebles.

Poco tiempo después, dominaba el mercado y su prosperidad iba en as-censo. En medio de la lija y del olor a pintura recién aplicada creció Juan Carlos Parra Prada.

Junto con sus hermanos, este joven empresario dedica su vida a los muebles. Y aunque alguna vez estuvo tentado a cambiarse a las confecciones, su verdadera pasión es la madera.

Juan Carlos lijaba los muebles y se sentía bien en su trabajo, pero María Cecilia, su mamá, siempre ha sido una mujer de empuje y pronto lo impulsó a él y a sus hermanos a que abandonaran el nido en busca de su propio destino.

¬ďElla nos motivaba y nos impulsaba para que fu√©ramos totalmente independientes. De ah√≠ que desde muy temprano, desde los 18 a√Īos, estaba poniendo un negocio por fuera¬Ē, aunque no lejos de la l√≠nea de trabajo de sus padres, la que vio y conoci√≥ desde ni√Īo: los muebles ¬Ďde combate¬í.

El primer incendio

Con el apoyo de sus padres, los seis hermanos Parra Prada ubicaron sus empresas de muebles a lo largo del ¬ďfog√≥n¬Ē de la carrera 17. En ese lugar se encuentra la mayor√≠a de almacenes de este tipo y por eso se le llama as√≠: fog√≥n.

El primer negocio de Juan Carlos se llam√≥ Milanese. Estaba ubicado en el mismo sector que el negocio de sus padres pero le dur√≥ tan s√≥lo tres a√Īos.¬† ¬†
¬ďUn buen d√≠a, mi esposa y yo vimos otro posible mercado con un tipo de mueble m√°s fino. Me sent√≠ atra√≠do a comerciar con ellos¬Ē.

Juan Carlos asegura que siente debilidad por los muebles finos, post modernos, con acabados delicados.
¬ďLos muebles de mis padres eran de ¬Ďcombate¬í y yo quer√≠a alejarme un poco de eso¬í. ¬ĎDe combate¬í se refiere a los muebles tradicionales, sin acabados demasiado pulidos.

En 1996, Colombia apenas empezaba a salir del pantano provocado por la apertura económica implementada por el pre-sidente César Gaviria Trujillo (1990-1994).
A Milanese le iba bien, pero un incendio pareció sellar su destino.
Juan Carlos estaba durmiendo, a las cinco de la ma√Īana, cuando lo llamaron por tel√©fono: ¬ďsu f√°brica se est√° incendiando¬Ē.
Apenas se había puesto los pantalones cuando se enteró que durante las noticias de la radio habían transmitido la noticia del suceso.

¬ŅQu√© pas√≥?
¬ďSe dej√≥ abierta la corriente y un ventilador se recalent√≥, incendiando las cortinas y la madera que hab√≠a cerca¬Ē.

Esta tragedia, sin embargo, le dio la oportunidad a Juan Carlos de empezar de nuevo, esta vez, con Galería Madeira.  
En frente de lo que hoy es el almac√©n √Čxito de Cabecera, hab√≠a un local desocupado que llam√≥ su atenci√≥n.

Era justo el espacio que estaba buscando para ubicar sus muebles nuevos, para vender su visión de decoración en madera.
La empresa que antes lo ocupaba, había quebrado.

¬ŅNo es supersticioso?, ¬Ņno pens√≥ que si ya hab√≠a fracasado all√≠ un negocio, podr√≠a fracasar tambi√©n el suyo?
¬ďNo soy supersticioso. Supe que ah√≠ hab√≠a antes una cooperativa, pero no llegu√© a conocer las razones del fracaso. Me gust√≥ tanto el local que hice una oferta, pero fue rechazada¬Ē. ¬†

Seguramente, el valor ofrecido era muy poco comparado con el precio solicitado por la firma inmobiliaria que se encargaba del arriendo del lugar.

Pero el punto es excelente y Juan Carlos estaba determinado a tomarlo, así que hizo una apuesta arriesgada: se mantuvo en su propuesta.  Y esperó.
¬ďMi padre, con su experiencia, me recomend√≥ que no me echara para atr√°s¬Ē.

Siete meses después, el negocio seguía desocupado. En vista de las circunstancias, la inmobiliaria aceptó su oferta.
En ese lugar nació Galería Madeira, el primer punto de venta de Juan Carlos Parra Prada.

Ya lleva 10 a√Īos all√≠.

La sabiduría McDonalds

Juan Carlos est√° casado con Karina Guzm√°n y tiene 3 hijos. El menor, Sebasti√°n, de cinco a√Īos, lo acompa√Īa usualmente en uno de los puntos de venta de su negocio.

Si ya lleva 13 a√Īos con Galer√≠a Madeira y tiene 32, quiere decir que Juan Carlos empez√≥ muy joven su vida como empresario.

Una vez organizado con su primer punto de venta, el joven empresario decidió fabricar sus propios muebles.

El éxito que obtuvo con sus creaciones lo obligó a buscar otro lugar más amplio.

Su negocio marchaba bien, así como el de sus hermanos, pero en 2000 las cosas se pusieron difíciles para sus padres.

Para el a√Īo 2000, los grupos insurgentes hac√≠an de las suyas con la extorsi√≥n a los empresarios de la regi√≥n, explica Armando Borrero Mansilla, soci√≥logo de la Universidad Nacional.

Los padres de Juan Carlos no quisieron pagar la ¬Ďvacuna¬í¬† exigida y ese mismo a√Īo, una bomba estall√≥ en el edificio donde naci√≥ la muebler√≠a de John Bautista Parra y Mar√≠a Cecilia Prada.

La pareja se recuperó emocionalmente, pero sólo María Cecilia continuó con el negocio familiar.

Para 2002, Juan Carlos decidió abrir otro punto: Mansión Dorada.

Para encontrar la mejor ubicaci√≥n, el joven empresario record√≥ una entrevista a Mc Donalds (el magnate de las comidas r√°pidas), que ley√≥ a√Īos atr√°s.
¬ďLas tres claves para encontrar el mejor punto de venta son: ubicaci√≥n, ubicaci√≥n y ubicaci√≥n¬Ē.

Juan Carlos hizo caso al viejo zorro de las comidas rápidas y Mansión Dorada se ubicó en la carrera 27.
Sin embargo, durante 10 meses, el negocio no trajo otra cosa que pérdidas.

Fue el momento más difícil de su carrera como empresario. Juan Carlos es un hombre sensible y no le teme a las lágrimas que se asoman cuando recuerda este momento.
¬ďMe mantuve confiando en Dios. Pensando que con fe, √©l resolver√≠a lo del negocio¬Ē.

El milagro se produjo cuando el calendario marc√≥ el mes n√ļmero 11.
El negocio dio sus primeros frutos y Mansión Dorada despegó.

¬ŅY el momento m√°s feliz?
¬ďCuando abrimos el tercer punto de venta: Casa y Deko fue un √©xito total. Arranc√≥ una nueva etapa, ya no con la misma dificultad de Mansi√≥n Dorada¬Ē.
En abril 12, Casa y Deko cumple un a√Īo de nacida.

¬ŅNo tienen miedo de las proyecciones econ√≥micas negativas de los expertos para este a√Īo?
¬ďLa verdad no tengo temor. Si uno mantiene una buena imagen y un buen producto, el negocio marchar√° bien. Pero si llegaran a presentarse malos resultados, pensaremos en otras alternativas¬Ē.

A Juan Carlos no se le escapa detalle, por eso no olvida que prometió contar las claves de su éxito.  
¬ďLa clave, en cu√°nto las ventas, es el apoyo emocional y econ√≥mico a los vendedores. De nada sirve que est√©n mal en su vida personal porque eso influye, se quiera o no, en las ventas¬Ē.

A lo anterior se le suma la constancia. Y la √ļltima clave que, para Juan Carlos, es una verdadera meta: innovar, siempre innovar.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad