20 mujeres cambiaron las drogas por la confección | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-28 05:00:00

20 mujeres cambiaron las drogas por la confección

Mar√≠a Cristina Su√°rez no ve la hora de que llegue el mi√©rcoles 4 de febrero. Ese d√≠a, junto con 19 compa√Īeras, recibir√° por primera vez un diploma en confecciones infantiles, como constancia de la capacitaci√≥n intensiva que recibi√≥.
20 mujeres cambiaron las drogas por la confección

No se trata de un grupo com√ļn que recibe clases todos los d√≠as de 7:00 a.m. a 1:00 p.m. Son mujeres que vendieron drogas en las calles del Norte de la ciudad durante m√°s de siete a√Īos y hoy le apuestan a crear una nueva empresa: Sol Naciente.

Ayer, desde la terraza del centro de capacitaciones de Cajasan, el grupo se decid√≠a a poner en marcha los pedales de las m√°quinas de coser para ensamblar unas sudaderas de colores blanco y azul para ni√Īos.

¬ďEstamos respirando aire libre. Nosotros le pedimos perd√≥n a Dios por todo el mal que hicimos. Hoy estamos empe√Īadas en aprender mucho sobre costura, para tener una propia empresa¬Ē, indic√≥ Su√°rez.

La idea naci√≥ a finales del a√Īo pasado, despu√©s de que ¬ĎKike¬í, un l√≠der del Norte, as√≠ como la Polic√≠a Comunitaria, las invitara a dejar el negocio de las drogas para desarrollar un proyecto productivo.

Una de las mujeres, quien prefiri√≥ reservar su nombre, cuenta que el cambio implica un profundo sacrificio: ¬ďEs dif√≠cil. Yo tengo cuatro hijos y los mayores no est√°n muy de acuerdo. Es que un d√≠a bueno de expendio nos dejaba hasta $400.000¬Ē, indic√≥.

Justo a su lado, Mar√≠a Becerra cuenta que fueron precisamente sus hijos la que motivaron a salir del negocio: ¬ďEst√°bamos haciendo mucho da√Īo. Hab√≠a ni√Īos desde los 10 a√Īos que ya met√≠an droga. Pens√© en mis ni√Īos y decid√≠ que no pod√≠a seguir en eso¬Ē.

Adiós a las rivalidades

Cuando las mujeres decidieron integrarse en el nuevo equipo, a la hora de cortar los moldes, planchar los bordes y emprender la costura, tuvieron que olvidarse de las viejas rivalidades.

Antes eran competidoras porque se peleaba el ¬Ďnegocio¬í por distribuir los alucin√≥genos en los barrios La Esperanza, La Juventud o Transici√≥n. Hoy se unieron porque su aprendizaje y producci√≥n ser√°n clave para la futura microempresa.

Duby Berm√ļdez, dise√Īadora de modas y profesora del grupo de costura, recuerda que las primeras clases fueron complicadas, cuando a√ļn exist√≠an rivalidades.
¬ďEso ya se super√≥. El grupo ha avanzado mucho y est√°n fabricando productos de calidad¬Ē.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad