Otra lección pasada por alto | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-29 05:00:00

Otra lección pasada por alto

La noticia, aunque recibió alguna difusión por parte de los medios de comunicación nacionales, parece que pasó totalmente desapercibida para la dirigencia del Estado.
Otra lección pasada por alto

Sin embargo, la semana pasada el nuevo gobierno de los Estados Unidos le dio a este país una lección sencilla sobre lo que significa contar con una administración seria y sobre todo, consecuente con los difíciles tiempos que se viven en el mundo.

En otras palabras, la naci√≥n norteamericana le mostr√≥ a Colombia la importancia de disponer de un Estado que act√ļe con los ojos puestos en la soluci√≥n de los problemas m√°s apremiantes, implementando diferentes ideas por peque√Īas que parezcan.

La discusi√≥n anterior se pone sobre la mesa a ra√≠z de la decisi√≥n del presidente Obama, tomada a las pocas horas de asumir el poder, de congelar los salarios de los funcionarios que devenguen m√°s de ocho mil d√≥lares al mes. El prop√≥sito, como es obvio, es ahorrar en esta √©poca de recesi√≥n los fondos p√ļblicos que escasean por todas partes, comenzando por quienes m√°s ganan y pueden hacer el sacrificio.

Sacrificio que valga la pena decirlo, no han estado dispuestos a asumir quienes acá, en Colombia, trabajan para el Estado con sueldos que envidiarían no solo sus pares de Latinoamérica, sino incluso varios países del mundo desarrollado, al tiempo que amplios sectores de la población afrontan problemas económicos cientos de veces más graves que los de los estadounidenses.

Es que definitivamente, varios niveles de Estado gozan irresponsablemente de salarios inflados, que no corresponden a la realidad nacional. Los ingresos de los parlamentarios, con más de 10 mil dólares al mes sin contar otras gabelas, son los que encabezan la lista, a la cual, no obstante, hay que agregarle otros más en la rama judicial y varios  en el cuerpo diplomático.

Y s√≠, es cierto que muy dif√≠cilmente quienes tienen este tipo de ingresos costeados por los contribuyentes, van a renunciar voluntariamente a ellos. De hecho, ni siquiera legalmente podr√≠an hacerlo, aspecto que cambia entonces el foco de atenci√≥n hacia el Ejecutivo, que desde el ministerio de Hacienda o incluso desde la misma presidencia de la Rep√ļblica, est√° en mora de emular al pa√≠s del norte y meter en el congelador los salarios de los funcionarios p√ļblicos que no se compadecen de la realidad nacional.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad