El algodón | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-03-19 16:21:35

El algodón

Se puede lavar sin problema alguno a 95¬ļ C y planchar a m√°s de 150¬ļ C. Es una¬† fibra natural que puede absorber 20% de su propio peso en humedad sin que, de manera forzosa, se sienta mojado.
El algodón

Es el algod√≥n, el que recibe maltratos y no ¬Ďchista¬í. En Navidad algunos lo despedazan, los vuelvan trizas y lo ponen en √°rboles, mientras que √©l, en su ¬Ďnobleza¬í, se deja llevar. Es m√°s, al siguiente a√Īo lo vuelven a utilizar y sus motas siguen ah√≠, tan campantes y relucientes.

Tambi√©n sirve para limpiar heridas. Otros lo incorporan a las almohadas para hacer m√°s suave el descanso. Ni hablar de los algodones de az√ļcar, que nos transportan a la muchedumbre de ensue√Īos de nuestra infancia.

¬†Ser√≠a de bueno que todos fu√©ramos como el algod√≥n. Que pudi√©ramos¬† asumir los problemas con inteligencia y, de paso, abrirnos camino cuando estemos perdidos en las mara√Īas de la vida.

La especie de algod√≥n que hoy muestra la P√°gina Espiritualidad nos ense√Īa que todos podemos salir de cualquier embrollo si lo enfrentamos con juicio, serenidad, paciencia y tolerancia.

Recuerden, el algod√≥n nunca pelea. Y no es que no pueda refunfu√Īar; es que √©l, en su propia naturaleza, aprendi√≥ a resistir.

Incluso, puede servir de cura para las heridas, y al mismo tiempo puede ser ¬ďdulce¬Ē para los ni√Īos.

Por más que usted lo maltrate, puede tener la certeza de que el algodón siempre será agradable al tacto, pues deja circular el aire y permite la transpiración.

Sí, el algodón también es resistente a la fricción, a las rasgaduras y al calor. Tampoco produce alergia alguna.

¬ŅAcaso podr√≠a alg√ļn d√≠a usted ser como el algod√≥n?

No, no le estamos pidiendo que se aguante todo, que sufra hasta más no poder y que siempre ría. De eso no se trata este mensaje. Lo que queremos es que en su mente puede tener un motor que le genere angustia por sus problemas o, por el contrario, un taller en donde fabrique su gozo por la vida.

El algodón, cuando lo maltrata, entiende que su dolor puede ser un excelente motivo para ser fuerte. En el caso suyo, el dolor por la partida de un ser querido o la pérdida de un amor o tal vez un empleo, pueden fortalecer su carácter.

A veces las cosas que usted califica como desastrosas, se convierten en oportunidades de ejercitar sus iniciativas para convertir algo ¬ďmalo¬Ē en una magn√≠fica bendici√≥n.

Eso es lo que nos ense√Īa el algod√≥n. Su fruto es una c√°psula que tiene en su interior entre 10 y 20 semillas envueltas en una fibra blanca que, al crecer, sale al exterior. Haga como √©l, abra su c√°psula e imagine caminos y medios para no dejar sevencer, a pesar de que la vida lo trate ¬ďa las patadas¬Ē.

El algod√≥n de az√ļcar

Naci√≥ en Inglaterra, de manera m√°s exacta en 1870. Y se dice que ¬ďnaci√≥¬Ē, porque en ese tiempo alguien not√≥ el llamdao ¬ďmilagro¬Ē del algod√≥n de az√ļcar.

¬ŅEn qu√© consisti√≥? En una casa de labriegos se coloc√≥ un recipiente al sol, que no era otra cosa que uno de esos platos de barro que se ponen encima del fog√≥n. La idea era cocinar un alimento. Al¬† estar en el fuego dicho utensilio, de manera accidental cay√≥ az√ļcar sobre √©l. La se√Īora de la casa trat√≥ de quitarla¬† r√°pidamente, pues¬† pens√≥ que al empezar a cocinar, la comida ser√≠a¬† dulce.

Sin embargo, no lo pudo evitar, quedando una estela de una¬† fibra extra√Īa que sal√≠a¬† de la paila. Esa fibra fue el primer algod√≥n de az√ļcar que se haya preparado en el mundo, al menos que se sepa.

Para aquella época surgieron muchos interrogantes sobre cómo se formó este delicioso alimento.

Entre los a√Īos de 1880 y 1910 surgi√≥ lo que fue la primera m√°quina de algod√≥n, que empez√≥ a viajar por todo el mundo a trav√©s de los circos.
Desde entonces, el algod√≥n de az√ļcar nos ense√Īa a todos, que la vida puede ser m√°s dulce.

Alguien dir√°, los diab√©ticos no piensan lo mismo. ¬°Pues no hay tal! En Fundaci√≥n, Magdalena, un coste√Īo se invent√≥ el algod√≥n de az√ļcar diet√©tico. Tal vez no sepa lo mismo; sin embargo todo depende de la forma como usted pretenda saborear la vida.

¬Ņpor qu√© usted no es feliz?

¬Ö Porque no acepta su vida con todo su esplendor.
… Porque no comprende que en este mundo también hay espacio para la tristeza, la nostalgia y dolor. Eso sí, debe evitar quedarse estampillado con esos rótulos.
… Porque no posee las herramientas necesarias para saber cómo cambiarse uno mismo, antes que cambiar a los demás.
¬Ö Porque no ha aprendido a disfrutar de las cosas sencillas de la vida como las de contemplar el arco iris, el atardecer o el propio amanecer.
... Porque no sabe disfrutar de un buen día de descanso.
... Porque no disfruta el olor de la tierra mojada por la lluvia.
... Porque jam√°s contempla el bostezo de un beb√©, ni disfruta de la compa√Ī√≠a de sus hijos.
… Porque cree que el dinero lo es todo, cuando sólo es un mecanismo más para conseguir lo esencial.
... Porque cree que es el √ļnico que sufre.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad