Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
20ºC
Actualizado 10:13 pm

8.000 ancianos van a quedar en la calle | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-29 05:00:00

8.000 ancianos van a quedar en la calle

Los recursos de la Estampilla Pro Anciano, los principales ingresos con los que contaban los asilos de Bucaramanga y de Santander, no llegar√°n m√°s a las ya ¬Ďexiguas¬í arcas de estas instituciones geri√°tricas.
8.000 ancianos van a quedar en la calle

La raz√≥n: el Gobierno Nacional, a trav√©s del Ministerio de Protecci√≥n Social, acaba de sancionar y aprobar la Ley N¬ļ 1276, mediante la cual se ordena darles otra destinaci√≥n a estas partidas, quit√°ndoles estos beneficios a los ancianos de escasos recursos econ√≥micos de la regi√≥n.

Seg√ļn la norma, la plata que se les giraba a los 56 asilos que funcionan en Santander, ahora s√≥lo llegar√° a los ¬ďCentros Vida¬Ē, creados bajo la administraci√≥n del ex alcalde de Bucaramanga, N√©stor Iv√°n Moreno Rojas, e implementados en todo el pa√≠s.

El inconformismo que genera la Ley, es que a los citados ¬ĎCentros Vida¬í asisten ancianos que tienen hogares propios e incluso que cuentan con recursos para satisfacer sus necesidades b√°sicas. Mientras tanto, a los asilos llega la poblaci√≥n adulta que afronta graves problemas econ√≥micos y de salud.

La denuncia fue oficializada ayer por Mar√≠a Alejandra Angarita Cha√≠n, presidenta de la Asociaci√≥n Santandereana de Bienestar del Adulto Mayor, al tiempo que se√Īal√≥ que la medida ¬ďdejar√° en una quiebra mayor a nuestras instituciones¬Ē.

Argument√≥ que, as√≠ las cosas, ¬ďlas instituciones geri√°tricas, que atendemos a los ancianos abandonados por sus familiares y que no cuentan con un solo peso para su subsistencia, nos quedaremos sin dinero para brindarles asistencia a estas humildes personas¬Ē.

En consecuencia, dijo la funcionaria, ¬ďnos veremos en la penosa necesidad de entregarles a la Alcald√≠a de Bucaramanga y a la Gobernaci√≥n de Santander los cerca de 8 mil adultos que viven de caridad en los asilos del Departamento¬Ē.

Precis√≥ que los recursos del citado ¬Ďtimbre¬í eran importantes porque, de alguna forma, ¬ďaliviaban un poco la crisis presupuestal por la que atraviesan nuestras sedes¬Ē.

Record√≥ que los asilos pobres de la ciudad viven de los recursos que, por caridad, aportan los santandereanos: ¬ďNo es justo que se les quite esta contribuci√≥n a personas que no disponen de ning√ļn otro beneficio para sobrevivir a su penosa situaci√≥n de miseria¬Ē.

Denunci√≥ que la iniciativa de destinar estos recursos a los ¬ĎCentros Vida¬í, responde ¬ďm√°s a un inter√©s politiquero que a otra cosa¬Ē.

Adem√°s, a√Īadi√≥ que con la aprobaci√≥n de la pol√©mica ley, se desconoci√≥ el trabajo que los asilos han venido desarrollando durante m√°s de 50 a√Īos.

¬ďTODOS VAMOS PA¬íVIEJOS¬Ē

La poblaci√≥n de Bucaramanga est√° envejeciendo a pasos agigantados. Tanto que seg√ļn los c√°lculos de la Direcci√≥n de Hogares Geri√°tricos de Santander, se espera el ingreso de dos mil nuevos ancianos en los asilos locales.

En la capital santandereana, de acuerdo con las proyecciones del Departamento Nacional de Planeaci√≥n, para los pr√≥ximos 20 a√Īos la poblaci√≥n mayor de 60 a√Īos se incrementar√° en un 131%, un porcentaje escandaloso para un municipio con tan poca capacidad de albergue geri√°trico.

El Centro de Bienestar del Anciano, la Corporación Albeiro Vargas, el Asilo San Antonio y el propio Asilo San Rafael de Bucaramanga tienen en total un sobrecupo de 938 ancianos, sin contar con los viejos indigentes y los que viven en condiciones infrahumanas en los asentamientos subnormales.

En Colombia, en términos absolutos de personas viejas en el 2012 existirá una población cercana a los cinco millones 712 mil ancianos. Elevada cifra para un país con tan pocas políticas encaminadas a defender la tercera edad.

Los estimativos para la pr√≥xima d√©cada aclaran que es probable que por cada menor de cinco a√Īos, existan tres personas mayores de 75 a√Īos o m√°s.

Publicada por
Contactar al periodista
Ahora en Whatsapp
Publicidad
Publicidad
Publicidad