Publicidad
S√°b Ago 19 2017
23ºC
Actualizado 01:41 pm

El Nuevo Recorrido de José Saramago | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-31 00:48:10

El Nuevo Recorrido de José Saramago

¬ĎA viagem do elefante¬í est√° dedicada, como ya es costumbre, a Pilar, quien, seg√ļn las palabras del Premio Nobel de Literatura 1998, ¬ďno dej√≥ que yo muriera¬Ē.
El Nuevo Recorrido de José Saramago

Por otro lado, esta narraci√≥n, compuesta de dieciocho cap√≠tulos, guarda bastante relaci√≥n con el famoso cuento de Saramago titulado ¬ĎEl cuento de la isla desconocida¬í y con la novela ¬ĎLa balsa de piedra¬í, cuya historia se dedica en su mayor parte a todo un itinerario que, en este caso, acomete el paquidermo junto a su cuidador. Tal vez por eso es que el ep√≠grafe que sirve de puerta de inicio a esta obra hace alusi√≥n a este √©xodo emprendido por los personajes del relato: ¬ďSiempre acabamos llegando a donde nos esperan¬Ē.

En esta bella narraci√≥n hay continuas alusiones al proboscidio y al viaje que √©ste realiza. Por ejemplo, ¬ďhay quien dice que el hombre fue hecho con las sobras del elefante, ya fuera por los valores simb√≥lico, intr√≠nseco y mundano del animal¬Ē, o cuando Subhro comenta que ¬ďcreo que nunca entender√© a los elefantes. Sepa vuestra se√Īor√≠a que yo vivo con ellos casi desde que nac√≠ y todav√≠a no he conseguido entenderlos¬Ö

Tal vez porque el elefante sea mucho m√°s que un elefante¬Ē. Palabras que de una u otra manera hacen pensar que este paquidermo es m√°s que un simple animal y en ello est√° la grandeza y creatividad del autor de ¬ĎLas intermitencias de la muerte¬í, pues, pone al lector en el laberinto y en la encrucijada de descifrar este gran enigma, tropo o met√°fora que, como dir√≠a Paul Ricoeur en ¬ĎLa met√°fora viva¬í, ¬ďes el proceso ret√≥rico por el cual el discurso libera el poder que tienen ciertas ficciones de redescribir la realidad¬Ē.

Este texto de Saramago contiene una alta dosis de sabidur√≠a, de la desesperanza tan caracter√≠stica en este autor, pero tambi√©n de la posibilidad de ver que el futuro puede llegar a ser mejor, pues, a pesar de que, como se plantea en la obra, ¬ďnadie puede huir de su destino¬Ē, y de que ¬ďla dura experiencia de la vida nos ha demostrado que no es aconsejable confiar demasiado en la naturaleza humana, en general¬Ē, ¬ďel respeto por los sentimientos ajenos es la mejor condici√≥n para una pr√≥spera y feliz vida de relaciones y afectos¬Ē; es decir, que ¬ĎEl viaje del elefante¬í, m√°s que una novela, es una cordial invitaci√≥n a un replanteamiento de la condici√≥n del ser humano para que de esta manera surja un cambio, una revoluci√≥n, un sue√Īo que pueda ser tangible, pues, como lo escribe el novelista portugu√©s, ¬ďsi todo el mundo hiciera lo que puede, el mundo ser√≠a, con certeza, mejor¬Ē.

Es una obra aleccionadora que permite, con el transcurrir de los breves capítulos que la componen, llegar a despertar cierta curiosidad por Salomón (más tarde llamado Solimán),  por Subhro (Fritz) y por todas las aventuras, anécdotas y situaciones que padecen y que hacen que cada vez estos seres tan disímiles se unan. Una obra que hace pensar en la pareja conformada por Sancho Panza y Don Quijote de la Mancha, por la semejanza de momentos, locuras, corduras y padecimientos vividos por estos célebres personajes.

Adicional a todo esto, esta nueva obra de Saramago es una aut√©ntica mezcla de temas, ya que as√≠ como hay l√≠neas dedicadas a Europa y a lugares representativos de este continente, como Lisboa, Valladolid y Viena, entre otros, hay p√°rrafos en los cuales este homenajeado autor dedica a su oficio de novelista, que para el narrador es sin√≥nimo de ¬Ďficcionista¬í y de ¬Ďmentiroso¬í, y en los que ofrece disculpas como creador de novelas, pues, ¬ďse le tendr√°n que perdonar ciertas libertades en nombre no s√≥lo de su derecho a inventar, sino tambi√©n de la necesidad de rellenar los vac√≠os para que no se llegue a perder la sagrada coherencia del relato¬Ē. ¬†

¬ĎEl viaje del elefante¬í es una obra cr√≠tica donde el autor no pierde tiempo para jugar con las palabras y asumir ese rol de provocador que siempre ha sido su mejor carta de presentaci√≥n. Una provocaci√≥n hecha con inteligencia, con sabidur√≠a y con la madurez que solo la edad puede ofrecer, ya que √©l asume que ¬ďel pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustar√≠a recorrer como si de una autopista se tratara, mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qu√© hay debajo de ellas¬Ē, y √©sta es, precisamente, la loable labor de este gran hombre con coraz√≥n de novelista e inagotable fuente creadora de met√°foras.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad