Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
23ºC
Actualizado 05:56 pm

Dejen la lengua quieta | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-31 05:00:00

Dejen la lengua quieta

Santandereanos y santandereanas: este párrafo deberían leerlo los/las profesores/as para que después de someterlo al criterio de los/las rectores/as del colegio, lo hagan conocer de los/las alumnos/as quienes, además, deberían llevarlo a sus casas para compartirlo con sus padres/madres, mientras acarician suavemente a sus mascotas/mascotos.
Dejen la lengua quieta

Lo anterior debido a que últimamente los/las columnistos/as de los periódicos nos hemos visto abocados y abocadas a no hacer discriminación de género en el lenguaje, so pena de ser señalados/as como sexistas o discriminadores/as del género en el lenguaje.
Crótatas, que a veces se considera mascota, insiste en que todo esto es una tontería y hasta ahora se ha negado a aceptar el título de “mascoto” pues, dice que “dejarnos penetrar hasta en la lengua por las feministas sería dar una muestra de debilidad que nos haría pasar el punto de no retorno en la estupidez humana”.  

Y es cierto. Si esta causa gana más curso, tendríamos que replantear de esta manera el antiguo y muy generoso lema de la tierrita: “Quien pisa tierra de Santander es santandereano… o santandereana”. También tendríamos que pedir a Fernando Vargas que acabe con la terrible discriminación que siempre se ha hecho con el género femenino en uno de los principales parques de la ciudad, cual es el de “Los Niños”; obviamente habría que rebautizarlo como el parque “De las niños y de los niñas”, pero eso sería muy infantil y no creo que el alcalde esté para esas cosas.

La cuestión, aunque parezca, no es chiste y hay que ponerle freno antes de que el alcalde de Moscú tenga que empezar sus discursos diciendo: “Camaradas y camarados moscovitas y moscovitos…”. ¿O qué tal el gobernador de Boyacá refiriéndose a sus paisanos como boyacenses y boyasonsas? Ahora, si gracias a que vivimos en Colombia y viajamos por ella, vamos a la bella tierra del Tolima, podríamos toparnos con una salada al gobernador después de haber saludado a su gente como “tolimenses y tolimensas”. ¡Hasta Obama tendría problemas! ¿Qué tal se la gane el feminismo y tenga que salir al balcón de la Casa Blanca a saludar a su pueblo como “estadounidenses y estadounidensas”?

Así, pues, amigas y amigos, tengamos cuidado de los/las terrícolos y terrícolas que piden igualdades donde no es necesario y cuidemos el/la idiomo/idioma para que no vayamos a terminar escribiendo columnas/columnos muy aburridas/os que ustedes como humanos/as letrados/as no leerían jamás.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad