La mentira descubierta | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-31 05:00:00

La mentira descubierta

El Dr. Arun Gandhi, nieto de Mahatma Gandhi y el fundador del ¬ďInstituto Gandhi para la Vida sin Violencia¬Ē en la Universidad de Puerto Rico, comparti√≥ la siguiente historia como un ejemplo de la vida sin violencia en el arte de ser padres: ¬ďYo ten√≠a 16 a√Īos y estaba viviendo con mis padres en el Instituto que mi abuelo hab√≠a fundado a 18 millas en las afueras de la ciudad de Durban, en Sud√°frica, en medio de plantaciones de az√ļcar.
La mentira descubierta

Estábamos bien adentro del país y no teníamos vecinos, así que a mis dos hermanas y a mí siempre nos entusiasmaba el poder ir a la ciudad a visitar amigos o ir al cine.

Un día mi padre me pidió que lo llevara a la ciudad para atender una conferencia que duraba el día entero y yo salté a la oportunidad. Como iba a la ciudad, mi madre me dio una lista de cosas del supermercado que necesitaba y como iba a pasar todo el día allá, mi padre me pidió que me hiciera cargo de algunas cosas pendientes como llevar el auto al taller.

Cuando desped√≠ a mi padre √©l me dijo: ¬ďNos vemos aqu√≠ a las 5 p.m. para ir a la casa¬Ē.

Despu√©s de completar todos los encargos, me fui hasta el cine m√°s cercano. Me enfoqu√© tanto con una pel√≠cula doble de John Wayne que me olvid√© del tiempo. Eran las 5:30 p.m. cuando me acord√©. Corr√≠ al taller, consegu√≠ el auto y me apur√© hasta donde mi padre me estaba esperando. Eran casi las 6 p.m. √Čl me pregunt√≥ con ansiedad: ¬ŅPor qu√© llegas tarde?

Me sentía mal por eso y no le podía decir que estaba en cine y le dije que el auto no estaba listo y tuve que esperar. Esto lo dije sin saber que mi padre ya había llamado al taller.

Cuando se dio cuenta que hab√≠a mentido, me dijo: ¬ďAlgo no anda bien en la manera en que te he criado; no te ha dado la confianza de decirme la verdad. Voy a reflexionar qu√© es lo que hice mal contigo. Voy a caminar las 18 millas a la casa y pensar sobre esto¬Ē. As√≠ que vestido con su traje y sus zapatos elegantes, empez√≥ a caminar hasta la casa por caminos que no estaban cementados ni iluminados. No lo pod√≠a dejar s√≥lo, as√≠ que yo manej√© 5 horas y media detr√°s de √©l. Viendo a mi padre sufrir la agon√≠a de una mentira est√ļpida que yo hab√≠a dicho, decid√≠ desde ah√≠ que nunca m√°s iba a mentir.

Muchas veces me acuerdo de este episodio y pienso que si me hubiese castigado de la manera que nosotros castigamos a nuestros hijos, ¬Ņhubiese aprendido la lecci√≥n? No lo creo. Hubiese sufrido el castigo y hubiese seguido haciendo lo mismo. Pero esta acci√≥n de no-violencia fue tan fuerte que la tengo impresa en la memoria como si fuera ayer.¬Ē ¬°Este es el poder de la vida sin violencia!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad