Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
20ºC
Actualizado 10:00 pm

Un país bloqueado | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-01 05:00:00

Un país bloqueado

La política existe para debatir los problemas y escoger entre soluciones alternativas. Pero la política colombiana parece hecha para evadir las discusiones de fondo y esconder las salidas alternativas. Por eso la nuestra es una sociedad bloqueada, cuya historia política refleja pero no resuelve las enormes tensiones que sufrimos.
Un país bloqueado

Esas tensiones provienen sobre todo de tres fuentes: el conflicto armado, la evolución del mercado de la droga y los cambios reales o sentidos en el nivel de vida del electorado. Y sin embargo estos temas no son el centro del debate político, no se resuelven desde la política y no se atienden desde la política. Veamos los tres problemas, conflicto, droga y pobreza.

1. Los hitos de la pol√≠tica colombiana han sido coletazos del conflicto armado. Sin el conflicto no habr√≠an sido el siglo XIX ni el Frente Nacional, ni la Constituyente, ni habr√≠an sido muchos presidentes. Y por supuesto la doble (o triple) elecci√≥n de √Ālvaro Uribe se debe a la existencia de un conflicto armado: si no existieran las Farc, Uribe no ser√≠a presidente, sin el Ej√©rcito no existir√≠an sus √©xitos y sin paramilitarismo no existir√≠an sus cr√≠ticos.

Este gobierno es hijo del conflicto armado. Pero ni siquiera la conducción de la guerra ha estado sometida a escrutinio político: ni los partidos, ni el Congreso, se han ocupado de los cambios de estrategia bajo Uribe (del Plan Patriota al Victoria y al Consolidación) no han mirado los costos ni han evaluado seriamente a las fuerzas armadas.

2. El narcotr√°fico ha influido tanto en nuestra vida p√ļblica que en lugar de pol√≠tica aqu√≠ hay narco-pol√≠tica. Desde la ¬ďventanilla siniestra¬Ē hasta los ¬ďemergentes¬Ē, pasando por Escobar, Lara y Gal√°n, la Catedral, la Constituyente, Samper, el 8.000, el Plan Colombia o Ralito, la plata o la violencia de la droga han marcado cada paso de los √ļltimos 30 a√Īos. Y sin embargo la pol√≠tica antidroga tambi√©n est√° excluida meticulosamente del debate pol√≠tico. El narcotr√°fico (que financia las campa√Īas) no es un tema de campa√Īa. Los partidos ¬ďse alternan¬Ē y los candidatos venden sus ¬ďprogramas¬Ē pero ninguno hace nada distinto frente al desaf√≠o m√°s grande que tenemos.

Cada gobierno se limita a proseguir, m√°s a√ļn, a escalar, la ¬ďguerra contra la droga¬Ē e ignorar las salidas alternativas.
No me refiero a alternativas radicales como la ¬ďlegalizaci√≥n¬Ē. Me refiero a las opciones sensatas y factibles, que incluso cuentan con la simpat√≠a de gobiernos en Europa y EU: la no fumigaci√≥n, la dosis personal, la prevenci√≥n¬ÖSi ni siquiera el avance de esta ¬ďguerra¬Ē es objeto de escrutinio pol√≠tico: no sabemos si Colombia produce o exporta m√°s o menos droga, si unos programas son m√°s eficaces que otros o si los costos compensan el beneficio.

3. Nuestros políticos compiten sobre la base de dos grandes prácticas: el clientelismo y la demagogia. Una funciona porque en Colombia abunda la pobreza y otra funciona porque abunda la exclusión.

Y sin embargo la pobreza y la exclusi√≥n no son objeto del debate pol√≠tico. A diferencia de Ecuador, Venezuela y Bolivia, pero tambi√©n de Argentina o Brasil, las movilizaciones y protestas populares no existen y cuentan a√ļn menos a la hora de votar.
Así que aquí sale sobrando la política porque refleja al país pero no le da salidas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad