Publicidad
Jue Mar 30 2017
24ºC
Actualizado 11:45 am

Absurdo judicial | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-02 05:00:00

Absurdo judicial

El profesor Gregorio Montebell anda por estos días pagando escondederos porque no sabe qué respuesta darle a un pobre tipo afectado por otra situación que demuestra que en Colombia el sistema judicial es un absurdo.
Absurdo judicial

Resulta que hace veintidós años hubo un accidente: por quién sabe qué circunstancias un vehículo atropelló a un muchacho en una vía importante de Bogotá y el conductor se dio a la fuga, pero la gente vio el carro y alertó a las autoridades. Se trataba de algo así como un Renault 4 en la Bogotá de entonces; pues agarraron a los dos primeros que se les parecieron y listo.

Días después, cuando el muchacho lesionado dio su versión de los hechos, se supo que el automóvil involucrado quedó con el vidrio panorámico roto y con abolladuras visibles, así que ninguno de los dos sindicados era culpable, puesto que sus vehículos estaban en perfecto estado. Los del juzgado, cumpliendo con su parte, los citaron a rendir indagatoria y a partir de lo expuesto por el afectado, fueron eximidos temporalmente de culpa. Seguramente con el fin de continuar con el proceso, el hombre de marras fue llamado nuevamente al juzgado, pero ya no vivía allí y, algunos años más tarde, por “huir de la justicia colombiana”, le libraron orden de captura hace diecisiete años.

Desde entonces el hombre ha tenido que soportar vejámenes permanentes. Los más duros, cuando lo detienen, especialmente en las redadas tipo “El cazador”, porque tiene que someterse al hecho de la detención y traslado hasta las instalaciones del ente encargado del asunto y recurrir a sus amigos para que presenten algún tipo de prueba que lo saque cada vez de la bochornosa situación. Lo menos duro es que cada vez que quiere ingresar a un lugar donde hay sistema de información le echan mano de nuevo.

La respuesta del profesor Montebell fue inmediata: “Pues pida en el juzgado que aclaren la situación”. No funciona. El juzgado notificó alguna vez al DAS –en una de las detenciones– y el hombre tiene certificado judicial, pero el archivo del caso no aparece, por lo que –y aquí viene la parte más absurda– el juzgado no puede probarle a TODAS las oficinas de TODOS los entes judiciales que el tipo es inocente.

Hace diecisiete años las autoridades colombianas lo están buscando; no saben para qué, ni para quién, ni por qué, ni saben nada de nada; sólo que hay que detenerlo cada vez ¿Cómo la ven?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad