Publicidad
Publicidad
Sáb Oct 1 2016
19ºC
Actualizado 03:38 pm

El control y vigilancia del fútbol | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-26 05:00:00

El control y vigilancia del fútbol

El control y vigilancia del fútbol

Los quijotes que con más entusiasmo que capacidad económica fundaron dichas instituciones usaron la figura jurídica de las asociaciones sin ánimo de lucro para ello pues lo que estaban creando era eso, entidades donde había más ánimo y espíritu de asociación que solidez del patrimonio económico de cada club.

Con esa armadura se vivió la época de El Dorado del fútbol en los años 50 y las décadas subsiguientes en que los clubes tuvieron momentos de solvencia y años de dificultades por falta de liquidez económica.

La amarga realidad que vivió el país a partir de mediados de los años 70 del pasado siglo puso en evidencia que la débil e inocente estructura de las asociaciones sin ánimo de lucro usada por los clubes de fútbol era una fachada sin par para actividades económicas oscuras relacionadas con el lavado de dinero sucio y otras irregularidades.

Y por no haber actuado oportunamente las entidades de control del Estado frenando lo que audaces delincuentes comenzaron a hacer, el fútbol cayó en una maloliente charca.

Ahora, más de 30 años después de haber llegado a todo el sistema venoso del fútbol colombiano los dineros sucios, el Estado trata de poner orden y autoridad en tal actividad deportiva y empresarial. El más reciente paso es un proyecto de Ley presentado a estudio del Congreso para “meter en cintura” a los clubes de fútbol.
¿Será el proyecto presentado el bálsamo anhelado para que cese todo lo incorrecto que ha habido en este deporte en las tres últimas décadas?

El proyecto contempla que la estructura de asociaciones sin ánimo de lucro no siga siendo usada por los clubes de fútbol y se constituyan sociedades comerciales en las que todos los asociados hagan aportes de capital y conforme a lo regulado por el Código de Comercio, al final de cada ejercicio social se repartan utilidades entre sus accionistas.

Pero, ¿será realmente la sociedad anónima la figura jurídica apta para lograr corregir las mañas y sucias prácticas que han anidado en el seno de los clubes de fútbol? La respuesta es escéptica pues muchas sociedades son solo mascarones de proa de actividades delictivas.

El ser sociedades anónimas es un comienzo, pero lo más eficaz y necesario es el estrecho seguimiento, control, fiscalización y vigilancia que el Estado haga, a través de la Superintendencia de Sociedades, sobre las sociedades que se constituyan y tengan como objeto social la actividad futbolística.

Falta mucho para que el Estado ponga en cintura a los clubes de fútbol. El camino tiene sinsabores, pero algo debe resaltarse: lo propuesto es en principio bueno y si hay voluntad estatal, se puede  limpiar el fútbol y ponerle freno a transacciones nada claras en torno a pases de jugadores, transferencias, etc.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad