Inestabilidad constitucional | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Ene 17 2018
19ºC
Actualizado 05:16 pm

Inestabilidad constitucional | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-26 05:00:00

Inestabilidad constitucional

Inestabilidad constitucional

Las Constituciones, por definición, tienen una vocación de permanencia, están llamadas a perdurar en el tiempo, porque allí subyace la mejor expresión del sentir de una comunidad, de sus ideales, de su querer ser.

Tras el anuncio de una nueva reforma política -necesaria ante la dimensión de la crisis del Congreso, la cual fue soslayada en la reforma del 2003-, ahora le tocó el turno a la justicia, cuya propuesta oficial pretende lo siguiente:

Separar las competencias para investigar de las de juzgamiento de los congresistas. Formulación lógica, porque esas dos actividades deben desagregarse, por consideraciones elementales: quien investiga, al sentenciar, es seducido por la hipótesis que abrigó cuando recaudó la prueba.

Crear la doble instancia para el juzgamiento y para la pérdida de investidura de los congresistas. Tratamiento comprensible, porque la existencia del fuero -así los personajes no susciten simpatía alguna- paradójicamente no puede implicar restricciones en el derecho de defensa.

Restablecer el sistema de cooptación para las altas cortes, o sea que ellas mismas se elegirían. Solución a todas luces inconveniente, porque significa regresar a un mecanismo que en el pasado dejó una indeseable secuela: convertir a la administración de justicia en un feudo clientelista.

La Fiscalía se integraría a la rama ejecutiva. El contenido jurisdiccional de su gestión y su necesaria independencia ameritan mantenerla en esa rama.

5. El procurador sería elegido por el Congreso de terna planteada por el presidente. Es impresentable que la facultad de postulación sobre el titular del control disciplinario se radique exclusivamente en el jefe de la rama a la que precisamente vigila.

Inadmisible una reforma, cuya justificación no sólo luce muy débil -salvo un par de temas-, sino que no resuelve los problemas estructurales de la justicia: su insostenible congestión y lentitud, cuyo remedio está en los códigos y para adecuarlos no se necesita una Reforma Constitucional.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad