Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-06 05:00:00

Grímpolas

Grato el turismo. Bienvenido el turismo. Prosigue la buena costumbre de hablar intensamente del turismo y de se√Īalarlo como factor de progreso regional.
Grímpolas

A toda obra privada o p√ļblica que se proyecte, se le adjudica este medio que la estimula y justifica. Lo que ocurre es que solo una minor√≠a analiza la otra cara del turismo, como todo lo bueno tambi√©n perseguido por corrientes malignas que lo desfiguran. Qu√© indeseable el turismo de las vulgares francachelas, consumidoras de aguardiente y droga, contaminador de calles, avenidas y establecimientos indefinidos, en los que se dan las violaciones de la moral y la ley.

Las tres apreciadas ciudades colombianas de la Costa Atl√°ntica son emblemas del turismo, as√≠ como todas las cercanas a playas mar√≠timas. Pero como evidenciado caso, en Barranquilla, Cartagena y Santa Marta, no se ha logrado, en tantos a√Īos, que la parte buena del turismo cobije y participe a todos los sectores humanos que las integran.

Y contrariamente, son las mayor√≠as las que sufren las dificultades promovidas por la reiterada transitoriedad de ajenos grupos procedentes de todos los confines, bajo el signo del turismo. La miseria, la suciedad, el esc√°ndalo, la embriaguez, el vicio y la algarab√≠a, atentan contra la tranquilidad de los naturales, les encarecen el sustento y la vivienda, obstaculizan el funcionamiento de los servicios p√ļblicos y cada d√≠a se hace m√°s fuerte la franja que divide entre aprovechados y v√≠ctimas.

Para Bucaramanga y Santander deseamos un turismo pulcro y progresista, √©tico y bien educado. De sanas promociones evidentes. Qu√© bueno el turismo de las convenciones institucionales y profesionales; de los conciertos de teatro y m√ļsica; de los deportivos, de los literarios e hist√≥ricos; de los religiosos, de los universitarios y gremiales; de los investigadores de la ciencia y el ambiente; de los que exaltan el pasado en orden y promueven el porvenir cultural.

En fin, de los sociales que relacionan al sano pueblo y promueven su mejor estar. Ese es el turismo deseable que, desde luego, se divierte con la naturaleza y su paisaje, la charla y la cordialidad del intercambio, finalizando, si así se desea, en la fiesta y en la danza, promulgándose la decencia estimulante de todos los de aquí y los de allá.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad