La ciudad so√Īada | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 09:41 pm

La ciudad so√Īada | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-08 05:00:00

La ciudad so√Īada

Un corto art√≠culo sobre los √ļltimos cincuenta a√Īos de Bucaramanga. Se requiere¬† cerrar los ojos, comprimir unas cuantas ideas y molerlas¬† luego en la licuadora. Bucaramanga, la ciudad so√Īada, fue tal vez la de 1950 a 1960.
La ciudad so√Īada

Pocos habitantes, calles pavimentadas, parques, chicharras, aseo, servicios p√ļblicos, empresa de tel√©fonos, luz el√©ctrica, el mejor acueducto del mundo. La vida de los bumangueses transcurr√≠a sin mayores contratiempos y con las necesidades¬† satisfechas, como si fuese¬† una ciudad del primer mundo. Un carro cada media hora se asomaba al pare de una esquina. Veo al Doctor Alejandro Villalobos Serpa pasar con su Ford 42 sin¬† prisa a visitar un agonizante.

A Don √Āngel Mar√≠a Ch√°vez abriendo la puerta de su Botica Sotomayor. Al juez Albornoz, Mister Solo, bajar a pie por la calle 35, con sus brazos r√≠gidos, sin voltear a mirar a nadie. Los peri√≥dicos se disputan a gritos en la calle los lectores. Se logra¬† adem√°s trancar la erosi√≥n por un grupo de ingenieros decentes.

Luego, como la mayor√≠a de ciudades en Colombia y quiz√°s tambi√©n en el mundo, el problema ciudadano fue¬† un problema de ¬ďterrofagia¬Ē, comer tierra. Las zonas agr√≠colas adyacentes a la ciudad¬† fueron devoradas. Trasladarse fue un caos, todo se convirti√≥ en¬† lejan√≠a,¬† servicios costosos,¬† cada d√≠a m√°s veh√≠culos, ya nadie se conoc√≠a ni se saludaba.¬† Resumiendo, Bucaramanga entraba a la categor√≠a de ciudad selva. S√°lvese quien pueda. Pero no pequemos de pesimistas, tenemos un buen Alcalde. El gran salto para solucionar el ca√≥tico transporte p√ļblico cre√≥ otras molestias que llevan los bumangueses con resignaci√≥n.

La inseguridad es el pan diario. Sin que llegue a ser como otras ciudades campo de tiro. Bastante raponero y estafador, cada quien en su rebusque, dir√° el due√Īo del¬† Monte P√≠o, el T√≠o uno de los dos mil de la ciudad, el desarrollo est√° en proporci√≥n inversa al n√ļmero de prender√≠as de una ciudad. Tomar un taxi y mientras llega a su destino entablar por varias horas un di√°logo ameno con el taxista sobre la cat√°strofe del Atl√©tico, enterarse y despotricar sobre Serpa y Uribe, de un ortodoncista para Jara que cuando se bajo del helic√≥ptero yo cre√≠ que era Ciro Pab√≥n que tambi√©n estaba por all√°. Eso s√≠, no lo contradiga¬† porque se expone a que lo baje a patadas.
 
¬†Algo pas√≥ en Bucaramanga, se llen√≥ de buenos restaurantes, comida internacional, salimos los bumangueses del cabro y pepitoria y de las parrillas argentinas. Excelentes¬† pastas como¬† en Focaccia, Filetes y costillas de cerdo en Ummo, con la garant√≠a de la crianza limpia de la Facenda, pescados y mariscos a la peruana en Zhimu, acompa√Īarse de un buen tinto Peru de la Croix.

As√≠ puede el turista recorrer Bucaramanga siempre y cuando no decida tomar la calle 45 y vea el basurero en que se convirti√≥ Campo Hermoso; miles de chulos como en Bombay pasean con los caminantes y escarban las bolsas. Olvidaba algo. Si usted no aparece en el libro de Edmundo Gavassa, no existe. Gavassa es un perverso polimorfo, si fue su compa√Īero de estudios y le hizo una maldad ni le mande la foto ni le ruegue, no lo saca.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad