Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Después de la libertad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-08 05:00:00

Después de la libertad

Imposible ser√° olvidar el rostro emocionado de Sigifredo L√≥pez al ver a dos hombres j√≥venes (sus hijos que eran ni√Īos cuando la guerrilla lo secuestr√≥), que se abalanzaron sobre √©l para fundirse en un abrazo eterno y cubrirlo de besos.
Después de la libertad

Inolvidable tambi√©n la recepci√≥n del pueblo llanero a su ex gobernador Alan Jara y los primeros registros de los jubilosos rostros de los cuatro hombres pertenecientes a la fuerza p√ļblica. El mundo entero festeja hasta las l√°grimas su libertad, el regreso al seno de sus familias, a la sociedad de la que un d√≠a fueron arrebatados abruptamente.

En estos √ļltimos a√Īos hemos presenciado el regreso de muchos secuestrados, bien sea producto de rescates, evasiones o¬† liberaciones. Y al repasar cu√°les han sido sus primeras reacciones, surgen reflexiones sobre aspectos que de pasarse por alto, a√Īadir√≠an m√°s confusi√≥n sobre un tema tan vital para nuestro pa√≠s como es el camino para restablecer el orden y conseguir la anhelada paz.

Desde luego que cualquier an√°lisis debe partir de la comprensi√≥n y el respeto hacia todas las personas que han sufrido tan adversas e ignominiosas presiones durante su secuestro. Sin pretender juzgarlas, me atrevo a decir que he percibido dos patrones de pensamiento bastante definidos: el de los que pertenecen a la fuerza p√ļblica y el de los pol√≠ticos.¬† Los primeros (no recuerdo excepciones), no dudan en expresar su orgullo y lealtad hacia su instituci√≥n armada, su amor a la patria.

Condenan sin atenuantes las acciones de sus captores y generalmente son protagonistas de historias de hero√≠smo en cautiverio, al cuidar de sus compa√Īeros de infortunio.¬† No sabe uno de qu√© est√°n hechos estos hombres, qu√© s√≥lida formaci√≥n han recibido, c√≥mo tienen tanto coraje en medio de la adversidad, c√≥mo logran mantener intactas sus convicciones y su dignidad tras a√Īos de dolor y humillaci√≥n.¬† Sin duda, se sienten respaldados por su instituci√≥n.

Por otra parte, en las declaraciones de los pol√≠ticos liberados percibo confusi√≥n. Pudiera haber un trasfondo de agenda pol√≠tica y en alg√ļn caso particular, la b√ļsqueda de posicionamiento propio. La mayor√≠a aboga por una salida negociada, creyendo sinceramente que a la contraparte se le seduce con actos de buena voluntad.¬† Basta recordar el Cagu√°n para saber que se trata de una estrategia equivocada, pues nada hace m√°s da√Īo a la salida negociada, que afirmar que es la √ļnica posible. ¬†

Para llegar a una negociación exitosa, la sociedad, todos, debemos demostrarle a las Farc que estamos dispuestos a enfrentarlos y derrotarlos, que rechazamos enfáticamente sus abominables prácticas.  Eso lo tiene claro Uribe y también la mayoría de colombianos que lo respaldan. No es hora de flaquezas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad