Publicidad
Jue Mar 23 2017
20ºC
Actualizado 07:43 pm

Piedecuesta quiere conciliar | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-08 05:00:00

Piedecuesta quiere conciliar

Hoy en el barrio El Refugio se logró una conciliación importante. Aunque Miguel Cuellar –Juez de Paz y Reconciliación y Coordinador de Conciliación en Equidad- tuvo que manejar este proceso sólo con palabras, finalmente se consiguió que arrendatario y arrendador se pusieran de acuerdo.
Piedecuesta quiere conciliar

“Ayer a las tres recibí las llaves, con lo cual se soluciona el problema definitivamente”.

Los cinco jueces de paz y conciliadores que trabajan en la Comisaría de Familia de Piedecuesta, actúan como guías para dirimir los conflictos que involucran inmuebles y arriendos.

“Problemas de familia no podemos resolver porque no tenemos esa potestad”, señala Alirio Guerrero, Juez de Paz y Reconciliación y Secretario de la Jurisdicción especial de Paz y Justicia en Equidad.

Los conciliadores señalan que los conflictos por incumplimiento de arriendos son los más difíciles de resolver, debido a la situación económica que se extiende a todo el país.

“En otros casos hay personas que son ‘conchudas’, realmente. Tienen la manera de cancelar y no lo hacen”, señala Miguel Cuellar.
En la mayoría de las ocasiones se logra conciliar y el acuerdo es firmado por las partes en un acta de conciliación, lo cual contribuye a descongestionar los juzgados.

Si llega a incumplir este pacto, los jueces de paz están obligados a informar a los jueces ordinarios, quienes iniciarán un proceso que zanjará el desacuerdo.

Hasta el momento y gracias a la disposición de los Jueces de Paz y Conciliación, los piedecuestanos tienen el espacio para utilizar el diálogo como herramienta para promover la equidad y la convivencia.

También en el campo

Con anterioridad, en algunas veredas de Piedecuesta, los campesinos solicitaban a los grupos armados la intermediación para solucionar sus conflictos.

Sin embargo y como dice Miguel Cuellar, “los huevos les salían más caros que el caldo”, porque estos hombres les cobraban el favor.  

La servidumbre de caminos y los inconvenientes con los semovientes, son algunos de los problemas más frecuentes en la zona rural. “A veces sucede que uno de los propietarios no le permite a otro atravesar su predio, o de pronto la vaca se pasó la cerca y se comió el cultivo de la finca vecina”, explica Miguel Cuellar.

 “Cuando nos reunimos con ellos, nosotros no hacemos preguntas si las armas que llevan tienen sus papeles en regla, lo que nos interesa es hacer conciencia en los campesinos para que aprendan que la violencia no soluciona los conflictos, que lo más importante es el diálogo.

jUECES Y CONCILIADORES

* Carlos Eusebio Ardila y Teodoro Mendez: Jueces de Paz de Primera Instancia.
*Miguel Cuellar y Alirio Guerrero: Jueces de Paz y Conciliación.
*Leonardo Martínez, Conciliador en Equidad.

MEJORES CONDICIONES

Aunque con humildad, los Jueces de Paz y Conciliación reconocen que no cuentan con los elementos técnicos que se supondrían, hacen parte de cualquier oficina en el siglo XXI.

Los Jueces de Paz aún tienen que redactar las actas de conciliación a mano, porque no cuentan con un computador, o siquiera una máquina de escribir.

Ellos afirman que esto no es impedimento para continuar con su trabajo, pero solicitan a la Administración el apoyo logístico que se requiere para realizar su trabajo.

Por otra parte, aunque la Corte Constitucional dictaminó que los Jueces de Paz recibirían 18.000 pesos como retribución por su trabajo, en Piedecuesta se acordó que sólo se cobrarían 8.000 pesos como una contribución solidaria de los habitantes.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad