¬ŅConoce usted sus h√°bitos de compra? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
22ºC
Actualizado 09:41 am

¬ŅConoce usted sus h√°bitos de compra? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-26 21:54:27

¬ŅConoce usted sus h√°bitos de compra?

¬ŅEs usted de los que prefiere comprar en la tienda porque puede regatear y pagar al fiado? ¬ŅPrefiere adquirir ropa y calzado? Si es as√≠, usted encaja dentro del perfil de compra del bumangu√©s promedio.
¬ŅConoce usted sus h√°bitos de compra?

Al menos as√≠ lo muestran los resultados de un estudio que fue realizado por la firma Raddar, el cual explica cu√°les son los h√°bitos de consumo de los habitantes de la ¬ĎCiudad Bonita¬í, y sirve para entender cu√°l ha sido el peso de la inflaci√≥n este a√Īo en la capacidad adquisitiva del santandereano.

En primer lugar, el informe revela que el bumangués sigue siendo un comprador de tienda.

Explica Raddar que el comprador en Bucaramanga valora factores como la cercanía y el precio al momento de hacer las compras.
La tienda sigue siendo el canal preferido para las compras pues, dice el informe, el comprador regatea precios y, adem√°s, pide al fiado, situaciones que no se dan en otros formatos como los supermercados.

Esto también se explica porque dentro de las razones de las compras pesa el 50% la necesidad, por encima del gusto (21%), aunque este es un indicador que sigue aumentando, advierte la investigación.

En cuanto a los productos que más compra, el bumangués difiere un poco del promedio de compradores en el país.

La investigaci√≥n indica que cu√°ndo se les pregunt√≥ a los consumidores sobre los productos que adquirieron en su √ļltima compra, estos respondieron ropa y zapatos. (Ver cuadro). En el pa√≠s, los colombianos respondieron que la mayor parte de las compras fueron gaseosa y leche.

Sillas, televisores y lavadoras est√°n en el listado de los 10 productos que m√°s compran los bumangueses, de acuerdo al reporte de la √ļltima compra, mientras en los resultados pa√≠s se cuentan los cigarrillos, el pan y los chicles.

Los precios

En materia de inflaci√≥n, el informe de Raddar indica que al cierre de este a√Īo, y de acuerdo con los datos del incremento del costo de vida, el bumangu√©s asalariado promedio habr√° perdido 1,94% de su capacidad de compra.

Sin embargo, la investigación advierte que el mercado real de consumo en la ciudad habrá crecido.

Las proyecciones para el segundo semestre de este a√Īo muestran un crecimiento en la demanda de bienes durables como el estudio (90%), el veh√≠culo (90%) y la vivienda (80%).
Dicha variaci√≥n corresponde al incremento real entre el primero y el segundo semestre de este a√Īo proyectado.

Alimentos como la papa (10%), el arroz (20%) y la carne (30%) muestran los menores incrementos de demanda.
Al tiempo que los condones (40%) y las motos (60%) est√°n en un punto medio de demanda.

Cambio de tendencia

Las proyecciones para este a√Īo muestran un cambio de tendencia con respecto al comportamiento del consumidor bumangu√©s durante 2007.

Durante el a√Īo pasado, el bumangu√©s se destac√≥ por ser un gran comprador de alimentos, cuya demanda tuvo un incremento de 11.88%.

El estudio destaca que durante ese período el consumo de hogares creció 213,8%, aunque se registró una contracción de la capacidad de compra per cápita de -0,17%.

Para el segundo semestre de este a√Īo se esperan iguales efectos sobre la capacidad de compra de los consumidores bumangueses.

Esto, debido a los efectos de la inflación de los próximos seis meses que será de 1,36% (proyecta el informe), causando una inflación anual de 7,10%.

LA VOZ DEL EXPERTO

APUNTES SOBRE EL CONSUMO EN COLOMBIA EN 2008

Camilo Herrera Mora
Presidente de Raddar

Sin duda alguna el a√Īo 2.007 y el primer semestre de 2.008 han puesto en dificultades al consumidor y al mercado ante los choques de demanda y de oferta que se han presentado, y que algunos no quer√≠an aceptar.

La entrada de China y otros países asiáticos al mercado de libre competencia ha desencadenado una serie de macroefectos, que desembocaron en microtendencias.
El enorme flujo comercial de Asia con el mundo ha causado que el dólar pierda mucha de su fortaleza y entre en una fuerte devaluación, causando revaluaciones en todo el orbe, incluido Colombia.

Este debilitamiento del d√≥lar americano ha generado que en los √ļltimos meses los inversores financieros (para algunos en una clara posici√≥n de especulaci√≥n), comiencen a buscar productos m√°s s√≥lidos que los t√≠tulos de tesorer√≠a de los Estados Unidos, y por esto estamos presenciando que el poder de Nueva York se desv√≠e cada vez m√°s a la bolsa de productos b√°sicos de Chicago, donde los llamados ¬ďcommodities¬Ē cada d√≠a tienen precios m√°s altos por este fen√≥meno de aseguramiento de inversiones, y claramente acelerado por el aumento de la demanda presente y de futuros de los mismos por los nuevos mercados asi√°ticos.

Mientras los inversionistas se refugian en la rentabilidad de corto plazo de algunos cereales y del petróleo, los países asiáticos necesitan cada vez más carnes y cereales, y muchos otros artículos para cubrir sus necesidades de producción.

Este escenario ha hecho que gobiernos de grandes y peque√Īos pa√≠ses anden a tientas por los efectos de este proceso. Como es el caso de Colombia, que no puede aprovechar el aumento de los precios del petr√≥leo por la presencia de la revaluaci√≥n.

Como es evidente, esto llegó al bolsillo de los consumidores por medio de dos efectos muy claros: aumento de precios y desabastecimiento.

El desabastecimiento, que sin duda es uno de los causantes del aumento del precio de los alimentos, se da por un exceso de demanda y un fen√≥meno de mejor comprador y de un efecto ¬ďfirst come, first serve¬Ē, porque muchas de las cosechas ya estaban compradas en los mercados de futuros.

Todo esto ha causado que la mayoría de los bancos centrales del mundo hayan fallado en sus proyecciones de precios, causando que aquellos que tengan el modelo de inflación meta, hayan fallado.

Colombia es quizá uno de los países que más ha sentido estos efectos externos, que al unirse a claros choques internos, ha desembocado en un fuerte freno en la dinámica de consumo de los hogares.

Nuestro pa√≠s ha tenido la revaluaci√≥n m√°s fuerte del mundo, hemos incumplido la meta de inflaci√≥n en los √ļltimos 18 meses y vemos c√≥mo el pa√≠s se llena de importaciones que desplazan los productos locales de las g√≥ndolas de los grandes almacenes de cadena, dejando al consumidor con la satisfacci√≥n de comprar otras cosas, pero con la nostalgia de encontrar algunos de sus consumos tradicionales.

Este fenómeno ha reajustado la capacidad de compra de los colombianos y la composición de su canasta de consumo; por esto en un enorme esfuerzo Asomercadeo y Raddar unieron esfuerzos para diagnosticar y publicar el consumo de los hogares en 13 ciudades y para 176 grupos de consumo, y presentar una línea base sobre el consumo en los próximos 6 meses, para que el empresariado colombiano se prepare para los choques que vienen, y los transformen en grandes oportunidades.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad