Publicidad
Publicidad
Vie Dic 2 2016
20ºC
Actualizado 07:35 pm

“Preferimos dormir en el suelo a que nos alejen de nuestras familias” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-10 23:43:20

“Preferimos dormir en el suelo a que nos alejen de nuestras familias”

Claudio hace parte de la comunidad número 5 de la Cárcel Modelo de Bucaramanga, donde se encuentran delincuentes comunes y miembros de las Autodefensas que no están cobijados por Justicia y Paz. Afirma que tuvo que dormir durante seis meses en el suelo, en uno de los pasillos de su patio, mientras esperaba poder acceder a una celda, y que los primeros 15 días lo hizo al lado de los orinales.
“Preferimos dormir en el suelo a que nos alejen de nuestras familias”

Su versión coincide con uno de los motivos principales que tuvo la Defensoría Regional del Pueblo para instaurar  una acción de tutela por la “presunta vulneración del derecho a la dignidad humana, vida y salud de los internos que se hallan en dicho establecimiento carcelario, en condiciones de hacinamiento”; a lo que se suma el estado crítico en que se encuentra la construcción (tiene 50 años) y el lamentable estado sanitario.

Claudio no niega el hacinamiento en el que vive. Lo que no esperaba es que el fallo de la tutela a favor del organismo de control, emitido el pasado 30 de diciembre por el Juzgado Cuarto de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Bucaramanga, le ordenara al Inpec el traslado de internos hacia otros centros penitenciarios. “Entre estar al lado de los orinales e irme a otra cárcel, prefiero lo primero, el beneficio es mínimo comparado con lo que significa estar cerca a mi familia”, dice.

Vanguardia Liberal habló con los representantes de derechos humanos de las diferentes comunidades de la cárcel y constató que más del 70% de la población penitenciaria no está de acuerdo con la exigencia de los traslados. Afirman que no fueron consultados por la Defensoría Regional y que las demás cárceles del país se encuentran igualmente hacinadas. “Es una solución que nos quita la posibilidad de estar cerca de nuestras familias porque la mayoría de la población es bumanguesa”, explicaron.

Así viven los internos de la Cárcel Modelo

No hay eficiencia

El representante de la comunidad número 4, donde convive un grupo de 400 presos entre guerrilleros y delincuentes comunes en un espacio para 250, afirma que si bien es cierto que hay hacinamiento, también es cierto que la comunidad no ha pedido los traslados. “Las demás cárceles están en este momento igualmente hacinadas. Hay unos pocos que necesitan y quieren irse, pero en ese caso, el hacinamiento no disminuiría realmente”, dice.

Este interno, que hace parte del Comité de Derechos Humanos de la cárcel, explica que hay otras razones que inciden en el hacinamiento. “La ‘Ley de Pequeñas Causas’ también influye (primero lo guardan y luego lo investigan) y eso ha creado un porcentaje bastante alto de personas sindicadas”, dice. Sólo en su comunidad hay más de 200 presos sindicados. Agregó que abundan los casos donde se podrían sustituir penas en la cárcel. Y pone un ejemplo: un muchacho tiene que pagar dos años de cárcel por ‘raponear’ un celular cuando no hubo agresión.

“La tutela tiene buenas intenciones pero no soluciona el problema. Sí, hay personas que tienen que dormir por fuera de las celdas, pero las baterías sanitarias están siendo mejoradas por el Inpec. No se han colocado más porque el espacio no lo permite”, agregó.

Recogen firmas

La iniciativa surgió de los Comités de Derechos Humanos de la cárcel, que integran representantes de las siete comunidades, para pronunciarse sobre la inconformidad ante el fallo de la tutela.

“Hemos recogido firmas para parar esto. No estamos de acuerdo con el fallo de la tutela. Que se construyan más cárceles, dignas, para evitar el hacinamiento, pero que sean cercanas a los lugares donde se cometió el delito”, explicó uno de los representantes.

Otro de ellos, representante de la comunidad número 7, que agrupa a funcionarios públicos y personas de la tercera edad, cuenta que lleva 7 meses durmiendo en un pasillo, pero que prefiere esta situación a que se incrementen los gastos tanto de llamadas como de desplazamiento de su familia, si es trasladado. Insiste en que la descongestión depende en gran medida del trabajo eficaz de la rama judicial. “Hay personas que llevan saliendo a permiso de 72 horas hace más de un año y no han recibido este beneficio”.

También explica, que en su comunidad hay una persona de 82 años, otro de 70 y tres personas en silla de ruedas que podrían sustituir su pena en la cárcel por prisión domiciliaria. “Que los jueces de penas vengan, que se reúnan con nosotros, una cosa es que vean un nombre en un papel y otro que vean la cara y las condiciones en que se encuentran algunos”.

Uno de los representantes de la comunidad de Justicia y Paz, donde hay cerca de 400 internos entre postulados y delincuentes comunes, afirma que la Defensoría del Pueblo no tuvo en cuenta necesidades más urgentes que las remisiones. “Hemos tenido conocimiento, por parte de internos que han sacado, que viven en peores condiciones que acá y a eso se suma la necesidad de estar cerca de sus seres queridos”. Para este interno, el fallo de la tutela lo que hace es trasladar el problema a otras cárceles.  

Otro de los líderes del patio de Justicia y Paz explica que aquellos que llevan entre 5 y 6 años de condena, reconocen que el sistema penitenciario ha cambiado. “Nosotros mismos hemos contribuido a mejorar la convivencia a través de los comités de derechos humanos”. Y eso, según su testimonio, tiene mucho más valor que tener que dormir en el suelo.

“Esta tutela afectó al 70% de la población reclusa de la Cárcel Modelo. Nosotros (Justicia y Paz) convivimos con más de 100 presos sociales y uno ve la angustia de sus familiares. ¿Si no tienen 1.000 pesos para venir desde el Norte (de la ciudad) para visitar a su familiar, cómo van a tener 50 mil pesos para ir a otra ciudad?”, afirma.

Otro de los representantes del grupo de Autodefensas que no son cobijados por Justicia y Paz, explica que en su patio hay 530 personas y a excepción de un grupo de 80 que son de otras regiones del país, los demás aceptan que están acosados pero que los alienta tener la visita de sus seres queridos. “El fallo estaría dañando hogares antes de hacernos un favor con el hacinamiento” dice.

Según testimonios recogidos por esta Redacción, en cumplimiento de la tutela se han trasladado a condenados a 36 meses y que ya están a punto de cumplir su pena, o a personas que tienen audiencias dentro de dos meses.

Así las cosas, en la comunidad número 2, que sólo alberga a delincuentes comunes, ya se han recolectado 326 firmas en contra del fallo de la tutela de un grupo de 428.

El clamor es general y frases como ésta, se repiten: “Yo prefiero vivir en el suelo a que me alejen de mi familia”. Incluso, el representante de la comunidad homosexual, compuesta por 15 personas que conviven en un espacio muy reducido, explica que por voluntad propia se comprometieron a vivir en esas condiciones. “Es un patio para nosotros, en otras cárceles no tenemos ese privilegio”, agregó.

La estructura

Hasta el momento, la dirección de la Modelo ha gestionado la adecuación del rancho (lugar donde se prepara la comida), que será entregado en 20 días, así como la reconstrucción de baterías sanitarias en los patios más hacinados.

El área de sanidad, donde se atienden urgencias, ya está lista y se pondrá en servicio cuando se termine de construir el primer piso del Pabellón 1, que fue demolido completamente y está siendo reconstruido. La obra se inició en octubre de 2008 y se espera que esté lista en dos meses. Tendrá 240 celdas, para 480 internos.

Lo que dice la Defensoría

Ana Felicia Barajas, Defensora Regional del Pueblo, explicó que aunque no hubo un acercamiento con los internos para informarles sobre la acción de tutela, es su deber, como organismo de control. “Tenemos la misión constitucional de velar por la protección de los derechos humanos. Luego de que se hizo un informe y un monitoreo (a la cárcel), teníamos que hacer lo propio. Que le guste o no a los internos, nosotros no podemos hacer nada porque como Defensoría tenemos que proteger derechos como la dignidad”.

Barajas afirma que la intención con la tutela es que haya la voluntad política en el departamento para construir una cárcel nueva. “La tutela lo que busca es que reubiquen la gente, que hagan una cárcel nueva que cumpla con todos los requerimientos que no sólo exige la Constitución, sino los tratados internacionales en derechos humanos”.

La funcionaria insistió en que la Cárcel Modelo ya cumplió su ciclo productivo. “Fue creada para 700 internos y hoy tiene casi 2.000. Las autoridades de orden administrativo son las que tienen que tomar la decisión de si definitivamente vamos a seguir teniendo a los internos hacinados y violar su dignidad o si va a haber voluntad política”.

Frente a la inconformidad de los internos frente a los traslados, afirmó que la intención de la tutela era que se tomara una decisión definitiva, “pero como el Estado da soluciones con ‘pañitos de agua tibia’, decide trasladarlos, y en dos meses va estar la cárcel nuevamente hacinada”.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Ahora en Whatsapp
Publicidad
Publicidad
Publicidad