Publicidad
Publicidad
Vie Dic 2 2016
24ºC
Actualizado 03:08 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-09 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

  / con el gran Dios, con el jefe, a quien no hay que molestar / con la mujer o la suegra / que siempre nos lanzará/ alguna que otra palabra / para pensar y pensar / las damas de la familia, no se pueden ni mirar / ni esposas de los amigos, tampoco hay que cortejar / prestar plata a los compañeros es una costumbre fea / por más puntual que se pague / nunca se cancelará / y el favor ha de quedar / como una indelicadeza / o un buen dolor de cabeza, para el que no hay mejoral / si quiere que lo respeten, hay que saber respetar / su casa es como si fuera un reducto de moral / el crédito no se adquiere por buena fe o por decreto / solo se llega a obtener por cumplimiento leal / sinceridad y decencia son virtudes teologales / de caballeros leales / que no toman nunca trago / en reuniones de oficina / ni emborrachan a los jefes en bailes de navidad/ en novenas o saraos / donde los desaguisados, los depara la fortuna / por mala suerte parquiaos en el lugar no indicado / por eso no hay que probar / fatales desproporciones / ni fomentar situaciones que se pueden evitar.

Julio Valdivieso Torres


A los jóvenes estudiantes

Al empezar un nuevo año lectivo, nada más conveniente y provechoso que invitar a todos los jóvenes estudiantes a que se preparen con dedicación y responsabilidad para enfrentar el futuro. Pero además de capacitarse en sus planteles, se deben tener en cuenta otros aspectos que no se aprenden en los colegios y que es bueno analizarlos desde ahora:
- Si crees que tu profesor es duro, espera a tener un jefe. Este sí que no tendrá paciencia ni vocación para enseñarte.
- La vida no es tan fácil como parece; si todo te lo dan tus padres mientras estudias, después todo será muy diferente.
- El mundo no se preocupa por tu autoestima ni por tus talentos. El mundo espera que hagas algo útil por él.
- No empezarás a ganar diez o quince millones al mes sólo por salir del colegio o la universidad; no serás inmediatamente un alto ejecutivo o vicepresidente de una gran compañía con lujoso automóvil, computador y teléfono, hasta que con tu esfuerzo logres comprar estas cosas.
- Si te equivocas, no le eches la culpa a los demás o a la mala suerte, ni llores por tus errores; más bien aprende de ellos.
- En muchos planteles no te obligan a repetir el curso aunque cometas errores, te facilitan las tareas y tienes la oportunidad de aprobar. Esto no ocurre en la vida real, pues si fallas, estás despedido puesto que afuera hay muchos candidatos para ocupar tu puesto.
- Sé amable y respetuoso con los estudiosos y aplicados, pues existen muchas posibilidades de que termines trabajando para alguno de ellos.
Teniendo en cuenta lo anterior, es muy importante que los estudiantes se preparen responsablemente y adquieran los conocimientos necesarios para lograr un futuro exitoso.

Aristóbulo Hernández B.


Quién es quién en Santander

Con este título, el ilustrado ex presidente de la Academia de Historia de Santander, Edmundo Gavassa Villamizar, puso a circular el año pasado un libro en Santander con indudable éxito, dada la calidad de los materiales, la excelente presentación y las personalidades que contiene la publicación.

Lo primero que sorprende en Gavassa Villamizar es la fecundidad. Él no es hombre que dispone de las ocho horas diarias para escribir, pues las ocupaciones en la Academia, sus quehaceres en su oficina de negocios, le embargan buena porte del tiempo. Sin embargo, haber publicado más de diez libros, amén de una columna de opinión todas las semanas en Vanguardia Liberal durante muchos años, demuestra que el brillante santandereano es poseedor de una inteligencia y una consagración excepcionales. Sobre todo es necesario resaltar esto último, ya que es una virtud muy poco frecuente en Colombia y especialmente en Santander, en donde casi todo el mundo desfallece al menor contratiempo, o se cansa a los seis meses de acometer una tarea.

En el libro a que nos referimos y estamos analizando muy rápidamente, aparecen quinientos personajes entre periodistas, escritores, novelistas, poetas, hombres de empresa, abogados, médicos, ingenieros, pintores, escultores, en fin, los hombres más destacados de nuestra raza en los últimos años. ¿Están todos los santandereanos notables? Desde luego que no. Faltan muchas personalidades que es necesario resaltar. Es lo que se propone Gavassa en una nueva publicación que está preparando y cuyo lanzamiento se hará en fecha oportuna.

Felicitemos a Edmundo Gavassa Villamizar por este nuevo aporte a la bibliografía santandereana. Ayudémoslo igualmente a salir adelante. Dejémonos de ser tan individualistas, arrogantes, envidiosos, llenos de odios y rencor. Cambiemos nuestro modo de ser y de pensar, unámonos todos. Santander progresará. Se convertirá en lo que todos anhelamos: Un departamento pujante, laborioso, con gentes alegres y optimistas.

Guillermo Reyes Jurado

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad