Con una bala en su cuerpo, taxista sobrevive a un atraco | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-09 05:00:00

Con una bala en su cuerpo, taxista sobrevive a un atraco

A bala y pu√Īal cuatro ladrones atracaron a un taxista, antes de que este lograra llevarlos al barrio El Carmen de Floridablanca donde se supon√≠a que era el destino final.
Con una bala en su cuerpo, taxista sobrevive a un atraco

Yurleysson Su√°rez Serrano el taxista que fue esta vez v√≠ctima de la delincuencia, ni siquiera opuso resistencia a que lo despojaran de sus pertenencias, pero a√ļn as√≠, antes de escapar uno de los ladrones le propin√≥ un impacto de bala que ahora permanece alojado cerca de la espalda y a un costado del abdomen, seg√ļn relat√≥.

Su√°rez, quien se desempe√Īa como conductor hace cinco a√Īos, se recupera lentamente en su vivienda del barrio Bamb√ļes de Gir√≥n relat√≥ que eran las 10:00 de la noche, cuando recogi√≥ el servicio en la carrera 15 con calle 51.

Hablando de ¬ĎChipolo¬í

Se trataba de cuatro personas, dos hombres y dos mujeres de apariencia joven, quienes se dedicaron a conversar y a comentar la muerte de alias ¬ĎChipolo¬í, un hombres muerto al parecer en un enfrentamiento armado con la Polic√≠a, en el asentamiento Garc√≠a Echeverri, de Floridablanca.

¬ďQue embarrada como se tragaron a ¬ĎChipolo¬í, eso fue una injusticia¬Ē, alcanzaron a mencionar antes de que lo atacaran a √©l, que¬† tranquilamente conduc√≠a su veh√≠culo.

De repente, uno de sus  pasajeros que iba en el asiento trasero, sacó una navaja y se la puso en el cuello, al tiempo que le exigía que le entregara el dinero producto del trabajo.

En ese mismo instante, el otro pasajero que viajaba a su lado en el puesto de adelante, desenfundó un arma de fuego y le apuntó en el abdomen.

Sin oponer la mínima resistencia, el Conductor optó por la prudencia y accedió a entregarle sus pertenencias, además del dinero.

Sin embargo, cuando los ladrones tenían todo en su poder, se bajaron del vehículo y quien le apuntaba con el arma de fuego, la accionó.

Con una herida en el pecho y sangrando, el chofer sacó fuerzas quizá de donde no tenía y condujo su propio vehículo hasta la Clínica Ardila Lulle, donde se desmayó.

Ahora se recupera en su casa, pero espera que la Policía en realidad refuerce la seguridad para este gremio.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad