Mi senadora personal | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
S√°b Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

Mi senadora personal | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-11 05:00:00

Mi senadora personal

Para Senado de la Rep√ļblica he votado varias veces Liberal ¬Ė Piedad C√≥rdoba. Lo he hecho pensando mucho m√°s en Piedad que en el Partido. Le tengo respeto y consideraci√≥n a ese ser humano sincero, trabajador e inteligente.
Mi senadora personal

Me gustan sus grandes habilidades oratorias, cuando la raz√≥n domina a la rabia, para exponer con claridad sus ideas de socialista democr√°tica. Me gusta su valent√≠a a la hora de lanzarse frontalmente contra la corriente en una tierra donde la ¬ďopini√≥n p√ļblica¬Ē urbana, llevada por la televisi√≥n y la radio, se incomoda y se revuelve asustada ante la diferencia, ante la disidencia. Me gusta la autenticidad de sus sentimientos: Es una mujer solidaria, fraternal, compasiva.

A lo largo de estos a√Īos he estado con frecuencia en desacuerdo con los que considero serios errores de expresi√≥n verbal y de transmisi√≥n de imagen de Piedad C√≥rdoba. Su impaciencia -y su reacci√≥n apresurada ante los frecuentes insultos- se la han llevado de calle en varias ocasiones, causando ofensa innecesaria e imprudente. En ocasiones ha lucido simplemente desafiante y desplantada. Con todo ello, claro, ha dado tambi√©n papaya para que muchos medios de prensa repitan en descarga una imagen de la Negra Piedad que provoca m√°s furia entre sus enemigos, m√°s insultos, m√°s amenazas, m√°s caricaturas profundamente ofensivas de la dignidad de la senadora C√≥rdoba y de la igualdad de g√©nero y de etnia.

Piedad C√≥rdoba es una mujer, excepcional. Tiene una tremenda energ√≠a interior que la ha impulsado a iniciativas como la de Colombianos y Colombianas por la Paz, que llev√≥ a la liberaci√≥n de varios secuestrados en manos de las torvas, asesinas y anacr√≥nicas de las Farc. Como es obvio, muchos cronistas se han referido al ¬ďprotagonismo¬Ē de la Negra con toda suerte de ep√≠tetos negativos, como si este esfuerzo ciudadano debiera hacerse desde la clandestinidad. No hay raz√≥n alguna para creer que esta historia de liberaci√≥n no puede continuar. Los hechos de la semana pasada han logrado seguir tocando la indiferencia de la sociedad colombiana con los secuestrados por las guerrillas, que se cuentan por centenares todav√≠a.

El Acuerdo Humanitario, la liberaci√≥n unilateral de presos y secuestrados son asunto de ¬ďalta pol√≠tica¬Ē. Para algunos, ello significa que s√≥lo unos pocos expertos o ilustrados pueden ocuparse del tema. Pero la gente del com√ļn, representada por movimientos como Colombianos y Colombianas por la Paz tiene derecho a buscar la inmediata terminaci√≥n de la violencia armada y la pasi√≥n de los secuestrados. No es justo, ni sensato, igualar esa reacci√≥n con la estupidez, o la estulticia, o la idiotez √ļtil a los objetivos t√°cticos de las FARC. Piedad va a jugar un rol fundamental en este proceso de sensibilizar a la naci√≥n y de aliviar el tormento de los secuestrados.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad