Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
20ºC
Actualizado 08:21 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-11 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Quisiera saber ¿qué ha hecho el columnista de marras para lograr la liberación de alguno de los secuestrados? Lo más probable es que nada, por lo tanto considero que no tiene ninguna autoridad moral ni ética para despotricar contra la senadora Piedad, quien a costa de su propia seguridad no ha dejado de diligenciar y conseguir la libertad de varios secuestrados.

Por mi parte deseo que la senadora siga en esa labor tan loable, que si personas como el columnista mencionado no se lo reconocen, la gran mayoría de colombianos sí lo haremos y le quedaremos eternamente agradecidos.
En cuanto a las declaraciones del ex gobernador Alan Jara, creo que son muy acertadas.

Wilson Fragoso Torres

Fútbol

Le harían un gran favor a las clases más necesitadas del país, que adolecen de escuelas, de centros de salud, de subsidios de transporte etc. destinándoles los grandes gastos que ocasionan los desplazamientos de los seleccionados colombianos de fútbol a hacer el oso en todas partes.

Son mediocres, incompetentes y aparte de eso están siendo objeto de atenciones a todo lujo. Pero seguimos con la misma historia de Maturana, los directores técnicos bien pudieran oficiar de entrenadores de béisbol.

Qué tristeza nuestros competidores, qué vergüenza nuestros directores, y qué vergüenza que no aceptan la mediocridad; siempre le echan la culpa al árbitro o a los más inverosímiles cuentos.

Raúl Sarmiento Romero


El dolor de Jara

Al escuchar las respuestas del gobernador Jara para los medios de comunicación, me permito hacer algunos comentarios alusivos a su secuestro: en ciertas ocasiones éste provoca en el retenido que se vuelva resentido y amargado; además, profundamente dolido con la vida y por qué no decirlo, con los demás; también es muy posible que tanto dolor ennoblezca, pero muy riesgoso mezclar el odio y el dolor, esto nos puede llevar a envilecernos y llegar a ser despreciables.

Por este dolor tan inmenso, varios seres humillados por esta situación presentan diferentes manifestaciones y al fin de cuentas de esta amargura queda bastante por aprender. No debemos extrañarnos cuando el Dr. Jara nos comenta cosas como su nueva dieta de arroz acompañado de lentejas o la manera vil como encadenan y amarran a los secuetrados a los árboles en la selva.

La alegría de la vida frente a la horrible situación de su retención provocada por las Farc, lo lleva a manifestarse terriblemente acongojado por el dolor tan profundo vivido en sus casi 8 años de horrible cautiverio; por esto clama al Dr. Uribe que se lleve a cabo el Acuerdo Humanitario. El pueblo colombiano se llena de felicidad por cada uno de los secuestrados que sean liberados, rescatados o fugados.

Diego Serrano Acevedo

La indiferencia es de todos

Qué bien que en una columna (06-02-09) un joven promoviera un escenario de paz contrario al de violencia que tenemos en el país, y que nos invitara a otros jóvenes a formar parte de una “Nueva Colombia”.

Seguramente será formada por los colombianos de “bien”, porque mientras existan todavía niños y jóvenes sin estudio, desplazados, y con un fusil en las manos, no serán los adultos ejemplares del mañana, pero tampoco la oligarquía de siempre. El buen colombiano es aquel que a pesar de vivir con un mínimo, no es indiferente a el sufrimiento del otro.

Está claro que somos los encargados de llevar a cabo la utopía de reconstruir lo que nunca construido estuvo, esta deteriorada pero soñadora Colombia.
Nota: Santandereanos, “somos la raza que lucha y sueña en la conquista del porvenir”. A un lado los regionalismos absurdos, hora de pensar como nación.

Silvia Valero Bayona.

Muy bien por Brasil

Después de celebrar positivamente las liberaciones de los seis secuestrados por las Farc y de ver y oír ampliamente a través de los diferentes medios el desarrollo de todo el proceso, desde su fase preparatoria hasta la liberación, pasando desde luego por los momentos críticos que obviamente se dieron y de compararlas con los procesos de entrega de secuestrados del pasado reciente, no nos queda por demás sino reconocer y agradecer la labor humanitaria cumplida ejemplarmente por el gobierno de nuestro vecino país en cabeza del presidente Luis Ignacio Lula.

No vi ni oí ni una sola vez a funcionario alguno del gobierno del vecino país, ni Presidente, ni Canciller, ni comandante alguno de sus fuerzas militares, ni miembros de la tripulación de los helicópteros, dar la más mínima declaración o ejercer la menor intromisión a la labor desarrollada por la comisión conformada para recibirlos ni a la labor de facilitación y coordinación que el gobierno colombiano debió cumplir. Qué labor tan ejemplar de cómo debe ser una actuación humanitaria de tanta importancia y dificultad. Así se debe actuar y obrar; cualquier parecido a lo ocurrido en el pasado, es pura casualidad, diría alguien.

Por lo anteriormente expuesto mil gracias y nuestro reconocimiento perenne y ojalá cada vez que los necesitemos no duden en apoyarnos. Felicitaciones.

Pedro Julio Solano Osorio

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad