¿Cuál seguridad democrática? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 08:43 am

¿Cuál seguridad democrática? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-12 05:00:00

¿Cuál seguridad democrática?

Dice Alan Jara: “pareciera que al presidente Uribe le conviniera la situación de guerra que vive el país” y agrega que no ha hecho nada por la liberación de secuestrados; la verdad es que ante autorizaciones y desautorizaciones, órdenes y contraórdenes, “errores de buena fe”, en palabras del ministro de Defensa, renuncia del Comisionado, no aceptada, lo único que queda claro es que la política de seguridad democrática necesita transparencia.
¿Cuál seguridad democrática?

También dice Jara que las Farc no están acabadas y, lo más alarmante, que si bien es cierto hay terroristas que desertan, a cambio hay otros, especialmente jóvenes, que, por su voluntad o por la fuerza, llegan. Añadiendo: “pareciera que a las Farc les conviniera la permanencia de Uribe”.

Es clara la actual arremetida terrorista a lo largo y ancho de la geografía nacional: Putumayo, Nariño, Caquetá, Cauca, Chocó, Cali, Bogotá,... para mencionar lo más reciente, que el mismo Gobierno atribuye a las Farc; algunos actos terroristas, también lo dice el Gobierno, producidos por el incremento de la extorsión.

También es cierto que, ante la poca transparencia de la política de seguridad democrática, muchos paracos desmovilizados han organizado grupos emergentes, con modalidades delincuenciales diversas. El mismo Gobierno extraditó a EU a más de diez dirigentes paracos, porque estaban delinquiendo desde las cárceles.

Lo cierto es que estamos lejos del sendero que conduce a la paz; nuestras violencias contienen un claro componente cultural y mientras no lo aceptemos, para afrontarlo, seguiremos consiguiendo más de lo mismo. Murió Tirofijo, asesinaron a Iván Ríos, dieron de baja a Raúl Reyes y se oye que el Mono Jojoy está próximo a morir. En los 60’ fueron dados de baja por la Fuerzas Armadas: “Venganza”, “Chispas”, “Desquite”, “Sangrenegra”, Efraín González, “El Cóndor” Lozano, máximos cabecillas del bandolerismo, secuela de la violencia partidista y de inmediato surgió la violencia guerrillera, que, como narcoterrorismo, nos acompaña hasta hoy. Y el presidente Valencia recibió entonces el título de “Presidente de la Paz”.

Empecemos por reconocerlo, estamos lejos de destruir a las Farc y así se consiguiera, esa no sería seguridad democrática. Añadiendo que la “cultura de la recompensa” que está impulsando el Gobierno, cambiando la pena de 1 a 3 años de cárcel por omisión de denuncia, por premios de millones de pesos, lleva a falsos positivos y a la corta o la larga, al extravío de dineros egresados sin control.

La construcción de la paz es una misión mucho más compleja y a ella las pataletas del Comisionado de PAZ, quien debiera leer su libro “El elogio de la ternura”, poco ayudan y que Dios atienda a la Virgen de los Remedios, patrona de Riohacha, ante quien el Presidente Uribe ha elevado una plegaria, hecha pública, para que apacigüe sus llamas, las goticas que toma poco efecto le hacen.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad