La lucha antidrogas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-13 05:00:00

La lucha antidrogas

Por estos días la lucha antidrogas ha ocupado amplio espacio en el mundo de las noticias. Se destacan la reunión de directores de Policía y expertos en lucha antidrogas de varios países de América y de África, que se llevó a cabo en nuestro país en días pasados;
La lucha antidrogas

el informe “Drogas y democracia en América Latina: hacia un cambio de paradigma”, que dio a conocer la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, integrada por los ex presidentes César Gaviria (de Colombia), Ernesto Zedillo (de México), Fernando Henrique Cardoso (de Brasil) y varios intelectuales; Vanguardia Liberal esta semana publicó un interesante informe de la periodista Ángela Castro sobre el mercado al menudeo de estupefacientes en Bucaramanga. Y la relación es incompleta.

Durante los últimos 35 años el Estado colombiano ha centrado sus esfuerzos en luchar contra la producción y el comercio internacional de estupefacientes, pero poco o casi nada se ha hecho en materia de lucha coherente y eficaz contra el consumo doméstico de alucinógenos. Y este problema es de dimensiones sobrecogedoras.

El Presidente de la República tiene por bandera el acabar con la dosis personal para que todo aquel que sea sorprendido portando o consumiendo estupefacientes, sea judicializado. Tal política la aplica E.U. y las estadísticas señalan que la población de personas privadas de la libertad por lle var a cabo tales conductas pasó de 50 mil a 500 mil y el problema no solo no se neutralizó, sino que el consumo ha crecido.

Los expendios al detal a la entrada de colegios, universidades, licoreras, discotecas, bares, parques, tenderetes de vende dores ambulantes de comestibles, etc., ha aumentado en proporción geométrica. Hoy, un alto porcentaje de colombianos menores de 35 años ha probado drogas alucinógenas. ¿Y qué política seria ha desarrollado el Estado colombiano frente a situación tan dramática? Que se conozca, eficaz, ninguna.

Efectivamente, en Colombia no se ha implementado una política represiva contra el tráfico interno al detal de alucinógenos, ni se ha desarrollado un modelo de política de salud pública sobre este flagelo, ni una combinación de ambas.

Los científicos, los expertos y en general los que tienen conocimiento y contacto con este tema, coinciden en que, a nivel internacional, todas las políticas de lucha contra las drogas han fracasado, pese a que los países han invertido gran cantidad de dinero, sus sociedades se han corrompido, el costo en vidas y sacrificios nacionales ha sido inmenso, pero el cultivo y tráfico transnacional no solo no ha dejado de crecer, sino que hoy es más grande.

Pero si en ese frente (en el que tanto empeño y sacrificio ha puesto Colombia) los objetivos planteados están lejos de cumplirse, ¿qué decir del grave problema de comercio al menudeo y consumo interno, que ha atrapado a cientos de miles de jóvenes nuestros, de todos los estratos y condiciones sociales y económicas?

Llegó la hora de plantear una política seria al respecto y proponer  ideas lúcidas, alejadas de toda forma de maniqueísmo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad