Publicidad
Publicidad
S√°b Dic 10 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Uribito | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-14 05:00:00

Uribito

El diminutivo se suele utilizar¬† unas veces en se√Īal de cari√Īo y otras de desprecio, aunque tambi√©n hay que tener en cuenta las caracter√≠sticas regionales, pues en Bogot√° es cari√Īo, pero en Santander es desprecio.
Uribito

En el caso del exministro Arias, se hace en se√Īal de desprecio.¬† Pero siempre ha ocurrido en el pa√≠s que los grandes l√≠deres suscitan a su alrededor tal admiraci√≥n, que sus seguidores copian los gestos, la modulaci√≥n verbal, la forma de expresarse y a√ļn la de vestirse.

Por ejemplo, Alfonso L√≥pez lleg√≥ a sentar c√°tedra de bien vestir y de utilizar lociones muy finas y corbatines ingleses, haciendo que seguidores suyos como el expresidente Julio C√©sar Turbay, incluyera en su vestuario el corbat√≠n¬† con el cual se le conoci√≥ y se le caricaturiz√≥.¬†¬† Los amigos de √Ālvaro G√≥mez Hurtado hablaban igual¬† a √©l o trataban de hacerlo; los laureanistas¬† pon√≠an los ojos como los pon√≠a Laureano, y los alzatistas se empe√Īaban en copiar su fraseolog√≠a y sus gestos. As√≠ que esta es una costumbre nacional.¬†¬† ¬†
        
 Eso es lo que viene a refrescar Andrés Felipe Arias, un personaje en busca de autor que decidió tal vez fijarse en Uribe para extraer de allí el comportamiento y las actitudes. Ahora, el país siempre ha clamado por el relevo de las generaciones, que se vincule gente nueva a la cosa política, y eso es lo que está haciendo Andrés Felipe  Arias,  luego no se puede  descalificar de entrada, presentándolo como una caricatura del presidente Uribe. Ya tendrá tiempo de despegarse de su modelo.

Dentro del conservatismo hace tiempo no aparece una persona que aglutine, que tenga agallas y se desprenda un tanto del pelotón. El conservatismo ha sido invadido por figuras menores sin mayor trascendencia.  Sólo se rescatan Nohemí Sanín, Andrés Pastrana por su condición de expresidente, Juan Camilo Restrepo, Moreno y pare de contar.

Tal vez a Andr√©s Felipe Arias le falte ese talante de caudillo que aprendimos de Gait√°n, en Alzate, en Laureano, en Carlos Lleras, y su cara barbilampi√Īa¬† no proyecte una visi√≥n de caudillo. Pero eso no quiere decir que no tenga condiciones. Se ha situado en todo caso en el centro de la controversia, tiene ganas y eso cuenta mucho, luego no hay para qu√© colocarle el INRI de que es un simple imitador del Presidente, como cualquier D√≠az Salamanca, que trata de poner en escena su capacidad de imitaci√≥n y nada m√°s.

Antes los presidentes llegaban al poder luego de una trayectoria de veinte o m√°s a√Īos, pero ten√≠an que hacer sus pinitos,¬† bien sea cargando ladrillos como Julio Cesar Turbay, o sudando la gota gorda como Laureano G√≥mez o Jorge Eli√©cer Gait√°n.¬† Las posibilidades de ser elegido Presidente son muy remotas, lo cual puede calmar a sus detractores, pero est√° bien que se insin√ļe, que se muestre, que se presente como alternativa de¬† las nuevas generaciones. Hay que abrir el comp√°s.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad