Política de seguridad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-14 05:00:00

Política de seguridad

En un reciente editorial del periódico Portafolio, se da cuenta de la favorable evolución que registra Colombia en el fenómeno del secuestro.
Política de seguridad

De 3.800 casos en el a√Īo 2001 pasamos a 421 en el 2008. Esta disminuci√≥n signific√≥ dejar el deshonroso liderazgo mundial en la ocurrencia de este crimen, para quedar clasificada ahora en el noveno puesto por debajo de M√©jico que encabeza la lista con m√°s de 7.000 secuestros, de Brasil que es quinto con 6.000, de Ecuador, s√©ptimo y de Venezuela, octavo. Las cifras, dice el editorial de Portafolio, ¬ďno son de los gobiernos, sino de la ONG Pax Christi, que en varias ocasiones ha sido cr√≠tica del gobierno de Uribe¬Ē. Por eso son indicadores confiables.

Adem√°s de ese resultado favorable en materia de secuestro- que todav√≠a no es el ideal- cabe mencionar otros frutos muy importantes de estos seis a√Īos y medio del gobierno de Uribe, como son: la recuperaci√≥n de amplias zonas del territorio nacional, la libre movilizaci√≥n por carreteras, la disminuci√≥n de atentados a cuarteles o puestos de Polic√≠a y la reducci√≥n de los √≠ndices de homicidios. Todos estos hechos generados por la pol√≠tica de ¬ďseguridad democr√°tica¬Ē, han creado un ambiente de plena confianza para la inversi√≥n -nacional y extranjera- que en los √ļltimos a√Īos creci√≥ en porcentajes hist√≥ricos.

Sin embargo, parad√≥jicamente, esa pol√≠tica se encuentra en un momento de serio peligro. Como el pa√≠s se ha acostumbrado a sus resultados exitosos, no ser√≠a extra√Īo que se olvidara del enga√Īo del Cagu√°n y, seducido por las liberaciones unilaterales, prestase o√≠dos a quienes, so pretexto de un acuerdo humanitario y de un eventual proceso de paz, prometen continuar esa pol√≠tica, pero haci√©ndole ciertos retoques cuyo alcance no explican suficientemente. ¬ŅQu√© tal que uno de esos ¬ďretoques¬Ē consista en el cese de las operaciones militares, mientras se dialoga con los comisarios de Cano y del Mono Jojoy? El presidente Uribe jam√°s se ha negado a buscar un acuerdo humanitario y siempre ha estado dispuesto a iniciar un proceso de paz; pero ambos asuntos bajo la condici√≥n de mantener intacta la pol√≠tica de seguridad, que ha tra√≠do consigo inversi√≥n, crecimiento econ√≥mico y empleo.

Ha dicho también hasta el cansancio, que él no busca la reelección de su nombre sino de esa política. Y que no quiere perpetuarse en el poder.

Infortunadamente, la animadversión que sienten por Uribe los partidos de oposición es tan profunda, que no les permite comprometerse a continuar ninguna línea de su gobierno. Los partidos de la coalición de gobierno sí lo harían, pero de no lograrse un acuerdo de éstos en torno a un solo candidato, el país no podría darle vacaciones a Alvaro Uribe, so pena de lanzarse al abismo de la historia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad