Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

Simplemente, inadmisible | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-15 05:00:00

Simplemente, inadmisible

Que este país es capaz de generar noticias insólitas y hasta absurdas como si se tratara de sucesos normales, que escandalizarían a cualquier ciudadano de otra nación pero que aquí pasan desapercibidas, es una de esas verdades que lamentablemente no se pueden negar.
Simplemente, inadmisible

Desde antiguos paramilitares en proceso de desmovilización que confiesan haber mandado asesinar más personas de las que murieron en el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York en septiembre del 2001, hasta escándalos de desfalcos multimillonarios que duran un día y cuyos protagonistas son arropados inmediatamente por la impunidad como en Foncolpuertos, esta sociedad se resignó a aguantar lo que en otras latitudes sería intolerable
Pero ese fenómeno no es el más grave. Más grave aún es que es el mismo Estado el que permite que situaciones como las descritas sucedan, poniendo en jaque los principios más básicos de cualquier sociedad civilizada.

La discusión anterior sobre sucesos que simplemente no deberían ser soportados ni mucho menos permitidos o consentidos por entes estatales, sirve como telón de fondo y marco de referencia para una situación que, guardadas las proporciones, viene sucediendo acá en Santander. Situación que tampoco se entiende cómo es permitida por parte del Departamento.

Es que lo que viene ocurriendo con Cava Añeja, la empresa que tiene la concesión para producir y comercializar el Aguardiente Superior, parece extractado del libro del sarcasmo.

 Sí. Y lo parece, porque hasta la fecha no ha importado que dicha entidad no haya pagado 1000 millones de pesos en impuesto al consumo, que valga la pena aclarar,  le entra cada vez que vende una botella; tampoco ha influido que haya incumplido con la cuota mínima estipulada en el contrato de concesión o peor aún, que presuntamente, tal como lo afirma un informe de la Superintendencia de Salud, haya presuntamente  subfacturado sus ventas y por ende, los pagos que debe hacer para la salud del departamento.

Al fin y al cabo, nada parece haber sido suficiente para que se le haya cancelado tajantemente la concesión.
El mal ejemplo, el pésimo precedente y el perjuicio económico que ha generado con sus actos la empresa Cava Añeja, no pueden ser tolerados un día más por parte de la Gobernación. Sencillamente, no existe argumento suficiente o de peso para no haber actuado como se debe desde hace mucho tiempo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad