Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
19ºC
Actualizado 07:33 am

Sin v√≠as, ¬Ņcu√°l desarrollo? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-15 05:00:00

Sin v√≠as, ¬Ņcu√°l desarrollo?

La racha de accidentes que se han registrado en las carreteras de Colombia este a√Īo, evidencian la situaci√≥n que vive el pa√≠s como consecuencia de una p√©sima pol√≠tica de obras p√ļblicas, el desgre√Īo administrativo y la politizaci√≥n de un sector que debiera ser eminentemente t√©cnico. La infraestructura vial genera desarrollo y empleo.
Sin v√≠as, ¬Ņcu√°l desarrollo?

Esos continuos accidentes han permitido a los medios denunciar el olvido ancestral al que están sometidos muchos departamentos y sin lo cual ni siquiera se hubiera llamado la atención, de un gobierno en donde sus ministros están más preocupados por la reelección que por sacar adelante las tareas propias de sus carteras.

Colombia, seg√ļn cifras oficiales, tiene hoy 160 mil kil√≥metros de carreteras, de los cuales 16.640 corresponden a la red arterial y las dem√°s son v√≠as secundarias o terciarias. No obstante, seg√ļn cifras del BID, para que Colombia sea competitiva, requerir√° por lo menos de una malla de 32 mil kil√≥metros, especialmente si se est√° pensando en abrir nuevos mercados internacionales.

De nada sirve disponer de 14 Zonas Especiales Económicas de Exportación y 45 zonas francas y negociar tratados de libre comercio, incluyendo el TLC con Estados Unidos, si no disponemos de vías para movilizar nuestra carga.

Con razón Colfecar, que es el gremio de los transportadores de carga, puso el grito en el cielo y solicitó que se declare la emergencia vial.

Expresan los transportadores que el país sólo dispone de algo más de 13 mil kilómetros pavimentados de la red principal. Esto hace que viajar por Colombia se constituya en un verdadero riesgo, pues la mayor parte de las vías intermunicipales son caminos de herradura por donde difícilmente puede pasar un bus o un camión. Citemos en Santander el ejemplo de las vías de García Rovira y de la Provincia de Vélez, en donde quien se aventura a transitar por su quebrada geografía, lo hace bajo su propio riesgo, en medio de un terrorífico panorama lleno de cruces a la vera del camino, que bien parece un cementerio.

Parte de ese desgre√Īo de obras inconclusas y carreteras mal dise√Īadas, mal construidas y mal mantenidas, se debe a que el Mintransporte se ha dedicado a decir mentiras y arreglar los problemas viales, pero en la prensa y la televisi√≥n¬Ö

El amiguismo del gobierno conduce a que se violen las normas de contrataci√≥n administrativa, que se escojan mal las empresas concesionarias con propuestas a menos del costo, cuyas cargas pueden arreglarse en el camino; que se establezcan caprichosamente peajes y terminemos pagando ¬Ėcomo en la v√≠a Bogot√°-Villavicencio- m√°s de lo que se paga por transitar entre Washington y Nueva York.¬† A prop√≥sito, ¬Ņcu√°ndo terminaremos el populista Plan Vial 2.500? Finalmente, buena parte de nuestras carreteras parecieran que fueron construidas por Lenguerke. Son verdaderos caminos de herradura y todos felices.

Nota al margen: Como para Ripley: Cuatro a√Īos despu√©s de las inundaciones, los damnificados de Gir√≥n siguen presos en sus cambuches, esperando una soluci√≥n a sus problemas de vivienda. Mientras tanto el responsable del fracaso del proyecto anda suelto pavone√°ndose por sus calles.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad