“Mi hijo nos vio teniendo relaciones sexuales” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Sábado 1 de Noviembre de 2014
Familia
2009-02-16 05:00:00

“Mi hijo nos vio teniendo relaciones sexuales”

“Mi hijo nos vio teniendo relaciones sexuales”
¿Usted se ha preguntado alguna vez qué pasaría si mientras disfruta de un encuentro sexual con su pareja, se da cuenta de que desde el otro lado su hijo ha sido testigo de todo?

Con seguridad, no más de imaginarlo, se le suben los colores a la cara y no quiere contemplar la posibilidad de que eso suceda. Sin embargo, es importante que tenga en cuenta que esto puede suceder en cualquier momento.

*María Isabel nunca creyó que justo el día que no cerró la puerta de su habitación, su hija llegaría a la media noche hasta allí porque quería ir al baño.

“Yo tenía 10 años. Entré a donde estaban mis padres, estaba oscuro y escuchaba sonidos raros, de inmediato encendí la luz y vi a mi papá y a mi mamá sin ropa”,  recuerda *Liliana, hija de María Isabel, quien hoy con 24 años reconoce que ver esa escena ha sido una de las experiencias más memorables pero menos gratas de su vida.

A pesar de que en ese momento no comprendió lo que veía, sí le resultó impactante la imagen que tuvo frente a sus ojos.

“Estaban en una situación que no quiero describir”, comenta la joven, quien a medida que fue creciendo entendió aquello de lo que había sido testigo durante su infancia. Sus padres nunca le explicaron nada.

“El día que los sorprendí haciendo el amor, ellos me regañaron, me dijeron que no tenía porqué estar despierta a esa hora. Me mandaron a dormir y al otro día me advirtieron que no volviera a entrar a su habitación durante la noche”.

Liliana dice que en algún momento de su adolescencia se sintió incómoda con sus padres, no los miraba a la cara y le fastidiaba que le hablaran. Siempre traía a su mente aquella imagen que tenía desde niña.

Hoy, como ella misma lo afirma, ha madurado y admite que las relaciones sexuales son algo normal en la vida de una pareja.

Aunque Liliana terminó asimilando de manera adecuada la situación, expertos en el tema advierten que es mejor propiciar a tiempo un espacio de comunicación en el que se aclaren las dudas, pues algunas personas nunca asimilan las cosas como debe ser.

(*) Nombres modificados por solicitud de la entrevistada.

Una realidad que debe asumirse

Para un niño no es fácil asimilar cuando ve a sus padres teniendo relaciones sexuales. Él puede llegar a pensar que sus progenitores se están haciendo daño por los posibles ruidos y gritos que pueda oír y ver movimientos algo bruscos frente a los que no está acostumbrado. Por eso no es ideal que sea testigo de la intimidad de una pareja.

Este es el pensamiento del psicólogo Edwin Portillo Bayona, quien advierte que los padres deben ser cuidadosos y preocuparse por mantener la puerta cerrada. Incluso, ponerle llave si es necesario.

Si para un adulto es impactante ver un acto sexual, con mayor razón para un niño.

“Es importante que los padres den a sus hijos explicaciones que resulten coherentes. La forma como esto puede impactar a un niño o a un adolescente, va a depender de la información que tenga antes y de la forma como se aborde la situación por parte de papá y mamá”, afirma Edwin Portillo.

Este profesional agrega que se debe aclarar lo que ha pasado, de acuerdo con la edad del niño. Si es menor de ocho años, lo ideal sería decirle que es usual que los adultos, en este caso sus padres, se acaricien para expresarse su amor, lo cual es algo bonito pero privado. De esta manera, dejarle claro que de ahora en adelante se debe tocar la puerta antes de entrar a la habitación.  

Si el hijo tiene más de ocho años y cuenta con mayor información, lo ideal sería decirle directamente que los padres estaban haciendo el amor. Y de igual manera, reforzar la idea de que se debe tocar la puerta antes de entrar.

“Lo indicado es hablar con el hijo o hija y empezar un diálogo más o menos de esta manera: ‘La vez pasada entraste a nuestra habitación ¿Qué pensaste que estábamos haciendo?’. Según la respuesta del niño es bueno que converse con él, en tono dulce, siendo flexible y amable. No avergonzarse y actuar con naturalidad. También es importante no demorar las respuestas, las cuales deben ser lo más claras posibles, evite las mentiras y los detalles innecesarios, y en todo momento tratar de usar un lenguaje apropiado”. Afirma el psicólogo.

Cuando un niño no recibe información clara acerca de la sexualidad, agrega Edwin Portillo Bayona, se van a presentar dificultades en su desarrollo psicosexual. Esto, porque el niño o joven van a buscar respuestas fuera de su familia.

“Es probable que busque respuestas con sus pares, quienes no siempre darán información satisfactoria, lo cual puede llevar al menor a enfrentarse a situaciones que, al no ser abordadas de manera adecuada, es probable que presente confusiones y miedos que afectarán su  vida sexual”, concluye el psicólogo Edwin Portillo Bayona.

preguntas y respuestas

Responde la psicóloga Luz Elena de la Rosa Puello, experta en psicoterapia de pareja y trastornos psicoafectivos.

1. ¿Cómo abordar el tema con los hijos? Métodos y escenarios.
“Generar espacios e interactuar sobre el tema influye positivamente en el comportamiento de los niños, lo cual se puede evidenciar en su evolución personal, afectiva y motora.
En efecto es importante familiarizar a los niños con conocimientos del propio cuerpo, identificación sexual y elementos cognoscitivos sobre reproducción, con el fin de disminuir las lagunas en el conocimiento del tema, utilizando terminología que pueda ser entendida por ellos. Muy seguro el proceso formativo de la sexualidad ayudará a desarrollar una comunicación abierta entre los niños y los adultos que los instruyen”.

2. ¿Cuáles son las consecuencias que pueden presentarse si los padres no brindan un acompañamiento adecuado?
“Si enfrentamos las conductas o las interrogantes infantiles con el silencio, la evasión, la mentira o la tergiversación de los hechos, sólo obtendremos errores en el conocimiento verdadero. La curiosidad normal del niño, al no ser satisfecha, no desaparecerá, sino que por el contrario, conducirá al surgimiento de una atracción desproporcionada hacia los temas sexuales.

Si no se atiende a tiempo se pueden generar en los niños diversos trastornos de índole sexual y en otros casos fobias sexuales.
Dichas fobias pueden generar miedos y temores a fracasar de nuevo, a perder, a sentirse inferior. Esto conlleva a evitar lo que le produce el miedo, y si es el sexo, lo evitará, de lo contrario puede presentar disfunciones sexuales psíquicas”.

 

 

Publicada por
sdiaz@vanguardia.comSergio Emiro Díaz Santos

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones