Mié Dic 7 2016
18ºC
Actualizado 09:34 pm

Comprando y ahorrando en tiempos difíciles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-16 05:00:00

Comprando y ahorrando en tiempos difíciles

Se sigue hablando de tiempos de crisis, que conllevan necesariamente al ahorro.
Comprando y ahorrando en tiempos difíciles

Los sectores económicos del país han dicho que efectivamente el crecimiento ha disminuido, la producción también, por lo que el empleo también se ha visto afectado.

En este momento, más que en ningún otro, los hogares deben tener “planes de emergencia”, que permitan sobrellevar los malos momentos o ahorrar para un futuro incierto.

Y aunque no lo crea, pequeños ahorros, pueden hacer que las finanzas del hogar mejoren. Bien dije el popular refrán que de gota en gota se llena el vaso.

Adolfo Infante, consejero de finanzas personales, asegura que efectivamente algunas ideas, que incluso pueden parecer ridículas, pueden ayudar.

“Son pequeños ahorros que pueden hacer las familias, que a la largan significan mucho dinero. Los factores de éxito son dos: la constancia de hacerlo y la suma de hacer todas ellas como un ritual”, agregó.

Estos pequeños ahorros no deben ser vistos como un castigo, sino por el contrario como la mejor de las acciones en pro de la familia.  

Tips de ahorro

El ahorro del que hablamos no viene necesariamente de meter dinero en el marranito o no usar el de la cuenta de ahorro. Se trata de disminuir el uso de productos y servicios dentro del hogar.

Lo primero que hay que hacer es analizar el gasto diario en el hogar: La alimentación, productos relacionados al aseo personal o belleza, pueden ser objeto de revisión para conocer su importancia y conocer la posibilidad de ahorrar en algunos de ellos.

Muchos productos hogareños cumplen perfectamente su rol si se usa menos de la dosis sugerida. Por ejemplo, utilizar la mitad de la tableta contra los insectos, y no toda. También puede utilizar ambientadores, el suavizante o la cera para el piso, más diluida. Su casa y ropa seguirán igual de limpios, pero el producto le durará el doble.

Usar transporte público. La gasolina significa uno de los gastos de mayor importancia en el presupuesto familiar, por esa razón será necesario tomar medidas para economizar en éste rubro. Usar el transporte público varios días a la semana, compartir el carro con un familiar o amigo, o hacer las diligencias cercanas en bus, significan menos gasto.

* Antes de salir de compras es recomendable realizar una lista de lo necesario y ajustarse a la misma, para evitar compras innecesarias.
* Aprovechar ofertas en establecimientos y escoger productos de temporada son medidas importantes para el ahorro.
* Ahorro en los servicios domésticos como el agua, luz y teléfono. Será necesario hablar con la familia para evitar un gasto innecesario en los servicios domésticos; apagar la luz al salir de una habitación o cerrar el paso del gas en el calentador automático de agua al salir de fin de semana pueden ser medidas de ahorro.
* Escoger los seguros adecuados para manejar correctamente los riesgos en seguridad a largo plazo tanto médica, vida, auto y hogar, aquello que impida un deterioro financiero.
 * Vender lo que no usamos en los mercados de segunda mano ayudará a tener dinero extra.
* El entretenimiento familiar, también es un aspecto que puede significar un porcentaje importante en el gasto mensual, por lo cual sería conveniente buscar nuevas formas de diversión durante el periodo financiero crítico. El ofrecimiento de museos, parques nacionales, cultura al aire libre, etc., suelen ser gratuitos y de gran calidad.
* Haga un estudio serio de todo aquello que usa desechable en su casa, y fíjese qué puede volver a ser reciclable por un tiempo. En esta categoría puede incluir filtros de café, moldes para hornear, absorbentes de cocina, entre otros.
* No use baterías desechables. Las recargables son una excelente opción. Además de ser una acción ecológica y contribuir a la salud del planeta, todas las baterías de juguetes, controles remotos, afeitadoras, calculadoras etc. se recargan y se utilizan nuevamente.
* Sustituir algunas acciones de electrodomésticos. El ejemplo más rendidor es la secadora de ropa; en vez de usarla, séquela al aire libre.
* Estudie seriamente los productos cosméticos de la familia. Primero fíjese si puede prescindir de algunos o adquirir marcas más económicas. Por ejemplo en el caso del shampoo, una buena idea es comprar uno de inferior calidad y menor precio.
* Volver a algunos alimentos naturales en vez de utilizar los prepreparados. Aprovechar las frutas de cosecha, comprarlas, despulparlas y congelarlas, es una buena opción. Además, en vez de enviar a los niños al colegio con dinero, prepare algo saludable y económico en casa.
* Esto de los alimentos, aplica también a las mascotas. La comida preparada para algunas mascotas suele ser muy cara. Estudie su caso y fíjese si puedes sustituirla por lo menos de vez en cuando por alguna comida hecha en casa.
* Use todos los cupones de descuentos y promociones,  pero con una regla de oro: siempre que necesite el producto. Sólo lo estrictamente necesario..., pero más barato.
* Trate de eliminar de su presupuesto los restaurantes. Hacer la comida en casa y llevarla a la oficina es una excelente opción y significa un ahorro de al menos $5.000.

Ahorro en la cocina

La alimentación es uno de los rubros que más generan gastos en el hogar. Pero es factible economizar y comer rico y saludable sin que se convierta en una pesadilla.

Para hacerlo siga los siguientes consejos:

Planificar bien las compras diarias, semanales... elaborando un menú para cada día y sin recurrir a la compra improvisada de alimentos que posteriormente no podamos aprovechar al máximo.

Utilizar productos de temporada, son más baratos y más sanos.

Buscar recetas baratas. Seleccionar buenas recetas de alimentos que no sean caros. Las comidas pueden ser igual de ricas (o incluso mejores) que las que llevan ingredientes caros).

Controlar y comparar los precios de los alimentos. Chequear los precios de los ingredientes de tu lista de compra habitual en varios establecimientos comerciales y calcular el ahorro. En el caso de los precios difieran al alza o a la baja dependiendo de los alimentos, dividir la lista de compra en dos o más establecimientos.

Conservar los alimentos apropiadamente. Congelar aquellos alimentos que puedan pasarse de fecha o no vayan a ser aprovechados por motivos inesperados o fortuitos.

Aprovechar las sobras para hacer nuevos platos. Buscar recetas para las sobras de comidas.

Hábitos de comida racionales y no compulsivos. Mejorar nuestros hábitos saludables de comida. General mente esto lleva consigo ahorros muy sustanciales de gasto.

Prescindir de caprichos caros innecesarios. Tener disciplina para prescindir de caprichos ocasionales que quizás no sean tan necesarios si sabemos planificar nuestras comidas con platos variados, originales y no por ello caros.

Mejorar nuestras técnicas de cocina, aumentado el rendimiento de lo que hacemos y evitando derroches innecesarios. Recuerda por ejemplo que en muchos casos, los alimentos frescos o menos cocinados son más saludables y nutritivos. Aprende a cocinar evitando excesos de grasas o de técnicas de cocina poco saludables.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad