“Tienes que ser el mejor” | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
22ºC
Actualizado 10:13 am

“Tienes que ser el mejor” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-16 05:00:00

“Tienes que ser el mejor”

“Tú eres más bonita que las demás y tienes que demostrarlo”, “no permito que seas el segundo, tienes que ser el primero”, “no hay excusa que valga, tienes que conseguirlo como sea”. ¿Le suenan conocidas estas expresiones?
“Tienes que ser el mejor”

Más de lo que usted se imagina, personas desde temprana edad tienen que soportar la presión de sus padres y maestros, quienes con el objetivo de que los menores sean destacados y saquen a relucir sus capacidades, a veces ‘se les va la mano’ y esperan grandes resultados sin tener en cuenta su edad y contexto de vida. Tampoco conciben que no siempre se pueda ser el primero en todo.

Cada quien, de acuerdo con sus debilidades y fortalezas, es destacado en ciertos escenarios.
Sonia es una joven profesional que recuerda cuando en su infancia su padre no le permitía que en las evaluaciones obtuviera una calificación distinta a ‘excelente’.     “A pesar de que aprobaba en el colegio, el mérito no era completo si mi calificación era ‘bueno’ o ‘aceptable’. Me decía que eso era para los mediocres. Que yo tenía que ser la mejor”, recuerda.

Aunque casos como el de Sonia son el reflejo de hijos que crecen con la supervisión de padres que quieren lo mejor para ellos, profesionales advierten que se debe tener precaución con la manera como se hace. Los menores pueden sentir que nada de lo que hacen es suficiente. De esta manera serán más vulnerables a la frustración. Siempre quieren ganar.
    
¿Por qué?

De acuerdo con Piedad Santos, rectora de la Escuela Normal Superior de Bucaramanga, exigir es importante pero debe ser acorde con las capacidades del hijo, con su edad y con las características del desarrollo y del entorno. Si se exige sin tener en cuenta estos aspectos, es iniciar una cadena de errores porque una alta exigencia sin cuidado puede generar miedo, ansiedad y una excesiva preocupación en los niños y jóvenes que podría llevarlos a un temor irracional por los padres y probablemente a la depresión.

Cuando el parámetro es tan alto y no se logra, puede aparecer un sentimiento de incapacidad y minusvalía.
 
“Es importante tener en cuenta que si no se exige, de esta manera se está educando el conformismo y la pasividad, con lo que los hijos no se van a motivar por el logro de sus metas”, afirma Piedad Santos, al tiempo que agrega que cuando los padres exigen, deben acompañar el proceso y orientar para que los menores encuentren los medios con los que les sea posible y viable el esfuerzo.

Quien logra las cosas, agrega Santos, es una persona exitosa y tranquila a quien desde muy pequeña los padres les han estimulado la curiosidad, han tomado en cuenta sus ideas y lo han acompañado en el cumplimiento de sus metas.

“El buen triunfador inicia el camino y si encuentra obstáculos trata de pensar en cómo superarlos y no se corre. Acepta la frustración y continúa en el logro de la meta. Papá y mamá deben exigir con acompañamiento, buscando metas alcanzables, y nunca con amenaza o terror”, concluye Piedad Santos.  

preguntas y respuestas

Responde María Adelaida García Barco, especialista en violencia intrafamiliar, niñez y adolescencia.

1. ¿Hasta qué punto los padres deben exigir resultados a sus hijos y hasta qué punto guardar el límite?  “Lo importante de reconocer el nivel de exigencia y de definir el límite, es conocer cuáles son las capacidades reales del hijo, aquellas que se determinan desde sus intereses y motivaciones para hacer las cosas. Esto se debe determinar con la orientación y estimulación que los mismos padres han brindado. Conocer las capacidades del hijo implica reconocerle su individualidad y sus posibilidades para obtener triunfos y tolerar los fracasos”.

2. ¿Cuáles son las consecuencias de que los hijos vivan siempre pensando en que deben ser los mejores? “Las consecuencias, básicamente, giran en torno a la incapacidad de tolerar la frustración y eso le trae muchos problemas con su autorrealización”.

3. ¿Qué tips o pasos recomienda a los padres para formar un buen sentido de responsabilidad en los menores, pero sin caer en los excesos?  “La responsabilidad primero que todo se desarrolla a partir del modelo que los padres utilicen en casa, es decir, desde como ellos mismos la ejerzan. Luego en el desarrollo, orientarlo a cumplir sus metas acorde con su edad”.

LISTA
¿Cómo formar sin exceso de exigencia?

Piedad Santos señala que los valores no se enseñan a partir del discurso, por eso sugiere:

1 Partir de la vivencia

2 Otorgar a niños y jóvenes espacios para que puedan ser protagonistas de actos responsables. No basta con el deseo, es necesario que el deseo se llene de experiencia.

3 Cada edad demanda un esfuerzo por conocer el niño, entonces en cada etapa del desarrollo las responsabilidades deben ser acordes con lo que vaya logrando el menor.

4 Animarlo a tomar decisiones, tener en cuenta sus puntos de vista es un trabajo que debe comenzar en la niñez. Si se inicia en la adolescencia es tarde.  
5Es importante que los padres se pregunten si ellos son modelo de responsabilidad. ¿Cómo enseñar lo que no sé?
6¿Trabajan los padres por sus sueños? ¿Cumplen los padres sus promesas? Si no lo hacen no esperen que los hijos sean ejemplo de responsabilidad y compromiso.

LISTA
Consecuencias

 

De acuerdo con el psicólogo Freddy Hernando Cristancho Rincón, las consecuencias que pueden generarse en el hijo que vive una presión motivada por la exigencia y no por la convicción dada por el conocimiento, son:

1 Perfeccionismo: no querer bajo ningún motivo quedar por debajo de los demás. Así sea pasando por encima del criterio y del respeto.
2 Deterioro en las relaciones personales.
3 Problemas de salud como bulimia, anorexia, insomnio o esquizofrenia.
4 Deterioro de la autoestima.
5 Personalidad compulsiva e intolerante.
6 Afectación a la calidad de vida.

Con cuidado

Si todo lo que hace un niño o joven es siempre sometido a la crítica y lo único que recibe de parte de padres y maestros es ‘hágalo mejor’, ‘así no está bien’; muy posiblemente cosechará sentimientos de frustración permanentes y se sentirá desesperanzado. Pero si a partir de lo que hace se estimula para que pueda avanzar en el camino pero cuidando la llegada a la meta, como un conjunto de éxitos pequeños bienvenidos y reconocidos, seguramente podrá sentir satisfacción en cada cosa que hace y se animará a seguir con mayor seguridad.Dice la rectora de la Escuela Normal, Piedad Santos.

LISTA
Para tener en cuenta

El psicólogo Freddy Hernando Cristancho Rincón, recomienda:

1 Como padre y madre ser un mejor modelo a seguir.
2 Desde los primeros años hacer responsables a los hijos de las actividades del estudio y del hogar.
3 Comprometer a los menores a lograr los objetivos.
4 Construir conjuntamente y argumentativamente las reglas que rigen el hogar.
5 Cumplir como padre y madre lo que se promete, sea premio o castigo.
6 Reforzar constantemente en los hijos la importancia de la igualdad, el respeto, la honra y la tolerancia.
7 Formar en los hijos el sentido social para que hagan parte activa del mundo que los rodea.
8 Enseñar a los hijos a asumir las consecuencias de sus actos.
9 La responsabilidad parte de las enseñanzas del hogar.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad