El monumento del Chicamocha | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
23ºC
Actualizado 05:50 pm

El monumento del Chicamocha | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-16 05:00:00

El monumento del Chicamocha

Cuando se dice “obra de arte” se alude a un trabajo bien elaborado; pero, por encima de eso, se habla de una creación sublime dentro de alguna de las disciplinas convencionales del arte.
El monumento del Chicamocha

Algunos han planteado que arte es cualquier producción del ser humano, especialmente si está fuera de su contexto natural; por ejemplo, un azadón con terrones adheridos es una obra de arte en la sala de una casa de ciudad, o un tipo partiendo una guitarra contra el suelo es arte, aunque no sea música, y así se ha venido aceptando la idea de proclamar que “arte es todo”.

Es fácil resolverlo así, en especial en los medios e instituciones relacionadas con el arte y la cultura, que deben resignarse a decir a todo que sí para no quedar como los del cuento “El traje nuevo del emperador”. En este –por si no lo recuerdan– los estafadores decían que la tela del traje era mágica, y que no verla ni sentirla era indicio de ser tonto o ladrón, por lo que todos resultaron hablando maravillas de la tela.

Hay una medida que puede servir a la hora de contemplar una obra: el arte expresa sentimientos, y lo que el autor plasmó (alegría, dolor, pena, risa, nostalgia) se transmite, si la obra está bien elaborada. La obra puede transmitir sentimientos negativos, y eso tal vez genere una respuesta negativa en el gusto del observador, así que puede esquivarse la obra, aunque buena, para evitar un conflicto interno: la obra es buena, pero genera un sentimiento que se quiere evitar. Si no expresa sentimiento alguno por sí sola, a la obra le falta la esencia. Son fundamentos primarios, pero sirven a la hora de hablar de la gigantesca obra que se ha propuesto para el Cañón del Chicamocha.

Me acojo al derecho de declararme desconocedor frente al tema –que quienes tengan las pautas precisen esas clasificaciones–; me acojo al derecho de expresar que la obra despierta o no en mí alguna sensación, y me acojo al derecho de hacer manifiesto que la obra me guste o no me guste. Es posible que sea una obra de arte y pueda clasificarse como tal –no lo sé–, pero no despierta en mí sensación alguna, ni positiva ni negativa. La obra no, pero lo que cuesta sí: en realidad, me angustia pensar que se gestionen 42 millones de dólares para esta obra mientras Santander continúa en la pobreza y la ignorancia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad